Local

Sevilla está entre las ciudades con el aire más contaminado

Un estudio de la OMS, con datos de 2008, registra el doble de partículas en el aire de lo aconsejado.

el 26 sep 2011 / 20:22 h.

TAGS:

Malos datos. Un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que en España, las ciudades más contaminadas por PM-10 son Zaragoza y Sevilla, con 45 microgramos por metro cúbico; cuando el límite aconsejable para la salud de este contaminante es de 20 microgramos. Eso sí, los datos de este estudio son de 2008, antes de que el anterior gobierno municipal culminase todo el proceso de peatonalizaciones del centro de la ciudad, medida que rebajó los niveles de contaminación de, por lo menos, esta zona.

Granada, con 40 microgramos por metro cúbico le sigue a Sevilla y Zaragoza en la clasificación de ciudades españolas contaminadas, mientras que la lista continúa con Torrejón de Ardoz, con 39; Albacete, con 33 y Jaén, Cádiz y Málaga, con 32.

En cambio, las ciudades menos contaminadas en este tipo de partículas en suspensión son Santiago de Compostela, con 18 microgramos por metro cúbico; Logroño, con 19, Badajoz, con 20; Vitoria, con 21 y Palma de Mallorca y Valladolid, con 22 microgramos.

A la mitad de la tabla se encuentra Madrid capital, con 26 microgramos por metro cúbico de partículas contaminantes PM-10, según un informe de la OMS, que recoge datos de 2008 y que advierte que el límite aconsejable para la salud de este contaminante es de 20 microgramos.

La Organización Mundial de la Salud considera que la contaminación atmosférica es un problema de salud ambiental "de gran alcance", por lo que pide esfuerzo para reducir la carga sanitaria que genera.

Tanto en los países desarrollados como en los países en desarrollo, los factores que más contribuyen a la contaminación atmosférica urbana son el transporte motorizado, los pequeños fabricantes y otras industrias, la quema de biomasa y carbón para cocinar o como medio de calefacción, y las centrales eléctricas que usan carbón.

"Si vigilamos y gestionamos adecuadamente el medio podemos reducir de forma considerable el número de personas con enfermedades respiratorias y cardiacas o con cáncer de pulmón. En todo el mundo, el aire de las ciudades presenta a menudo una alta densidad de gases de escape, humo de fábricas y hollín de las centrales eléctricas que queman carbón. En muchos países no hay una normativa de calidad del aire, y cuando la hay los criterios nacionales y su aplicación varían considerablemente", señala la doctora María Neira, Directora de Salud Pública y Medio Ambiente en la OMS.

Por todo ello, la Organización ha hecho un llamamiento para fomentar la toma de conciencia sobre los riesgos sanitarios de la contaminación atmosférica urbana, aplicar políticas eficaces y vigilar estrechamente la situación en las ciudades.

Así, calcula que una reducción desde una media de 70 microgramos de PM-10 a una media anual de 20 microgramos por metro cúbico se traduciría en una reducción del 15% de la mortalidad. A niveles más altos de contaminación, reducciones similares no harían disminuir tanto la mortalidad, pero tendrían con todo importantes efectos beneficiosos para la salud.

"Las soluciones a los problemas de contaminación del aire exterior diferirán de una ciudad a otra en función de la contribución relativa de las fuentes de contaminación, de su grado de desarrollo y de la geografía local", aseguró el doctor Carlos Dora, coordinador de la OMS en Intervenciones en pro de unos Entornos Saludables del Departamento de Salud Pública.

  • 1