sábado, 19 enero 2019
12:39
, última actualización
Local

"Si el nuevo proyecto del PSOE nace de la confrontación será otro fracaso"

Pese a la crisis, el alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, conservó su mayoría. Un año después, muchos le señalan como aspirante a dirigir el PSOE de Sevilla.

el 16 jun 2012 / 18:21 h.

TAGS:

El alcalde de Alcalá de Guadaíra, Antonio Gutiérrez Limones, en la terraza del Hotel Oromana.

-En todo el tiempo que lleva como alcalde de Alcalá de Guadaíra, ¿este es el momento más difícil?
-Ha habido dos momentos complicados. En el 95 fue una situación difícil porque además de la situación general hubo una deslocalización importante de empresas. Ahí es verdad que logramos combinar lo público-privado, hicimos un plan estratégico, conseguimos ser un modelo de referencia y Alcalá es ahora una ciudad que está preparada, mejor equipada con mejores infraestructuras. Pero es verdad que ahora tenemos una situación complicada. Tenemos que combinar dos cosas. Por un lado, las necesidades inmediatas, de las familias, y luego preparar a la ciudad para que genere mejores condiciones para salir de la crisis, y para los jóvenes.

-¿A qué atribuye que Alcalá resista como feudo socialista?
-Porque hemos conseguido una alianza de los alcalareños con el gobierno, hemos sido capaces de hacer las cosas a media distancia, construir un proyecto de ciudad a medio plazo, más allá de las elecciones, y la mayor parte de la ciudad se siente identificada con él. Recuerda lo que era Alcalá en el 95 y lo que ahora es, una ciudad moderna, equipada con infraestructuras y posibilidades. Estamos afrontando la crisis como el resto pero tenemos una ciudad con mas recursos y oportunidades. Hemos conseguido que el proyecto de ciudad sea de todos.

-Pero hubo desgaste el 22-M...
-En las municipales, el PSOE recibió su peor resultado que llegó en medio de la tormenta. Es verdad que ese malestar que existía con la crisis y con el Gobierno se notó en los alcaldes y alcaldesas. Afortunadamente, seguimos con la mayoría absoluta en Alcalá, aguantando como una de las pocas ciudades. Hemos sufrido el desgaste pero vamos a trabajar con la sociedad civil en un proyecto de futuro que genere empleo.

-¿Qué falla en el PSOE para que ciudades como Alcalá o Dos Hermanas sean excepciones?
-Tenemos que hacer un diagnóstico urbano, y del papel que juega el PSOE en las medias y grandes ciudades. No tenemos un diagnóstico profundo de la realidad, no lo hemos encauzado lo suficiente. Somos un partido municipalista y la vocación es gobernar en los municipios, pero en las zonas urbanas hay cosas que podrían mejorar.

-¿Cómo cuáles?
-Hay una parte de la clase media y trabajadora que se alejó de nuestras políticas porque no hemos sido capaces de explicarlas bien o no hemos llegado a tener la complicidad en el avance del modelo de estado social de derecho. El PP lo que está haciendo es aprovechar la crisis para recortar ese modelo social que hemos construido estos años, ellos quieren volver al modelo anterior, una sociedad para unos y otra para otros. Ahora hay una parte de la sociedad trabajadora que vuelve a mirarnos como organización que puede canalizar sus inquietudes y problemas. Estará con nosotros si somos capaces de estar a la altura.

-¿Y no le preocupa que ese debate autocrítico se aparque por el resultado de las autonómicas?
-No, todo lo contrario. Griñán es ahora mismo el presidente de los andaluces y la única referencia institucional del PSOE en España. Así, se pueden contraponer dos modelos en la respuesta a los ciudadanos. El PP quiere que unos paguen la crisis antes y otros después, y nosotros que salgamos todos juntos y a la vez. El único modelo de referencia que tenemos es el modelo que representa Griñán. Tenemos que reforzar nuestro apoyo sin fisuras y sin condiciones al gobierno de Griñán. Es tanto lo que nos jugamos fuera, que debe quedar aparcado lo demás. Me siento parte del proyecto de Griñán, como alcalde y como uno de los coordinadores parlamentarios en Madrid.

