martes, 23 abril 2019
02:25
, última actualización
Economía

Sevillana pierde el nombre

La marca Sevillana Endesa, que está presente en los recibos de la luz de millones de clientes, desaparece como comercializadora en los hogares andaluces desde este año, debido a la nueva legislación del sector eléctrico.

el 15 sep 2009 / 20:48 h.

La marca Sevillana Endesa, que está presente en los recibos de la luz de millones de clientes, desaparece como comercializadora en los hogares andaluces desde este año, debido a la nueva legislación del sector eléctrico que entró en vigor el pasado 1 de enero, fecha a partir de la cual ha comenzado a operar y a emitir sus facturas como Endesa Energía. Acaba así la vida de un símbolo, el de Sevillana de Electricidad, una marca que se creó en 1894.

De este modo, según explicó el director comercial de la compañía, Julio Moratalla, a Europa Press, la marca Sevillana Endesa desaparece de cara a la facturación y servicios directos a los hogares de los andaluces y pacenses. Desde el 1 de enero de 2009, y de acuerdo con la nueva normativa de la industria eléctrica, no puede ser distribuidora y comercializadora de servicios al mismo tiempo.

Por ello, Sevillana Endesa elimina su función de cara a los clientes, reservándose el manteniendo de las redes. Sin embargo, esa actividad seguirá llevándose a cabo con los clientes, aunque ahora lo hará bajo la denominación de Endesa Energía, que será la firma encargada de realizar el trato directo con los consumidores.

Este cambio se corresponde en el tiempo con la liberalización de todo el mercado de baja tensión, donde unos 4,6 millones de andaluces tendrán que buscar compañía comercializadora de electricidad, tras producirse en julio la del mercado de la alta y media tensión, que benefició a unas 10.000 industrias y grandes empresas.

Así, con el objetivo de adaptarse a la nueva situación, Endesa Energía ya ha diseñado diversas estrategias comerciales. La idea, adecuarse a cada una de las circunstancias de los clientes, desde los productos Descuento hasta las tarifas como la Óptima, esta última para clientes nocturnos o que realicen mayores gastos los fines de semana y que es más asequible.

"Se trata de desarrollar paquetes adaptados, con productos concretos para necesidades específicas, más allá de las condiciones rígidas hasta ahora existentes", añadió el directivo de la empresa energética.

En este contexto, la compañía ha modificado el modo de factura eléctrica. Así, ha pasado de emitirla cada dos meses a hacerlo de forma mensual a todos los clientes que tengan contratada una potencia igual o inferior a diez kilovatios, lo que representa más de 4,2 millones de hogares, el 89% del total de los clientes de Endesa en Andalucía y Extremadura. Se realizará una factura cada mes, aunque las lecturas del contador se continuarán realizando de manera bimestral.

Por ello, todos los clientes que estén acogidos a una tarifa general en el mercado regulado con una potencia contratada igual o inferior a diez kilovatios tendrán una factura con el importe calculado, según una estimación de consumo en base a su histórico. Y el mes siguiente, recibirán un recibo con el importe restante en función de la lectura real de dicho periodo.

La empresa asegura que, con ello, se logra el fraccionamiento del pago del recibo eléctrico, lo que supone "mejoras en la gestión del consumo y más facilidades en el abono de la factura de los clientes", precisa Julio Moratalla.

Por otra parte, 2009 llega con otra novedad para Endesa en la comunidad andaluza. José Antonio Martínez, director general de la compañía para Andalucía y la provincia de Badajoz, ha dejado el cargo tras prejubilarse.

A Martínez le releva, aunque de forma provisional, José Luis Marín, presidente y director general de Endesa Red. En la primavera de 2002, sustituyó a Rufino Parra Terrón. De cerca ha vivido el proceso del culebrón de la opa de E.ON sobre la eléctrica, que concluyó con un acuerdo de Enel y Acciona y la venta de activos de la antigua Viesgo al grupo alemán. Ahora seguirá desde la distancia en qué queda el interés de la italiana por aumentar su cuota en el capital de la española.

  • 1