Deportes

Si Chaparro no tiene razón, nadie la tiene

La única posibilidad de que el actual equipo del Real Betis Balompié se libre del descenso de categoría pasa por escuchar a Francisco Chaparro como si fuera el oráculo de Delfos, de la calle Salado en su caso.

el 14 sep 2009 / 23:35 h.

La única posibilidad de que el actual equipo del Real Betis Balompié se libre del descenso de categoría pasa por escuchar a Francisco Chaparro como si fuera el oráculo de Delfos, de la calle Salado en su caso. No es preciso ser Einstein para apreciar en qué clase de sótanos insondables se moverían las esperanzas verdiblancas de permanencia, de no haber aparecido en escena el técnico trianero. Si Chaparro lleva experiencia, conocimiento y sentido común a todo lo que hace, no hay razón para apreciar despropósito de entrada en sus declaraciones. Otra cosa es que uno sea dueño de sus silencios... y esclavo de sus palabras.

Tampoco es que Chaparro sea el Papa ni el Gran Poder soberano, pero en sus actos siempre subyace un punto de razón. Si sugiere cambios a Lopera, lo hace con el grado de interés positivo que le ha llevado a sacar al Betis de las posiciones de descenso. Dijo el trianero que quedaba muchísimo por sufrir a los béticos, y nadie puede negar a esas palabras una aplastante dosis de lógica o de la Razón Pura de Kant: a los béticos les queda muchísimo por sufrir, y lo que te rondaré, Lopera.

El sentido patrimonial que caracteriza al dueño de la sociedad vertdiblanca, se enriquecería con algo de flexibilidad sensata. Puede haber mucha o poca gente que quiera a Lopera fuera del Betis, pero seguro que hay muchísima más que recuerda con cariño al Lopera que fichó a Finidi, Jarni, Alfonso y compañía: y que daría lo que fuera para que regresara de las catacumbas y los quinarios.

El problema es que todas estas sugerencias van derechas al fondo del armario empotrado en la lógica implacable de Lopera, el cartesianismo descarnado de la universidad de la calle. Plan: los béticos no tienen mucho más que pedir mientras se les mantenga al equipo en Primera, y, si se quiere aspirar a más, se necesita un dinero que el club no genera por sí mismo. Esto hay. Y si no se escucha ni a Chaparro, que alguien dé una solución. Si es que existe.

  • 1