Local

Sevilla se vuelca en las vísperas

A la caída del sol miles de viandantes toman las calles más céntricas de la ciudad. Es víspera de Corpus, una jornada que invita al paseo relajado para disfrutar del exorno especial de las calles por donde discurrirá esta mañana la magna procesión. Anoche, la animación se prolongó hasta altas horas.
> > Ver vídeo

el 16 sep 2009 / 04:06 h.

TAGS:

(Vídeo: Charo Morales)

A la caída del sol miles de viandantes toman las calles más céntricas de la ciudad. Es víspera de Corpus, una jornada que invita al paseo relajado para disfrutar del exorno especial de las calles por donde discurrirá esta mañana la magna procesión. Anoche, la animación se prolongó hasta altas horas.

Un año más, la víspera del Corpus se convirtió en una gran fiesta ciudadana para los miles de sevillanos que, apurando horas a su descanso, inundaron las calles del Centro para deleitarse con el decorado callejero propio de la festividad. Por unas horas, calles como Sierpes, Cerrajería, Cuna o Francos mudan su aspecto cotidiano y atenúan su indiscutible naturaleza comercial para dar protagonismo a motivos eucarísticos y altares callejeros con composiciones sacramentales.

Ayer no fue una excepción. A pesar del asfixiante calor, casi africano, que azotaba a la ciudad incluso a horas bastante tardías, el trasiego de público fue constante a lo largo de toda la tarde-noche, haciéndose difícil andar en determinadas ocasiones ante las aglomeraciones. Casi una hora antes de que diera comienzo en la plaza de San Francisco el concierto extraordinario de la Banda Municipal de Sevilla, el aforo de sillas se encontraba ya repleto.

Este año, a diferencia de pasadas ediciones, particulares, entidades y hermandades han acelerado las labores de montaje de los altares callejeros y el exorno de balcones y escaparates, la mayoría de los cuales ya se hallaban en perfecto estado de revista a las nueve de la noche. Era el caso, por ejemplo, del altar instalado por la hermandad de Monte-Sión ante la fachada del Círculo Mercantil, en la calle Sierpes, presidido por el ángel confortador del paso de misterio de la Oración en el Huerto, y para cuyo montaje se han empleado los faldones delanteros del paso de la Virgen del Rosario y un exorno floral bastante llamativo en el que se conjugan limones, naranjas, buganvillas y hasta mariposas y pajarillos. "La última vez que montamos un altar con el ángel fue en 2006, el año en que el Corpus llegó hasta la Campana, aunque en aquella ocasión no entramos a concurso", recordaba ayer a pie de altar Rafael Buzón, el hermano mayor de la corporación de la calle Feria, a la que está dedicada este año el diseño de las portadas del Corpus de la Plaza de San Francisco.

También a pie de obra, supervisando las labores de montaje del altar instalado por su hermandad, se encontraba en la calle Villegas el hermano mayor del Amor, Luis Torres Palazón. La cofradía del Domingo de Ramos ha recuperado una antigua estampa consustancial a la historia de la Colegial del Salvador, como era la de la talla fernandina de la Virgen de las Aguas asomada a la ventana de su capilla que da a la calle Villegas. Bajo la ventana adornada a la que asoma su mirada esta antigua y venerada advocación, la corporación ha levantado un altar presidido por la imagen de San Fernando de la Colegial, recientemente restaurada en las instalaciones del IAPH. "De esta forma, contribuimos al auge de la devoción de San Fernando como patrón de la ciudad", apuntaba Torres Palazón.

A pocos metros de allí, en la plaza del Salvador, dos altares rivalizaban en esplendor, el presidido por la Virgen del Voto de la hermandad de Pasión en la puerta principal del Colegial, y el levantado por los hermanos de Las Siete Palabras ante la iglesia de la Paz de San Juan de Dios, presidido por la Virgen de gloria del Rosario, titular de la corporación.

Los que encaminaron sus pasos a la calle Acetres buscando algún exorno eucarístico en sus comercios se llevaron un fiasco. Sólo una tienda de antigüedades mostraba en uno de sus escaparates un gran ostensorio, pero con un cartelito que indicaba su precio. Los compases de la Banda Municipal entretienen la espera hasta la llegada a medianoche a la plaza de San Francisco de la Virgen gloriosa de la Hiniesta, que hoy presidirá el altar del Ayuntamiento con motivo del Corpus.

  • 1