Local

Sevilla, "un ejemplo" a seguir

el 12 feb 2011 / 12:07 h.

TAGS:

'Got', el primer toro bravo clonado en España.

El PSOE avanzó ayer en la elaboración de su antídoto contra la desmovilización de su electorado y contra el temporal que conforman la crisis y las investigaciones judiciales. Sevilla, “bandera del socialismo”, en palabras de José Blanco, se juega en un terreno adverso y de ahí el simbolismo del despliegue realizado en Fibes. Los socialistas jugaron sus cartas: tratar de poner en valor la gestión de los últimos años en medio de tanto “ruido” y arropar con todos sus cargos orgánicos e institucionales a su candidato, Juan Espadas. Una primera muestra del despliegue que se anuncia para los próximos meses con el objetivo de elevar unos índices de conocimiento que una parte del partido ve aún demasiado bajos y enfrentarse al fantasma de una abstención que asoma con fuerza especialmente en los barrios clave para las elecciones municipales. “La confianza empieza por nosotros mismos”, resumió el candidato en un llamamiento a todos los militantes.  


Pero aunque Espadas es ya el protagonista, la convención puso  en valor la gestión de Sevilla. Y eso implicaba ensalzar el pasado, y que las miradas se volvieran hacia al alcalde Alfredo Sánchez Monteseirín. De nuevo el presidente del PSOE, Manuel Chaves, fue el más contundente. El mismo que una vez comparó a Monteseirín con Felipe González, ayer estrenó una cita ante centenares de candidatos y regidores con una vehemente reivindicación del regidor: “Sevilla es un ejemplo. Por su capacidad de trabajo y por la labor realizada por el Ayuntamiento y por su alcalde. Con su trabajo han combinado el patrimonio histórico con la modernización, y han diseñado una ciudad más humana y más habitable. Cuanto más tiempo pase, más se reconocerá esa labor formidable que se ha realizado hasta ahora. Quedará para la historia milenaria, y se renovará cuando Espadas sea alcalde“ Y Monteseirín se levantó, y recibió su enésima compensación por el teletipo con el que anunció su salida José Antonio Griñán.   


Pese a esto, Monteseirín no fue el anfitrión. Fue Espadas quien recibió a todos los asistentes con un mensaje en su teléfono móvil: “Hola, soy Juan Espadas, el futuro alcalde de Sevilla, bienvenidos a nuestra ciudad”. Él debía ser el referente. Y se esforzó por serlo. Para estrenar la convención, y sólo después del presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, Espadas difundió las líneas básicas de su discurso en una entrevista en PSOE TV. Se ofreció allí como “un alcalde que genera confianza” y puso en valor su experiencia como ex consejero de vivienda como un aval para llevar a cabo unas políticas de rehabilitación de inmuebles que sirvan para revitalizar el sector de la construcción.


Muy vinculada estaba esta propuesta con la imagen que escogió en su intervención ante los medios. Espadas se rodeó de jóvenes, de las bases del partido. Un símbolo de renovación y de cambio generacional que es uno de los ejes de la estrategia de los socialistas: “Seré el alcalde de los jóvenes sevillanos”.


Espadas  quiere acercar al máximo su campaña a todos los sectores sociales para frenar la temida desmovilización, agravada por el impacto de las investigaciones judiciales derivadas del caso Mercasevilla. “La desmovilización no es un problema del PSOE sino de la democracia. La derecha de este país destruye y sólo gana por la incomparecencia del electorado socialista, y así no se gana. Se gana con propuestas. Los partidos que sólo se preocupan por deteriorar a los otros tienen pocas razones para convencer a los electores. Quienes tengan corazón progresista van a votar al PSOE. Sevilla es un ejemplo a seguir por muchos y el PP lo que quiere es oscurecer el proyecto. Votar al PP es volver a respirar un aire menos puro en esta ciudad”. Sirva como broche a este discurso el mensaje, tamaño Twitter, lanzado al cierre del debate sobre comunicación 2.0 y nuevas tecnologías que compartió con otros candidatos a alcalde: “El PP contamina, el PSOE realiza propuestas”.  


Pero más allá de los mensajes públicos y las propuestas, que se reservan para la conferencia de cierre de la convención que realizará Espadas, la cita era una oportunidad para reforzar la figura del candidato entre las bases del partido que se desplazaron a Fibes, o que siguieron los actos, y entre una dirección orgánica preocupada ante la situación de ciudades como Sevilla o Barcelona. Todo, en un ambiente inevitablemente enrarecido. El secretario general del PSOE de Sevilla, José Antonio Viera, apenas se dejó ver y su nombre sólo se escuchó de la boca de José Blanco para agradecer su labor como organizador. Mientras, los secretarios de las agrupaciones socialistas de Sevilla, concejales  y alcaldes de toda la provincia se dispersaban por Fibes.  Aunque, eso sí, con notables ausencias de varios de los referentes del partido en la capital. 

  • 1