sábado, 15 diciembre 2018
14:30
, última actualización
Local

Si el corazón se acelera, tranquilo

El Virgen Macarena invierte 600.000 euros en un nuevo quirófano contra las arritmias.

el 12 abr 2012 / 19:51 h.

TAGS:

El cardiólogo Ernesto Díaz Infante, responsable de la unidad de Arritmias del Virgen Macarena, en el nuevo quirófano del centro sanitario.
La calidad de vida de los enfermos de arritmia puede mejorar ahora de forma considerable. Ya no tendrán que tener miedo por quedarse solos en casa o por pasar unas vacaciones en un lugar paradisiaco pero sin hospitales en varios kilómetros a la redonda. Además del problema cardíaco en sí, que en algunos casos puede desembocar en una muerte súbita, la calidad de vida de estos enfermos es muy deficiente precisamente por el miedo que tienen a que les sorprenda una arritmia. Y aunque las hay benignas, el paciente siempre piensa que le puede ocurrir lo peor. También es una patología que puede provocar cierta inseguridad a los médicos de urgencias si no conocen el historial del paciente.

Ahora, el hospital Virgen Macarena ha inaugurado una nueva sala de electrofisiología, que no es más que un nuevo quirófano completamente equipado con la última tecnología para el tratamiento de las arritmias a través de las técnicas más avanzadas.

El responsable del este departamento del Macarena, el doctor Ernesto Díaz Infante, explica que las nuevas instalaciones permiten la integración electrónica e informática de todos los sistemas que necesitan para corregir una arritmia y pueden integrar sin problema alguno las imágenes procedentes de un TAC o de una resonancia magnética y fusionarla con la imagen obtenida.

Y todo se hace a través de un cateterismo, que normalmente se introduce en el muslo del paciente, y aunque en algunos casos puede durar varias horas -no en todos- sí permite dar de alta al enfermo en muchas ocasiones en menos de veinticuatro horas y con un 90% o 95% de curación. Es decir, desde ese instante "podrá volver a llevar una vida completamente normal".

"La enfermedad es mucho más frecuente de lo que nos creemos. Las hay que no tienen ninguna importancia y si hacemos un estudio el 60% de la población puede tener una arritmia de poca importancia, pero la tiene. Sin embargo, también las hay más peligrosas que inciden directamente tanto en la calidad de vida como en la cantidad, dado que esta enfermedad acorta la vida del paciente. El problema, según el médico, ocurre cuando el enfermo se nota el latido del corazón debido a una arritmia y comienza a preocuparse. "Si de repente notas que tus pulsaciones suben a 180 por minuto te asustas y te crees que estás sufriendo un infarto y que te vas a morir".
Para el experto Díaz Infante, la arritmia es un tema extremadamente complejo y en ocasiones, un médico de urgencias que no conoce el historial del paciente puede tener algún tipo de inseguridad a la hora de tomar una u otra decisión porque "el electrocardiograma te dice que el paciente tiene 180 latidos por minuto, pero no se puede saber si la arritmia de ese paciente es maligna o benigna".

Gracias a este nuevo equipamiento, el Virgen Macarena ha logrado dar un salto de calidad extremadamente alto para tratar este tipo de enfermedades. La inversión, que supera los 600.000 euros, permite una cirugía no agresiva gracias al sistema de navegación intracardiaco denominado Ensite Velocity. Estos navegadores forman un equipo que permiten la reconstrucción de una imagen tridimensional del corazón que permite registrar la información eléctrica recoja por los diferentes catéteres para que el cardiólogo destruya y elimine el punto exacto del corazón que provoca la arritmia.

  • 1