Local

"Si el PP está obsesionado con que soy el diablo rojo del Gobierno, a mí plín"

Consejera roja, irreverente e incluso violenta. El PP la ha llamado de todo, pero a ella no le "importa". Elena Cortés (Priego de Córdoba, 1973), mujer del aparato del PCA, lleva casi un año dando la vuelta como un calcetín a las políticas de vivienda y obras públicas llevadas a cabo por el PSOE, de las que reniega totalmente. Su objetivo es clarísimo: la insumisión ante los desahucios. Ella, por si acaso, ni tiene casa en propiedad ni coche.

el 16 mar 2013 / 12:13 h.

TAGS:

La consejera de Fomento, Elena Cortés, de Izquierda Unida. / J.M. Espino La consejera de Fomento, Elena Cortés, de Izquierda Unida. / J.M. Espino -Supongo que estará contenta con la sentencia del Tribunal Europeo sobre los desahucios. ¿Marcará un antes y un después? -Muy contenta. Es una victoria de la sociedad civil organizada y de varios jueces. La sentencia viene a decir que el ordenamiento español no se ajusta a la normativa europea. Ha habido 400.000 desahucios ilegales en España, 80.000 en Andalucía. Llevamos 19 años con un ordenamiento jurídico que no protege a los consumidores de las prácticas abusivas. Hay una clara injusticia con los desahucios pero habrá que ver las derivaciones que tiene, por ejemplo, con las preferentes. Ahora en Andalucía nos toca ver qué herramientas jurídicas y políticas nos da esta sentencia. -Los jueces pueden desde ahora paralizar desahucios. -Efectivamente. Desde el punto de vista político veo además dos lecturas: una, las responsabilidades de los gobiernos desde Felipe González, Aznar, Zapatero y Rajoy, que no aplicaron esa directiva europea; y la aprobación de la ILP como propuesta de mínimos. No es posible que el Congreso no apruebe esa Iniciativa Legislativa Popular, que entre otras cosas aboga por la dación en pago, el alquiler social y el cambio de las dos leyes injustas. -Pero Rajoy no va a tener más remedio que acatarla, ¿no? -Sí, el muro se agrieta con esta sentencia, pero ahora es necesario movilización y propuestas de la sociedad civil. Lo que ha demostrado el Gobierno del PP es que va muy por detrás de las demandas de la ciudadanía. No valen ya más demoras porque la sentencia es clara. -Usted exige que se restituyan derechos con carácter retroactivo. ¿Cómo se consigue eso? -La ILP pide la dación en pago con carácter retroactivo. La sentencia pone blanco sobre negro que en este país se ha estado desahuciando a familias con una ley ilegal y ahora habrá que ver cómo se restituye esa violencia que las familias han sufrido. Privar a una familia del derecho humano a la vivienda, echarla de su casa y además que tengan una deuda de por vida es una violencia espectacular y habrá que ver cómo se resarce. -Una violencia que a su juicio ha estado permitida durante años por los gobiernos de PSOE y PP. -A mi juicio, el bipartidismo ha consentido esa injusticia social. -Su objetivo al llegar a la consejería fue paralizar los desalojos. Han tomado medidas, pero ¿pueden hacer algo más la comunidad, le queda más margen? -IU ha demostrado que cuando se quiere, se puede, y hay que exprimir las competencias. Recuerdo mis primeras declaraciones como consejera, cuando decía que Andalucía iba a ser insumisa a los desahucios y nos miraban como extraterrestres. Nadie pensaba que era posible algo tan sencillo como ejercer el gobierno respondiendo a las necesidades de la mayoría social porque hasta entonces no se había hecho. Ahora vamos a exprimir las competencias en cuanto a la función social de la vivienda; en eso estamos trabajando con cuidado jurídico. -Preparan un decreto para sancionar las viviendas vacías. ¿Cómo y a quién se va a multar? -No es racional que haya viviendas vacías y gente que las necesite. Estamos trabajando en ello, pero no te puedo contar mucho más. -¿Cómo van las conversaciones con los bancos para frenar los desahucios? -Más lentas de lo que nos gustaría. Todo lo que vemos de Bankia y el Sareb indican que las entidades financieras aún no ven que hace falta un cambio de mentalidad y que deben responder a las necesidades de las familias. Hay buenas intenciones, pero no se han concretado. -Desde que llegó al Gobierno ha protagonizado varias polémicas, la última sobre las corralas. -Aún estoy alucinada después de haber escuchado a Alicia Martínez decir las barbaridades que dijo, graves acusaciones que se han demostrado falsas y que todavía no haya reconocido ni pública ni personalmente que se equivocó. Hay un intento de criminalizar a los movimientos sociales y a las corralas. El PP está obsesionado con IU porque demostramos que las cosas se pueden hacer de otra manera y que hay alternativas. Si el PP está obsesionado con que soy la consejera roja o el diablo rojo del Consejo de Gobierno, a mí plín. Ellos verán. Ni me importa ni me preocupa. Trabajo para demostrar que tenemos un modelo completamente diferente al del PP. -¿Por qué no se suma el PP al programa andaluz contra los desahucios? -Lo del PP es curioso. Cuando presentamos las oficinas antidesahucios nos dijeron que les habíamos copiado la idea y les animamos a sumarse. Hemos firmado con 70 ayuntamientos