Cultura

Sevilla recupera el Retablo del Mariscal

Después de un proceso de cuatro años de restauración, la pintura la "Purificación de María en el templo" realizada por Pedro de Campaña para la catedral de Sevilla, pieza central del retablo del Mariscal Diego Caballero, se expone temporalmente en el Museo del Prado.

el 15 sep 2009 / 19:13 h.

Después de un proceso de cuatro años de restauración, la pintura la "Purificación de María en el templo" realizada por Pedro de Campaña para la catedral de Sevilla, pieza central del retablo del Mariscal Diego Caballero, se expone temporalmente en el Museo del Prado.

La obra, una de las fundamentales del Renacimiento realizada en suelo español en la que se refleja con especial claridad la influencia que tuvieron sobre su autor Miguel Ángel, Durero y Rafael, se encontraba muy deteriorada, entre otras causas por sus cambios de ubicación dentro de la Catedral de Sevilla, donde regresará después de su exposición durante tres meses en el Museo del Prado.

Este tipo de restauraciones representa "lo mejor de lo que hacemos en el Prado", museo que posee uno de los departamentos de restauración más importantes del mundo. "Pocas instituciones hubieran podido asumir esta restauración, de gran complejidad y responsabilidad", aseguró Gabriele Finaldi, subdirector del Prado.

Pedro de Campaña (Bruselas, 1503-1587) llegó a Sevilla en 1537, formado ya como pintor y tras pasar un tiempo en Italia. En la ciudad hispalense permaneció veinte años, asumiendo importantes encargos, entre los que el de la catedral de Sevilla fue uno de los más influyentes y alabados.

La Purificación presenta una compleja composición que se basa en parte en una estampa de Durero, con un espacio monumental en el que introduce un elegante y sinuoso cortejo de figuras cercanas a la obra de Miguel Ángel y Rafael.

Junto a la obra se muestra al público una serie de paneles explicativos sobre el pintor, la obra y su restauración además de un vídeo ilustrativo de los trabajos realizados durante la intervención de la obra en los talleres del Museo.

Para la imponente composición el pintor empleó catorce paneles de roble polaco de cuatro centímetros de grosor que se armaron en sentido horizontal. Desde su creación, la estructura de 330 x 240 cm y 300 kilos de peso tuvo problemas de inestabilidad que lastraron siempre la conservación de la obra.

Monseñor Francisco Navarro Ruiz, delegado ejecutivo de Administración y Patrimonio de la Catedral de Sevilla, bromeó sobre el hecho de que se han tenido que asegurar de que se trataba de la misma pieza que había salido de Sevilla.

La "Purificación de María en el templo" es una pieza "clave y capital en la historia de la pintura española", aseguró Teresa Laguna, conservadora de pintura de la Catedral de Sevilla, quien también destacó la importancia del autor, Pedro de Campaña, "uno de los pintores más afamados del momento".

El museo del Prado está "cojo" de la pintura que se produce en Andalucía y especialmente en Sevilla a finales del XVI "y vamos a poder suplir durante los tres meses en que se va a exponer la obra esta laguna", comentó Leticia Ruiz, conservadora de Pintura Española del Prado, durante la presentación en la que José de la Fuente informó sobre las dificultades acometidas para restaurar el soporte.

"La manipulación ha sido complicada y ha habido que asumir riesgos", comentó el restaurador, que ha trabajado junto a Rocío y Maite Dávila. Esta última destacó los daños en la pintura muy deteriorada de color, con desprendidos y manchas a causa de los excrementos de murciélago y de las humedades.

La tabla sufría también craquelados grandes y generalizados "así como varias restauraciones burdas, que en su momento fueron buenas para mantener la tabla pero que envejecieron. Era una pintura plana y uniforme y ahora se aprecia la perspectiva y los diferentes planos".

  • 1