Cultura

“Sevilla es una ciudad fantástica pero aquí no funcionaría algo como ARCO”

Carlos Urroz, el director de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCOmadrid), repasa la situación del mercado y del sector en Sevilla.

el 17 ene 2014 / 10:00 h.

Carlos Urroz ofreció ayer una ponencia en la sede de la FundaciónValentín de Madariaga. / Pepo Herrera Carlos Urroz ofreció ayer una ponencia en la sede de la FundaciónValentín de Madariaga. / Pepo Herrera Carlos Urroz, director de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCOmadrid), que se celebrará del 19 al 23 de febrero, estuvo ayer en Sevilla, en la Fundación Valentín de Madariaga, para exponer en una conferencia las Diez claves para iniciarse en la compra de arte contemporáneo. A su juicio, más importante que disponer de un gran presupuesto –“hay precios para todos”– es “tener la mente abierta”. Este crítico y experto en arte, con experiencia en la gestión de galerías, analiza la situación del sector y del mercado artístico en Sevilla. –¿Cuál es la clave para iniciarse en la compra de arte? –Acercarse a él con una actitud desinhibida. Primero, dejarse seducir por la obra de los artistas, que nos ayudan a ver el mundo de otra manera. Y luego, hay que saber más de la trayectoria del creador que de la propia obra en cuestión. Hoy es fácil, porque hay mucha información disponible y gratuita. –Hay una clientela muy interesada en este arte, pero otra muy importante que lo mira con desconocimiento y cierto recelo, que llega a verlo como un engaño. ¿Cómo se remedia eso? –Primero, hay que ir con una actitud abierta. Si ves algo que te seduce o te genera inquietud, preguntas y te informas. Es normal que haya cosas que no te gusten, pero si abres los ojos y vas a exposiciones, museos y galerías, te vas haciendo preguntas que te pueden llevar a comprar la obra. Formación. –El Gobierno dice que ha empezado la recuperación. ¿En el mercado del arte también? –Bueno... poco a poco. De momento se percibe una mayor confianza. Las galerías están empezando a vender más, pero todavía es todo muy débil y subsisten gracias a que han cambiado el modelo de negocio y han salido al extranjero. En ARCO estamos atrayendo a compradores de fuera. De momento subsistimos más por relaciones internacionales. –¿Qué novedades encontraremos en ARCO este año? –Habrá muchos expositores dedicados a la obra de un solo artista. Las galerías finlandesas (país invitado) que vienen y muchas latinoamericanas apostarán sólo por uno o dos nombres. Será una feria más didáctica y se conocerá en profundidad a los creadores._El número de galerías será similar. –De Andalucía sólo acudirán las sevillanas Rafael Ortiz y_Alarcón_Criado. Hace unos años la lista era mucho mayor. ¿Es un cambio de criterio, hay menos calidad o han cerrado muchas? –La crisis ha afectado a las galerías más pequeñas y débiles, que no están tan activas como ARCO, que requiere artistas, piezas y presupuesto. Nos encantaría que hubiera de Málaga y Granada y que se vayan incorporando en la medida que se lo puedan permitir. –¿Cómo ve el sector en Sevilla?_El año pasado vivimos la despedida de algunas galerías. –Siempre es triste el cierre. En épocas de crisis el coleccionismo se concentra en grandes galerías, ferias y grandes ciudades._Es más difícil que sobreviva una galería en Córdoba que en Madrid. Pero hay una renovación generacional de gente con proyectos que en dos o tres años pueden estar en ARCO. –En_Sevilla hemos asistido a la caída de la Bienal (Biacs) o al cierre de la única casa de subastas andaluza. ¿No era el arte un refugio en tiempos de crisis? –Por otro lado tienen el CAAC, que hace exposiciones estupendas con un presupuesto ajustadísimo, e instituciones como la Fundación Madariaga y_Abengoa. El arte es un valor refugio, pero mantener una programación es caro. Sobre la Bienal, hay proyectos que son para un determinado momento. Ahora se apuesta más por residencias de artistas, que generan una relación más continua, que un efecto de unos meses. –¿Y cuál debe ser el papel de las administraciones? Antes había programas de apoyo a los artistas que ya no existen. –Son los artistas y las galerías los que deben buscar sus caminos y luego que haya apoyos para salir fuera, con un programa de becas y residencias, pero no para mantenerlos en una comunidad, que es lo que pasaba antes. –En el caso del arte, ¿sí es bueno emigrar en tiempos de crisis? –Buenísimo, y todavía mejor haber salido en tiempos de bonanza, pero había tantas cosas que pasaban aquí que ninguno nos fuimos. Dicho esto, lo importante es salir y tener relaciones internacionales y luego ya volveremos a casa a comer el cocido. Picasso,_Dalí o Miró se marcharon a hacer carrera. –En las últimas ediciones, ARCO ha saltado a las portadas por alguna obra polémica. ¿Es necesario ese toque de provocación? –No, es más una controversia mediática. Las piezas más interesantes son las más pausadas, que hacen pensar durante días y no generan esa tormenta. Preferimos que se reparta el interés por igual y no se centrarlo en una instalación que sólo se busca para hacerse una foto y subirla a las redes sociales. –¿Cree que en Sevilla tendría cabida una cita similar a ARCO? –Sevilla es una ciudad fantástica para organizar otro tipo de encuentros profesionales, reuniendo coleccionistas y galeristas, pero otra feria más no. Hay que pensar formatos nuevos y no sólo importar otros que funcionan en Madrid, pero que creo que en Sevilla no iba a funcionar. Es necesaria una gran cita y no muchas ferias regionales.

  • 1