Local

Sevilla en Pekín, Pekín en Sevilla

Hace poco fue noticia el cuadro con la visión de Sevilla desde el galeón de Manila comprado por Focus. Era el barco que, con la puntualidad permitida por los vientos, unía el Guadalquivir con el Lejano Oriente. Gracias a sus idas y vueltas, y a parte de que Formosa -Taiwan- perteneciera a la Casa de Austria...

el 15 sep 2009 / 08:45 h.

Hace poco fue noticia el cuadro con la visión de Sevilla desde el galeón de Manila comprado por Focus. Era el barco que, con la puntualidad permitida por los vientos, unía el Guadalquivir con el Lejano Oriente. Gracias a sus idas y vueltas, y a parte de que Formosa -Taiwan- perteneciera a la Casa de Austria casi 100 años, llegaron desde China a la Torre del Oro cosas tan sevillanas y tan nuestras como el mantón de Manila y los farolillos.

Más tarde arribaría, vía Inglaterra y de la mano de los Pickman, la loza cantonesa de La Cartuja. En el intermedio fueron miles las piezas de mobiliario de todo tipo (sillas, mesas, bargueños, objetos de culto?) que pasaron a casas señoriales y conventos.

Ahora la Orquesta Sinfónica sevillana es otro galeón que une las tierras de China con las nuestras, bien es verdad que con el viento a favor de unas piezas musicales mundialmente conocidas pero que, probablemente, eran pocos quienes allí las asociaban con Sevilla o Andalucía del mismo modo que nosotros pensamos en Cantillana o Villamanrique, no en Pekín, ante un mantón.

Y ahí está la clave: la Sinfónica habrá cumplido, al terminar su gira, un papel muy importante pero no tendría que ser un hecho aislado sino constante, como los viajes de aquel barco mercante. Porque Sevilla tiene un tesoro en su pasado, que no está para repetirlo aquí hasta la extenuación sino para venderlo fuera.

Antonio Zoido es escritor e historiador

  • 1