Deportes

"Si el club está contento, en cinco minutos arreglamos el asunto"

El entrenador del Sevilla cumple seis meses al frente del plantel con la conciencia tranquila por el trabajo realizado. Desconoce todavía si seguirá o no en el banquillo, pero admite que le gustaría ser el elegido para pelear un año más por la Champions. Y esta vez desde el primer día.

el 27 mar 2011 / 20:57 h.

Gregorio Manzano quiere seguir en el Sevilla.

-El equipo ha cambiado. Ahora lo resultados van llegando...

-Después del partido contra el Málaga hemos hecho algunos bastantes buenos, y en relación a ellos y a los puntos sumados creo que merecimos mejor premio. El equipo explotó en la segunda parte contra el Barcelona y ante el Valencia. Era lo que todos esperábamos.

- Esa explosión coincide con la llegada Rakitic y Medel. ¿Tan fundamentales son?

- Es una suma de cosas. Quizá a ellos se les ha dado un porcentaje mayor de culpa, pero viene casi todo con la incorporación de jugadores que estaban lesionados y de otros que han subido su nivel respecto al primer tercio de temporada. Es una suma de muchas cosas. Ahora el equipo es mucho más consistente, más fiable.

- Habla del estado de forma. ¿Le sorprendió algo al llegar?

- No lo achaco a una cuestión de defecto de forma física, de trabajo, sino que hay jugadores que en un momento determinado no tenían esa chispa que es, y ha sido, importante en este equipo. Han ido cogiéndo confianza y al final el Sevilla lo ha notado. Navas y Perotti empezaron a aparecer un poco después de Navidad. Que en un equipo como el nuestro dos hombres de banda no estuvieran ni a un nivel medio... El equipo lo acusó. Más otras lesiones que hubo. Es una suma de cosas.

- ¿Por qué no arrancaba?
- Creo que no se ha tenido en cuenta la perspectiva. Hubo una primera fase en la que hicimos números importantes y luego, una dinámica negativa. Seguro que no hicimos cosas bien, pero intenté realizar una pretemporada dentro en la temporada, dar a todos los jugadores su protagonismo. Hubo circunstancias, resultados negativos en algunos casos sin fortuna y empezamos a dudar de todo: el entrenador que era tan bueno no lo era tanto y la plantilla realmente no tenía el nivel que se creía. Y estábamos en esa etapa de conocimiento del equipo con puntos en juego. Pese a ello, pasamos la Copa con holguna y la clasificación europea, pero nos apartamos de la Liga, y ahí es donde hubo que mantener el equilibrio. Pero ni me tembló el pulso ni estaba nervioso.

-El presidente dijo una vez que éste es un plantel que no puede con una mochila cargada de éxitos. ¿Qué opina?

- Nadie ha escatimado esfuerzos para intentar seguir en el sueño de los títulos. Pero ningún equipo puede garantizar que va a ser campeón. Lo importante es cómo el equipo ha desarrollado ese gen ganador. Nadie que haya visto al Sevilla competir, no en Liga sino en las otras competiciones, puede decir que no se vio ese gen. Caímos de la forma que caímos y contra quien se cayó. Unas veces la suerte te viene de cara, y el Sevilla la tuvo en momentos puntuales y fue campeón, y otras, como este año, no. Madrid y Oporto sabían que éramos un rival difícil. ¿En la Liga? Sabiendo que el año pasado el equipo se metió en la Champions en el ultimo minuto... Este año esta dífícil, muy difícil, pero ir permanentemente a Europa hace que el Sevilla esté entre los mejores de España.

- ¿Consideraría un fracaso personal y colectivo no alcanzar la Liga de Campeones?

- No si luchamos hasta el final por ella. En el deporte uno se puede sentir fracasado si no pone todo de su parte. Mi objetivo es que el equipo luche hasta el ultimo minuto de la jornada 38. Luego, analizaremos. Pero no pondría en principio la palabra fracaso a una clasificación, que ya se verá cuál es, si luchamos hasta el final.

- Se suele decir que no se hacen cuentas, pero las hay...

