Local

Sevilla reduce un 16% el tráfico en carreteras regionales desde 2007

En 2012 la caída fue del 5,3%, la mayor registrada de las provincias andaluzas. La carretera que une Cantillana y Alanís es la que perdió más tránsito el año pasado

el 25 ago 2013 / 23:52 h.

TAGS:

PROVINCIA Las carreteras también sirven como termómetro de la economía y, desde que comenzó la crisis, hace ya más de cinco años, ésta se ha reflejado en el progresivo descenso de los desplazamientos de vehículos. Así, entre 2007 y 2012 la provincia de Sevilla ha experimentado una reducción del tráfico en la red viaria autonómica del 16,4%, la tercera más elevada de la comunidad andaluza, sólo precedida por Almería (18,2%) y Córdoba (17,2%), según los datos facilitados por la Consejería andaluza de Fomento y Vivienda, que aluden a las carreteras que dependen de la Junta. Se trata de una desaceleración, explican, que ha ido pareja con la que ha sufrido el parque de vehículos en la comunidad. Si nos centramos en el comportamiento del último año, las vías autonómicas de la provincia protagonizaron un descenso del 5,3% en el tráfico de vehículos, el mayor de toda Andalucía, que recorrieron 2.376,37 millones de kilómetros, según datos de la Junta. En el conjunto de Sevilla existe una red de 38 carreteras dependientes de la Administración andaluza que suman 1.243 kilómetros, a fecha de la última actualización, de junio de este año. Estas vías se dividen en varios tipos: la red básica (285,60 kilómetros) y la red intercomarcal (957,64). La primera es la que configura la malla viaria que da soporte a los largos recorridos y principales conexiones exteriores y la segunda es la que la complementa conectando los distintos ámbitos territoriales entre sí. De esas 38 vías que no dependen del Estado ni de la Diputación, sino de la Junta, seis se corresponden con la red básica y en este grupo las que registraron una peor evolución fueron la A-364, que enlaza Écija con la A-92 a la altura de Monte Palacio, y la A-318 –que conecta Estepa con la carretera Granada-Córdoba por Lucena–, con retrocesos de circulación del 10,46% y 10,30%, respectivamente. La A-92, que une Sevilla con Almería pasando por Granada, fue la que menos tráfico perdió; aun así fue un 4,72% inferior al registrado en 2011. Entre el resto de carreteras intercomarcales, especialmente intensa fue la caída en la cifra de desplazamientos en la A-432, que enlaza los municipios de Cantillana y Alanís, que experimentó el mayor descenso de la provincia, de un 15,84% en 2012. También con retrocesos superiores al 10% se situaron las vías A-453 (de Palma del Río a Écija) y la A-380, que une La Puebla de Cazalla con Carmona, con sendas pérdidas del 10,8%. En el extremo contrario, sólo una carretera registró un incremento en los desplazamientos; se trató de la A-433, que discurre entre Guadalcanal y Alanís, que vio aumentar el tráfico un 3,34%. También hubo otras, como la A-471 (El Torbiscal hacia Sanlúcar de Barrameda) y la A-378, que conecta Osuna con Martín de la Jara, en las que apenas se produjo variación, con descensos inferiores al 1%. El análisis de estas mediciones de la intensidad media diaria tomando como referencia los tramos y tipos de vehículos (ligeros y pesados) –llamados Planes Generales de Aforos– no es una cuestión baladí, puesto que los datos de los flujos en los diversos tramos de carreteras se utilizan para determinar cuáles son las prioridades a la hora de realizar nuevas inversiones en infraestructuras y cuáles son las actuaciones más importantes para acometer tareas de conservación y mejora de la red. En el caso de Andalucía, el tráfico rodado cayó el año pasado un 6%, casi el doble que lo hizo en 2011 (3,5%), con lo que acumula desde el inicio de la crisis un descenso del 14,8%. El año pasado, los vehículos ligeros (turismos, motos y furgonetas pequeñas) junto a camiones y autobuses (pesados) recorrieron 11.281 millones de kilómetros, de los que el 90,6% fue realizado por el primer grupo. En la comunidad andaluza, la red básica se extiende a lo largo de 2.043 kilómetros, mientras que la red intercomarcal cuenta con una longitud de 4.387 kilómetros, según los datos de Fomento.

  • 1