Local

Sevilla, escenario literario olvidado

el 15 may 2012 / 21:14 h.

TAGS:

Sin atisbo de chauvinismo local y tampoco sin esconder cuanto de bueno puede aportar el imaginario sevillano al escritor que rellene sus folios en blanco desde esta capital del Sur. En un claro tono optimista la primera mesa redonda del ciclo Panorama de las letras celebrada ayer en la Sala Apeadero de la Feria del Libro con el epígrafe Escribir en Sevilla sirvió para evaluar positivamente el sello particular que aporta Híspalis a cada autor.

"Escribir aquí permite al autor adentrarse en una cultura milenaria", afirmó el poeta Jacobo Cortines, para quien la escritura en Sevilla" más que una actividad deficitaria es una actividad consolatoria en medio de la destrucción de la ciudad a la que venimos asistiendo": "Sevilla es una ciudad ideal para escribir siempre que uno sea fiel a sus propios ideales", sentenció.

El novelista José Luis Rodríguez del Corral matizó que este "es un lugar que ofrece muchos atractivos para salir del estudio y distraerse", pero si uno se sobrepone a ellos "escribir en Sevilla no tiene ninguna particularidad especial". Lo que a unos y otros autores convocados les llamó poderosamente la atención fue la poca atención que Sevilla como escenario merece en la literatura. "No estamos en el Dublín de James Joyce pero creo que se representa muy poco. ¿Por qué por ejemplo hay tan pocas novelas con el mundo del flamenco como trasfondo? preguntó Del Corral.

Manuel Gregorio, ensayista, coincidió en el interrogante y valoró que "Sevilla se sigue viéndose como un destino exótico. En el pasado sólo Ocnos, de Luis Cernuda, retrato a una ciudad viva". En todo caso, Del Corral opinó que "la actual situación reclama que los novelistas le hagan más caso a este escenario porque no estamos sabiendo vender Sevilla literariamente".

Para paliar en algo la situación, el dramaturgo y escritor Fernando Mansilla anunció que tiene listo "un libro ambientado en el duro Pumarejo de los años 80". Sin embargo, a su juicio "lo auténticamente llamativo de la situación actual es que Sevilla tiene hoy día una intensa vida cultural de la que carecía en anteriores épocas de esplendor":"La ciudad tiene una actividad cultural muy subterránea, podría afirmar que la crisis sienta bien a los escritores y a la cultura en general para que unos y otros dejen de vivir siempre pendientes de las ayudas públicas", aseguró.

Para dar una perspectiva y contexto al ramificado debate, el historiador Carlos Alberto González recordó que "Sevilla ha sido siempre un polo de atracción cultural desde mucho antes de que fuera la capital de todo el imperio hispánico cuando se descubrió América": "Aquello generó mucha literatura de informes y una colección epistolar ingente, el Archivo de Indias está lleno de cartas que, por sí mismas, tienen un inmenso valor como retrato de unos acontecimientos concretos".

Luego, cada uno de los participantes en el debate tiró para sus propios intereses. Así, Cortines señaló cómo "Sevilla es ciudad de poetas (Lista, Machado, Bécquer, incluso Juan Ramón), mientras que no ha existido en paralelo una tradición de literatos de tanto peso". Y Manuel Gregorio apuntó en el final cómo a veces falla el último eslabón de la cadena de la escritura: "El principal obstáculo con el que nos encontramos los escritores y las editoriales en Sevilla es la mala distribución que se hacen de nuestras obras y lo poco que duran en la mesa de las novedades".

  • 1