- Yo no digo más que las que transmito a los jugadores: primero hay que conservar el séptimo puesto; después, alcanzar al sexto, cosa que hemos logrado; y luego, al quinto y al cuarto. La ansiedad que pueden crear mensajes no realistas pueden confundir a personas que igual tampoco quieren serlo. Si algunos de los que nos preceden falla, hay que estar preparados. Hay que seguir ganando. No hay otra. ¿Vamos a tirar la Champions? No. Hay puntos en juego.

- ¿Tiene alguna corazonada?

- Muchas. Tengo la de ganar al Zaragoza, que Villarreal y Valencia no ganen a Barça y Getafe y que en vez de cuatro sean tres los partidos que nos quedan. Luego, que el Villarreal venga a casa y sean dos. Y luego, que se enfrente al Real Madrid y sea ya uno solamente. A partir de ahí todo puede pasar. Pero no podemos fallar. Veo al equipo fuerte y bien.

- ¿Dónde está el punto medio del Sevilla de Manzano?

- Pues un poco buscando el equilibrio que intenté dar a todos mis equipos. Es importante que una plantilla tenga una línea de trabajo regular con jugadores fundamentales; que aquellos que vertebran la zona medular tengan continuidad en un equipo base. Es importante no tener muchas variables que mover en relación a los jugadores fundamentales, y ahora mismo hemos encontrado a cuatro o cinco que lo son. Teniendo minutos de juego, el equipo variará muy poco. El otro día jugaron dos laterales que no lo hicieron ante el Barcelona pero el núcleo era el mismo. Si hay que cambiarlo o no se ajusta, el equipo será más vulnerable, y en aquel momento nos ocurrió algo de esto, la columna no era solida como quería yo.

- Faltaban referencias que ha encontrado ahora...

- Fazio, Rakitic, Medel, Negredo, incluso Kanouté cuando ha estado en el equipo, la recuperación de Navas y Perotti... Estamos hablando de que a esos seis o siete jugadores les puede poner dos o tres más, pero estando ellos en el campo en buen estado de forma y a buen nivel son ya muchos a futbolistas buen nivel, así que es difícil ver un Sevilla poco fiable.

- Han salido nombres de posibles entrenadores. ¿Le gustaría continuar en el Sevilla?

- El año pasado fui parte de esta historia pero al revés. Lo único que hago es sonreír, entender la situación y pensar que forma parte de este... iba a decir circo, porque a veces parece que lo es... Formo parte de este trabajo en el que las alabanzas son múltiples cuando ganas y las críticas desmesuradas cuando pierdes. Cuando llegué al Sevilla, lo hice al equipo que yo deseaba. Le dije a los jugadores, y no es vanidad, que tuve ofertas de otros equipos y las rechacé porque esperaba entrenar a un grande, y cuando llegó la llamada del Sevilla ni lo dudé. ¿Por qué? Porque es donde quería y quiero estar. Esta temporada me sirve para conocer todas las facetas del club, internas y externas; mediáticas también. Pero no me voy a poner en el mercado en el sentido de que no voy a hacer ningún tipo de declaraciones respecto al futuro. El otro día oí al presidente decir que no hay que variar ahora mismo lo que es el fin último. En mayo tendremos tiempo de ver posturas y lo que queremos. Lógicamente, si el Sevilla está contento con mi trabajo, o con mi manera de ser, o con cómo trabajamos el cuerpo técnico, porque no sólo es el día a día sino muchas cosas más, en cinco minutos arreglamos el asunto las dos partes. Pero ahora no es el momento de dar más literatura ni a lo que ha salido de los entrenadores ni a lo mío. Ojalá siga.

- Coger un proyecto desde el principio es lo deseable...

- No se cuáles son las perspectivas del presidente, del consejo y de la secretaría técnica, pero en igualdad de condiciones, y esto es una reflexión mía, algo ya tengo ganado respecto al compañero que pudiera venir. Y es que conozco todo lo bueno y regular de la plantilla, sus defectos y virtudes; conozco la casa y lo que ya he comentado. Los entrenadores deseamos comenzar el trabajo desde el primer día. Hemos hecho una pretemporada con la temporada en marcha y estamos intentando realizar un cambio de ciclo, en el que se van jugadores importantes y llegan otros con puntos en juego. Creo que todo esto siempre hay que ponerlo en el supuesto debe a la hora del análisis final de la temporada. Pero no soy yo quien tiene que decidirlo.

