Local

Shakespeare flamenco en las Tres Mil

el 05 mar 2011 / 07:40 h.

TAGS:

El sueño de una noche de verano de Shakespeare, versionado a ritmo de flamenco e interpretado por jóvenes de las Tres Mil Viviendas y El Vacie. Es la arriesgada apuesta que la compañía TNT Teatro, con impulso de la Consejería de Bienestar Social, llevará a este verano a escenarios de Liverpool en el marco del programa europeo Moving.

Lo que se busca no es la anécdota. Es una ambiciosa iniciativa que quiere aprovechar el teatro, el cante y el baile para aportar un valor añadido a un grupo de chavales con madera de artistas pero procedentes de complicados entornos, en los que es difícil despuntar. Como Jesús Jiménez, estudiante de 1º de ESO que a sus 13 años lleva bailando en la calle desde siempre, como tantos jóvenes de una zona poblada por gitanos sobrados de arte, pero con elevadísimas tasas de desempleo.

Jesús intenta canalizar una energía que se le escapa por cada poro a través de Puck, el pícaro duende de la obra. "A mí lo que me cuesta es concentrarme", explica, "porque soy muy nervioso". Se desgañita de puro nervio, moviéndose sin parar, zapateando a cada rato. Cada zapateo, cada palma, arranca un coro flamenco de cante y baile entre los chavales, seis por ahora, que componen el elenco artístico.

El mayor esfuerzo de sus profesores, con sus templadas y profundas voces teatrales, es meterlos en vereda. Acostumbrados a estar en la calle, como es costumbre en sus barrios, sin demasiada disciplina, se esfuerzan ahora en interpretar sus papeles porque entienden que tienen delante una gran oportunidad. "Es una pasada", dice Jesús, valoración que secundan Rocío, Débora, Jordi, Pedro y Mercedes. La obra comienza en una clase en la que se interpretan a sí mismos, bromeando y bailando, hasta que la maestra les presenta el clásico de Shakespeare.

TNT explica que el proyecto europeo financiado con 108.000 euros sólo plantea el aprendizaje, pero la compañía apostó por montar una obra que pueda salir de gira. "¿Los vamos a tener aquí un curso y luego los dejamos tirados?". La respuesta fue que no. En abril estrenan, en julio actúan en Liverpool con compañías de proyectos gemelos de esa ciudad y de Calabria (Italia), y más tarde pretenden iniciar una gira, según explica la compañía, ya experimentada en sacar arte de las capas sociales más desfavorecidas: montó La casa de Bernarda Alba con vecinas analfabetas del poblado chabolista de El Vacie.

Los actores saben que esto es distinto a lo que hacían hasta ahora. A Jesús, la obra le servirá de salvoconducto para subirse por primera vez a un avión y salir por primera vez de Andalucía. Les han enseñado a meterse en la piel de los personajes: "Puck, por ejemplo, es un poco gamberro, en eso se parece a mí", dice el chico, vestido con ropa deportiva negra, enorme cruz dorada sobre el pecho, moderno peinado con el flequillo de punta y aire de cuidado desaliño. Baila hip hop, pero para la obra le piden un flamenco que le viene de serie.

Igual que a Mercedes, de 16 años, que dejó de estudiar hace un año, en 3º de ESO, porque no le gustaba nada. Es cantaora y lleva un par de años yendo de gira con su madre, su tía y otros artistas. "Estoy contentísima, esto no me cuesta trabajo aprenderlo porque me gusta. Tengo que aprovecharlo, yo antes estaba todo el día en casa sin hacer nada", dice la joven, la única que documenta haber leído antes de ahora teatro, y de Shakespeare: "Romeo y Julieta, ¿no?". El cante es su "pasión" y sabe que nunca ha estado más cerca de convertirlo en una profesión.

En su casa también animan a Jordi Moya, de 15 años, en 2º de ESO. "Me dicen que aproveche y están contentos de que no pase tanto tiempo en la calle, aunque yo no estoy por ahí tirado, sino en la Iglesia o jugando al fútbol", dice el chaval, que hará de Demetrio. Aunque lo suyo también es el hip hop no le asusta que la obra tenga ambientación flamenca, porque lo que le piden es "facilito, alguna pataílla". Entre pataíllas y diálogos, los chavales pasan cuatro horas de ensayo cuatro días a la semana. "Es que no queda nada para estrenar, ¡qué nervios!".

  • 1