-¿Qué falla en el PSOE para que los tres grandes alcaldes estén a un lado, y la Diputación y decenas de regidores al otro?
-Rubalcaba y Griñán no pueden ser coartadas para otros intereses particulares. Rubalcaba es el secretario general de todos y Griñán es el secretario general de los socialistas andaluces, que tenemos un congreso regional en julio en el que tenemos que apoyarlo sin fisuras ni condicionantes. Tiene que reflejarse que Griñán es la única referencia institucional del PSOE. Con la que está cayendo hay que poner los focos fuera, no podemos hablar permanentemente de los problemas internos. Gastamos demasiado tiempo en cavar trincheras y poco en tender puentes. En segundo lugar, el congresillo lo que reflejó es que todos los que vamos a Almería apoyaremos a Griñán. Reflejó también una disfunción en el PSOE de Sevilla: no hay un proyecto ni una dirección. Los congresos provinciales deben servir para enriquecer el debate. Se abre un espacio en Sevilla, donde hay una gestora, en el que todos los militantes tienen el derecho y el deber de dar su opinión y contribuir a que otros la den. Se trata de canalizar la experiencia para un proyecto compartido. ¿Qué pienso yo? No puede ser otro proyecto de confrontación porque será otro fracaso. Tenemos que poner los focos fuera, hacia lo que demandan los ciudadanos. El proyecto tiene que ser municipalista y liberar el talento de los que forman parte del PSOE. En política se trata de conseguir consensos que permitan aunar fuerzas con otros para buscar soluciones a los problemas. En la situación en la que estamos necesitamos un nuevo proyecto donde todos tenemos que ser cómplices, dedicar más tiempo a escuchar que a escucharnos a nosotros mismos.

-¿Y está dispuesto a aspirar a liderar ese proyecto?
-Los diagnósticos son previos a las hojas de servicios... Muchos compañeros me llaman y hablo con muchos. Y voy a estar con aquellos que quieran hacer una diagnóstico de la situación para hacer un proyecto compartido y luego pondremos hojas de servicios... Hay problemas en la calle, y nosotros estamos demasiado centrados en nuestros problemas pero no escuchamos. Tenemos que cambiar las preguntas para encontrar otras respuestas, ver las cosas con otros ojos. Hay talento, ganas de romper las inercias en las que estamos. Juntos somos más y mejores. Los ciudadanos nos esperan, pero si volvemos a mirarnos adentro y no hacia fuera, estaremos equivocándonos. Primero es el diagnostico crítico de la realidad, porque para mejorar hay que detectar deficiencias. Busquemos un proyecto compartido de la mayoría y construyamos desde allí.

-¿Y dará entonces ahora ese paso adelante?
-Voy a trabajar con paso firme con todos aquellos que quieran construir un proyecto para Sevilla. Primero diagnostico y después la hoja de servicios. Es más importante que la mayoría de los socialistas nos sintamos identificados en un proyecto cercano, con el foco fuera, municipalista, y que debe salir desde el consenso.

-¿Buscar el consenso incluso con Susana Díaz y Villalobos?
-Susana es una de las grandes referentes del PSOE andaluz y tiene mi consideración, respeto y apoyo. Fernando es un muy buen presidente de la Diputación. Se tiene que dar el consenso con todos los que trabajen para hacer un proyecto de convivencia y de dar soluciones.

-¿El objetivo es llegar con una sola lista al congreso?
-Ahora tenemos el congreso regional, vamos a ver el modelo que vamos a implantar, de apoyo al liderazgo de Griñán. Luego será el provincial. Estoy convencido de que todos los socialistas queremos consenso, y un proyecto en el que nos sintamos todos identificados, eso es lo más importante.

-¿Pase lo que pase a nivel orgánico hay alcalde para rato?
-El puesto más hermoso que existe en política es ser alcalde de tu pueblo. Tengo ideas y proyectos para dar un impulso a Alcalá, trabajando para las nuevas generaciones de jóvenes que vean en nuestra ciudad una oportunidad para desarrollarse. Mi única y principal prioridad es ser alcalde de mi pueblo, a eso dedicaré todo mi tiempo

  • 1