Economía

Sevilla reivindica su lugar en la aeronáutica mundial

Sevilla ultima los preparativos para convertirse el próximo jueves en la mejor anfitriona. Dos mil personas, procedentes de numerosos países, llegarán a la capital para ser testigos directos de la puesta de largo del A400M. No todos los días se tiene el honor de presentar al mundo un nuevo avión.

el 15 sep 2009 / 06:41 h.

Sevilla ultima los preparativos para convertirse el próximo jueves en la mejor anfitriona. Dos mil personas, procedentes de numerosos países, llegarán a la capital para ser testigos directos de la puesta de largo del A400M. No todos los días se tiene el honor de presentar al mundo un nuevo avión.

Sevilla puede presumir de haber acogido eventos de trascendencia internacional del calado de la organización de una Exposición Universal en 1992 -que supuso una prueba de fuego para la ciudad- hasta reuniones políticas al más alto nivel, como la cumbre que en junio de 2002 congregó a los mandatarios de la Europa de los Quince, broche final a la presidencia española de la UE.

Y mucho más reciente, en febrero de 2007, el encuentro informal de ministros de Defensa de la OTAN, que supuso el blindaje (en su término más literal) de una buena parte de la ciudad, tomada por las fuerzas de seguridad, aviones de combate y batería antimisiles incluidos.

El próximo jueves, Sevilla volverá a ocupar un lugar privilegiado en los titulares informativos de medio mundo. Alrededor de 2.000 personas -entre autoridades, políticos, representantes de la industria, proveedores y altos ejecutivos- serán testigos de uno de los hitos industriales más esperados de los últimos años: la presentación en sociedad del A400M, el avión militar llamado a modernizar las flotas de los Ejércitos y Fuerzas Aéreas de todo el mundo, un aparato que ha sido adoptado ya como propio por la sociedad sevillana, que atesora gran tradición y vinculación con el mundo aeronáutico. Y Sevilla tiene el honor de actuar de anfitriona.

El evento, que estará presidido por el Rey Juan Carlos, contará con máximos responsables de la política europea (incluidos jefes de Estado y de Gobierno) y se puede equiparar al que acogió la ciudad francesa de Toulouse hace ya casi tres años y medio, cuando mostró el mayor avión civil de todos los tiempos, el superjumbo A380, símbolo del éxito de una industria europea que, de la mano, vivía uno de sus momentos más gloriosos al lograr imponerse y competir sin complejos con su rival estadounidense Boeing.

Sevilla, con el A400M, será el equivalente de Toulouse a los ojos del mundo, con la salvedad de que el avión que se presentará internacionalmente tiene carácter militar.

EADS-CASA, división española del consorcio aeronáutico europeo EADS, no se ha enfrentado antes a un reto organizativo de esta dimensión. No obstante, sí que acumula experiencia en la entrega a clientes de sus aviones (cabe recordar que todos los aparatos de la división de transporte militar, los modelos C212, C295 y CN235, se montan en Sevilla, en la factoría de San Pablo junto al aeropuerto hispalense).

Y en su haber cuenta, entre otros, con la recepción de una delegación estadounidense en el acto simbólico de entrega del primero de los aviones contratados por EEUU en el programa Deepwater, para labores de vigilancia y patrulla de la Guardia Costera.

Por fin, el jueves podrá verse el avión A400M completo, ya pintado con los colores propios para las misiones futuras que tendrá que desarrollar -de carácter táctico, logístico y humanitario- y, la mayor expectación, los motores instalados, en lo que supone su presentación oficial al mundo. Es lo que técnicamente se conoce como roll out, en castellano, la salida de hangar del primero de los 192 aviones ya comprometidos por nueve naciones participantes, entre las que se encuentra España.

Tras ese acto sólo quedará esperar a ver volar a este aparato, algo que está programado para este mismo verano, si no se producen más contratiempos. La organización de este acto no es tarea sencilla y ha concentrado buena parte de la actividad de departamentos como Protocolo, Comunicación y Relaciones Institucionales de la compañía en los últimos tres meses.

"Un evento de esta magnitud requiere de una importante infraestructura de soporte", señalan fuentes de la empresa, que precisan que se han cursado varios cientos de invitaciones a medios informativos de países como Francia, Alemania, el Reino Unido, Bélgica, además de representantes del resto de participantes en el programa militar.

El A400M supone la segunda escenificación, tras el desarrollo del A380, de un ambicioso programa de cooperación europea -que más tarde se abrió a otros socios externos como Suráfrica y Malasia- y que tiene su punto de referencia en Sevilla, donde se localiza la planta de montaje del aparato (a la que llegan piezas y componentes procedentes de los países socios para dar forma al avión), pero donde también se ubicará el centro de entregas a clientes, así como la escuela de pilotos, en la que se formará la tripulación.

La elección de Sevilla y el papel fundamental que juega en este programa la convierten, como tantas veces se ha dicho, en el tercer punto de referencia europeo cuando de aeronáutica y su industria se habla, tras Toulouse -base de operaciones de la filial 100% de EADS, Airbus- y la alemana Hamburgo, donde, entre otras cosas, se da forma el fuselaje del A400M.

Posición que no hubiera podido ocupar sin el empujón de las Administraciones públicas, que facilitaron todos los medios para que ese deseo de aupar a Sevilla como referente de la industria europea cristalizase en realidad, con la cesión por parte de Defensa de una ubicación junto a los terrenos aeroportuarios (conocidos como Maestranza Aérea), hasta jugosas subvenciones por más de 60 millones de euros concedidas por la Junta de Andalucía.

¿En qué consistirá el acto? La organización no desvela las sorpresas previstas, pero todas las miradas se centrarán en un único protagonista, el A400M, que escribirá otra página en la historia industrial de la ciudad.

  • 1