Local

Sevilla Siglo I

Metropol Parasol despliega sus encantos poco a poco. Desde este viernes el Antiquarium exhibe los restos arqueológicos hallados.

el 05 may 2011 / 19:16 h.

TAGS:

A una profundidad de 5 metros se desarrolla el circuito museístico que muestra las diversas formas de vida de nuestros antepasados sevillanos en esta zona de la ciudad.

El recién inaugurado espacio monumental de la ciudad Metropol Parasol tiene más capas que una cebolla y sus encantos se nos van descubriendo en dosis, uno a uno. Primero fue la aparición del complejo arquitectónico en sí mismo, con toda su magnificiencia, su belleza modernista y también su puntito grandilocuente. Ayer mismo saludábamos en esta sección la apertura del mirador, 360 grados de panorámica que permiten al visitante contemplar las bellezas y miserias de su ciudad a 28 metros de altura. Y hoy cortamos la cita del Antiquarium, el espacio museístico de la obra de Jürgen Mayer en el que se preserva y se pone en valor los restos arqueológicos aparecidos durante la construcción de las celebérrimas setas.

El Antiquarium es el resultado de la intervención para preservar y poner en valor los restos arqueológicos aparecidos durante las obras de construcción de este complejo, y reúne la colección de vestigios arqueológicos "más amplios" de la historia de la ciudad de Sevilla y una de las de mayor extensión de Andalucía. Desde la época imperial romana en el S. I d.C., con impresionantes mosaicos, extensos y bien conservados, alcantarillados y pavimentos de calles; hasta la época almohade, en el S. XII d.C. con los restos de una vivienda completa de la época.

A una profundidad de 5,50 metros se desarrolla el circuito museístico que muestra diversas formas de vida de nuestros antepasados. Una factoría de salazones de pescado del siglo I y varias casas con mosaicos de los siglos II, III y V de la Híspalis romana; una casa del siglo VI de la Híspalis visigoda y una casa del siglo XIII de la Ishbiliyya almohade, se suceden en un gran espacio subterráneo de 4.500 metros cuadrados en el complejo.

La intervención que el Consistorio hispalense ha llevado a cabo en el espacio de la Plaza de la Encarnación ha creado cuatro niveles diferentes de espacios para ser disfrutados por la ciudadanía, y para contribuir a la regeneración y el desarrollo de una zona de la ciudad, que ha sufrido durante más de 30 años un largo periodo de abandono y estancamiento y que ha cambiado radicalmente tras esta emblemática intervención.

Esos cuatro niveles son el Antiquarium, que supone la musealización de los restos arqueológicos aparecidos durante las obras en el subsuelo de la Plaza; el Mercado de Abastos, ya en uso desde las pasadas navidades en la cota de calle; la nueva Plaza pública, con zona de juegos infantiles y lugares para la cultura y el ocio en una zona elevada; y finalmente, el paseo aéreo visitable sobre las estructuras metálicas y de madera que sobrevuelan toda la zona.

El único cabo suelto que queda por ahora atañe al Tesoro del Carambolo, ya que se tiene prevista una exposición -Los tiempos de la ciudad- que recorrerá los algunos hitos fundamentales de nuestra historia teniendo como punto de inflexión la exhibición del original del Tesoro del Carambolo, cuyo traslado a Metropol Parasol todavía espera el visto bueno de la Consejería de Cultura, tutora de la valiosa colección.

  • 1