Deportes

Sevilla tendrá otro palacio de deportes si es sede en el 2014

El gran Palacio de los Deportes de Sevilla, que vendrá a tomar el relevo del complejo de San Pablo como instalación emblemática de la ciudad, se ubicará en una de las zonas de expansión como epicentro de un complejo de ocio y actividad comercial.

el 15 sep 2009 / 22:23 h.

El gran Palacio de los Deportes de Sevilla, que vendrá a tomar el relevo del complejo de San Pablo como instalación emblemática de la ciudad, se ubicará en una de las zonas de expansión como epicentro de un complejo de ocio y actividad comercial. Bermejales, la Cartuja, Pino Montano o Sevilla Este optan a albergar el nuevo pabellón previsto para 2014.

El alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín aclaró ayer que la construcción sólo se afrontará si España resulta elegida por la Federación Internacional de Baloncesto los próximos 22 y 23 de mayo, en Ginebra, como organizadora del Campeonato del Mundo de Baloncesto de 2014, por el que rivaliza con otras dos candidaturas, Italia y China. No obstante, matizó que el pabellón "no se hace sólo por el Mundial, sino que la necesidad está más que justificada", dijo el regidor municipal, quien subrayó que este tipo de grandes infraestructuras deportivas "se convierten en grandes centros de oportunidad para la actividad comercial y de ocio superando el marco municipal".

Insistió en la idea de un pabellón multiusos, con capacidad para 15.100 espectadores destinado al baloncesto como actividad central, cuyo primer inquilino sería el equipo del Cajasol, pero que acogería también otros eventos culturales y de ocio "como ocurre ahora con el Estadio Olímpico, que ha pasado de ser el gran olvidado al gran deseado" como gran escenario de conciertos internacionales, dijo.

Durante la presentación de Sevilla como una de las cuatro sedes de la candidatura que impulsa la Federación Española, donde estuvo acompañado, entre otros, por el presidente de la FEB José Luis Sáez, Monteseirín desveló que el coste estimado del nuevo pabellón estará entre los 80 y 90 millones de euros, que financiarían entre las administraciones local, autonómica y central y para el que se han previsto cuatro posibles ubicaciones: La Cartuja, Bermejales, Pino Montano y Sevilla Este, donde existen bolsas de suelo suficientes para acoger un edificio con superficie construida de 42.000 metros cuadrados. "Queremos que sea de una arquitectura especial, de vanguardia, un edificio que se entierre y que disponga de un conjunto de plazas elevadas que constituyan nuevos espacios de ocio", expuso el alcalde, quien recibió de manos de Sáez una réplica de la medalla de plata olímpica conquistada por España en los Juegos de Pekín.

El propio Sáez apuntó que eventos de la magnitud de un Mundial o "cualquier tipo de gran manifestación deportiva" ya sólo son posibles en recintos "con un aforo mínimo de 15.000 espectadores". "Sevilla es un valor añadido a la candidatura por su imagen y porque ya lo ha organizado todo", dijo el dirigente sevillano, quien no dudó en afirmar que "pensamos que somos favoritos y podemos ganar porque llevamos un mundial diferente, somos una potencia y un país referente en el baloncesto y tenemos experiencia organizativa".

En cualquier caso matizó la importancia de los proyectos que van a rivalizar con el español. "Italia quiere volver a ocupar el puesto que tuvo en el baloncesto y tiene un gran respaldo del gobierno de Berlusconi y Pekín quiere aprovechar el legado de los Juegos Olímpicos".

El próximo 24 de marzo la comisión de evaluación de la Fiba visitará las posibles sedes, que en España, además de Sevilla, estarán en Granada, Canarias y Bilbao, en principio.

  • 1