Deportes

Si Arzu juega en Elche de pivote, Tapia habrá empleado ya seis parejas de medios

El equilibrio es fundamental en la Segunda División, una categoría en la que el Real Betis continúa en período de adaptación.

el 20 nov 2009 / 21:02 h.

Arzu conduce la pelota en presencia de Álex durante un entrenamiento.

El máximo obstáculo del conjunto que dirige el baenense Antonio Tapia en el inicio de la competición ha sido su incapacidad para organizar en la zona medular, una parcela en la que el técnico heliopolitano ya ha dispuesto cinco parejas diferentes.

En el Martínez Valero, y debido a la plaga de lesiones, empleará su sexta combinación. A priori, y según el entreno matinal celebrado ayer, Arzu abandonará la posición de central para escoltar a Sunny, una variante que aún no ha usado y que supondrá la titularidad de un quinto pivote.

Con Capi e Iriney lesionados, Juande sancionado y Mehmet en fase de aclimatación, las dos únicas variantes son las de Rodri, habitual inquilino del flanco desde que Tapia asumiese los designios del primer equipo, y el camerunés Achille Emana, cuyas actuaciones no han respondido a las esperanzas depositadas en su figura.

Así, Arzu debería ser el director de orquesta y el hispano-nigeriano el sacrificado peón. Si se cumplen los pronósticos, ambos formarán una inédita pareja hasta ahora pese a haber coincidido desde el inicio en cinco duelos.

La más empleada por Tapia es la formada por Iriney y Juande, una combinación alineada desde el minuto 1 en seis encuentros de Liga -en Copa formaron Arzu e Iriney-. Y los números con ella sobre el césped son discretos.

El Real Betis no perdió ni un solo partido con ellos y de 18 puntos posibles se embolsó 10. Pese a que el once heliopolitano adoleció de fluidez, derrotó a Recreativo (3-0) y Albacete (1-3) y empató ante Cartagena (0-0), Rayo Vallecano (2-2), Real Unión (1-1) y Cádiz (2-2).

Es, sin duda, la pareja que más confianza reporta al preparador verdiblanco. La segunda combinación más empleada es la formada por el motrileño Juande y Sunny, que, pese a todo, sólo comparecieron en las dos primeras jornadas. Tras doblegar al Córdoba en el estreno de una forma suficiente (3-0), el Real Betis claudicó en el Rico Pérez ante el Hércules (3-2) y el protagonismo del nigeriano decreció de forma progresiva.

Las otras tres variables fueron recurridas en una sola ocasión. Sunny e Iriney coincidieron de inicio en Castalia ante el Castellón -ridículo y triunfo albinegro (1-0)- y, desde entonces, el ex de Osasuna no ha sido titular.

En un único partido también figuraron Iriney y Capi, que no pudieron evitar que el Celta arañara un punto en el anterior choque de Liga en el Ruiz de Lopera, y un experimental trivote que Tapia dispuso en Montilivi ante el Girona y que reportó la victoria a las arcas verdiblancas (0-2). En aquella cita, el baenense revolucionó el once inicial y su pizarra, ya que dispuso un 4-3-1-2.

Intocables

Pese a las continuas mutaciones y variaciones en la zona medular, dos piezas son fundamentales para el cordobés: Juande e Iriney. El brasileño es el centrocampista que más minutos ha jugado -867'- y el que, junto al propio Juande, -que ha consumido 677' en el césped-, más veces ha sido titular -9 de 11-.

Además, y si finalmente Arzu es el elegido para formar en la zona ancha, el nazareno debutará en esa franja, ya que, pese a ser titular en 9 ocasiones y disputar 774', nunca ha actuado de mediocentro.

Los centrocampistas que menos han participado, exceptuando Emana, -que ha sido siempre mediapunta o delantero-, y Rodri, -accidental interior-, son Sunny, titular tres jornadas y con 236' de experiencia, y Capi, que, con los mismos partidos que el ex osasunista, ha disfrutado de 264'. Mehmet continúa en el dique seco.

  • 1