- A veces las cosas se dicen de cara a la galería pero ¿realmente para usted es un reto seguir?

- Siempre y cuando las situaciones sean coherentes. Ojalá nos clasifiquemos para la Champions. Pero si nos quedamos a las puertas, qué mejor reto la próxima campaña que ése. El año pasado me quede a un minuto de lograrlo. Es un sueño para cualquiera.

- El presidente dijo que la plantilla estaba acomodada. ¿Necesita una regeneración?

- Lo que hay que valorar es el aspecto positivo de que la secretaria técnica se haya movido en el mercado invernal con celeridad para intentar compensar al equipo en algo que veíamos necesario. Hay que felicitar a Monchi y a todo su equipo por la rapidez de los fichajes, y que además, cosa que muchas veces no sucede, sean de poner y rendir al día siguiente. Y esto tiene su valoración: ni Monchi era tan malo en pretemporada porque eso no surgió ni ahora es tan bueno. No podemos dar a las cosas a veces un porcentaje de cien o de cero. Lo que hay que ver, si es que nos llegamos a sentar, es qué necesita este equipo para competir en profundidad y calidad. Y si hay jugadores acomodados, todo equipo se renueva. Será una cuestión a estudiar.

- ¿Apretó cuando se valoró la posibilidad de traer refuerzos?

- A mí a veces no se me captan algunas cosas. Los gestos para la galería no sirven de nada. Yo no aireo, no alimento rumores. Mi misión es que el equipo rinda y si puede, dé un buen espectáculo. Pero cuando hay que sentarse en una mesa... No sólo estoy al corriente de todos los movimientos que se están haciendo, de los jugadores a los que se está viendo, sino de todas las situaciones que se producen en el día a día del club, como debe ser en la relación entre un director deportivo y un entrenador. En el fondo todos queremos el bien del Sevilla.

- ¿Hasta qué punto tiene responsabilidad en que Bernardo vaya a ser jugador del primer equipo la próxima campaña?

- Pues muy sencillo. Cuando hay jugadores a los que otros clubes se pueden llevar, hay momentos en los que uno valora su proyección, y hemos valorado que a corto plazo puede ser un jugador importante de la primera plantilla. Si no viésemos que esa posibilidad es real, no lo habríamos hecho. Luego dependerá de él.

- Una de las cosas que se le han achacado es que no cuenta mucho con la cantera, y el club quiere tirar de ella...

- Los mensajes se producen en algunos momentos con cierta ventaja. ¿Por qué cuando llegué no me hicieron las mismas preguntas? Cuando el equipo entra en una mala racha es cuando se dice eso. A mí no me dijeron que hubiese un planteamiento de tirar de la cantera. Lo habría seguido de ser así. La política de club no la marca el entrenador.

- Que lectura hace de que Kanouté deje en el aire su futuro?

- Aparentemente, ninguna. Cada jugador hará su análisis con el club a final de temporada. No sé lo que él hará. A mí personalmente me gustaría que terminara su carrera y el año que le queda de contrato en el Sevilla.

- ¿Le ha costado más que en otros sitios solventar los problemas internos?

- Qué va, ha habido casos peores. La labor del entrenador no es fácil. Parto de la premisa de que el jugador es bueno por naturaleza y se puede equivocar como cualquiera. Pero una cosa es equivocarse por un calentón o una situación tal y otra faltar al respeto al vestuario, a la afición o al club, y ahí no paso una. No hay que darle más trascendencia. Cuando alguien incumple una norma interna, bien de vestuario, que ha habido algunas, o de club, que han sido otras, pues para eso está el régimen interno. Como el que se pasa de 110 km/h: es multado. Pero luego se sigue conduciendo.

- Por último. ¿Que opina de la huelga?

- Mi opinión es la del club. Tanto Zaragoza como Sevilla no la respaldan y estamos preparados para jugar. En una sociedad democrática nadie te puede obligar a ir a la huelga. Dejar trabajar a la gente es una premisa básica. Lo mejor sería que no hubiese parón.

  • 1