Cultura

Sevilla saluda a 4 veteranos del verso

Tras el espléndido comienzo de ayer, el ciclo Poesía a cuatro voces recibirá hoy la visita de José Ángel Cilleruelo, Vicente Gallego, Ana Rossetti y Juan Lamillar, todos ellos autores de larga y valiosa trayectoria invitados en el programa Sevilla, Capital de la Poesía.

el 15 sep 2009 / 04:26 h.

Tras el espléndido comienzo de ayer, el ciclo Poesía a cuatro voces recibirá hoy la visita de José Ángel Cilleruelo, Vicente Gallego, Ana Rossetti y Juan Lamillar, todos ellos autores de larga y valiosa trayectoria invitados en el programa Sevilla, Capital de la Poesía.

El sevillano Juan Lamillar, encargado de moderar la mesa, es uno de los poetas más constantes y sensibles del panorama andaluz, y ha obtenido, entre otros, los premios Luis Cernuda y Vicente Núñez de poesía gracias a libros como 'La hora secreta', 'El fin de la magia' y 'Las lecciones del tiempo'. Asimismo, ha colaborado en la reedición de la obra de Joaquín Romero Murube, realizando además una biografía de este poeta sevillano. Le acompañará el catalán José Ángel Cilleruelo, poeta, narrador, traductor y crítico que ha desarrollado su obra en títulos como 'El don impuro', 'Maleza', 'Salobre', 'Formas débiles', 'Domicilios', o de novelas como 'El Visir de Abisinia' o 'Doménica'.

Sin salir de la orilla mediterránea, el valenciano Vicente Gallego es uno de los principales representantes de la llamada poesía de la experiencia, que dominó la lírica española en los años 80 y 90. Numerosos críticos han enmarcado también en este grupo la obra de autores como Luis García Montero, Felipe Benítez Reyes o Carlos Marzal. Autor de libros como 'Los ojos del extraño', 'La plata de los días', 'Santa deriva', 'Cantar de ciego' o 'Si temiérais morir' y ha obtenido premios como el Loewe, el Ciudad de Melilla o el Nacional de la Crítica, por citar sólo algunos.

Cierra la mesa, por el lado atlántico, la gaditana Ana Rossetti, una de las voces femeninas más exuberantes y personales de la literatura española. Ha dedicado su vida a las letras escribiendo no sólo poesía sino relatos, ensayos, libretos para ópera y novela, y por todo ello está considerada un referente para todas las poetas posteriores, pero también para los varones que han aprendido de su libertad expresiva.

Ha obtenido varios premios importantes como el Gules en 1980, La sonrisa vertical de la novela erótica en 1991, y el Rey Juan Carlos en 1985 por su obra 'Devocionario', y fue distinguida con la Medalla de Plata de la Junta de Andalucía. Entre sus libros destacan 'Los devaneos de Erato', 'Dióscuro', 'Indicios vehementes', 'Apuntes de ciudades', 'Virgo potens', 'Punto umbrío' y 'La nota de blues'.

  • 1