y solo dos del PP. El PP debería de aclararse. No sé si tiene mala conciencia porque no ha paralizado los desahucios en el parque público, como sí ha hecho la consejería. Nosotros somos muy pesados, como un martillo pilón, y esperamos que se sumen. -La consejería prepara un nuevo plan de vivienda radicalmente opuesto a los anteriores. ¿Ha sido equivocada la política de vivienda del PSOE en Andalucía? -Sí (silencio). Totalmente. El plan de vivienda no respondía a las necesidades, a la vista está, tampoco estoy descubriendo la pólvora. El plan nació fracasado, tenía una gran dependencia del sector financiero y vamos a tratar de cambiar, porque cuando IU llega al Gobierno es para cambiar las cosas, no para que haya un gobierno de continuidad. Va a haber un cambio, fomentando alquiler y rehabilitación para reconvertir a la construcción. -Uno de los gestos más significativos fue el recorte de privilegios en la Empresa Pública del Suelo. ¿Sigue habiendo más empresas públicas en Andalucía con esas condiciones o el caso de EPSA era flagrante? -Yo es el que conozco. Cuando conocimos el sobredimensionamiento de los altos directivos procedimos a políticas de austeridad porque era justo y necesario. -¿El sector público andaluz está bien dimensionado? -Es necesario repensar globalmente el sector público. Lo público es totalmente necesario. -¿Pero no pensará como el PP que sobra la administración paralela? -Todo lo contrario. Todo lo que sea ahogar el Estado en la bañera, es un problema para la mayoría social; toda privatización tiene un efecto brutal. El PP lo que busca es el botín de las empresas públicas, una vez que se privatizaron las estatales, buscan las de comunidades y ayuntamientos. En Andalucía tenemos un gobierno que defiende lo público y el sector público es clave. -¿Teme que ese sea el trasfondo de la reforma local? -Eso es lo que pretende el PP, el botín de los servicios públicos, que en los ayuntamientos se residencian básicamente en la basura y en el agua. Eso es lo que esconde también la excusa o la cortinilla del déficit, el botín de los servicios. -Su departamento es el que más ha soportado la tijera. ¿El sector de la construcción puede sobrevivir con tanto recorte? -Necesita una reconversión y en eso trabajamos, en focalizar la rehabilitación de vivienda, que tiene un enorme potencial de empleo. -¿Pero la Junta les va a pagar lo que le debe, hay un calendario? -Si no recuerdo mal en diciembre hemos pagado más de 180 millones al sector de la construcción. No nos vamos a comprometer a nada que no podamos cumplir, no va a haber trampa ni cartón. Seguimos pagando, lo acabamos de hacer con el metro de Granada. -¿Hace menos daño que una constructora cierre a que familias se queden sin ayudas sociales? -Una pregunta complicada. Ninguna de las dos cosas son positivas, ni que se pierda tejido productivo ni prestaciones sociales. Si me preguntas si es preferible que haya mamografías o un buen sistema público de educación a continuar las infraestructuras, digo que sí. -Griñán regulará las consultas populares en un guiño a IU, pero el PSOE en el Gobierno andaluz no comparte una consulta sobre los recortes. ¿Quién tragará? -No sabía que no lo comparten. -La consejera de la Presidencia y otros socialistas se han desmarcado. -Bueno, antes decían que no estaban de acuerdo con las consultas populares y ahora sí. Insisto, IU ha llegado al Gobierno para cambiar las cosas y las políticas. -IU alegó que ha tenido que aceptar el recorte al Presupuesto que no estaba en el acuerdo programático. ¿Habrá consulta? -Espero que sí porque es razonable preguntarle a la ciudadanía algo que le afecta profundamente. La ciudadanía está pidiendo una política del siglo XXI. -A muchos socialistas les rechina la admiración de IU hacia el socialismo bolivariano. El PP ha encontrado ahí un filón. -IU tiene una opinión clara y otros tendrán otra. Lo que el gobierno venezolano ha conquistado en estos años es absolutamente claro desde el punto de vista social y de la dignidad de un pueblo. Ha puesto a Venezuela en las portadas por algo más que por las misas y por el petróleo se lo repartían unos pocos. -¿Habría que importar a Andalucía este modelo? -Hay elementos claros de los que aprender. Mientras Europa está en absoluta decadencia, con unos ajustes brutales, con una defensa del capitalismo más feo y violento, Latinoamérica demuestra que se pueden hacer las cosas de otra manera. No hay que mirarla por encima del hombro, si no de tú a tú. -En breve se cumple un año del 25-M. ¿Qué ha sido lo mejor del pacto de Gobierno PSOE-IU? -Lo mejor de las elecciones fue que el pueblo andaluz rompió con el bipartidismo, había un guion escrito y el pueblo lo cambió. Lo mejor es que se constituyó un gobierno de izquierdas, con 250 medidas y 25 leyes. Hemos defendido políticas de izquierda frente a los recortes. -Muchos no daban un duro. -Ya te digo. Cuando se pone por encima de todo la política y la respuesta a la realidad, las otras cosas pasan a un lugar secundario, pierden importancia. -Alguna pega le pondrá al pacto. -El primer recorte fue un momento duro, pero el balance es absolutamente positivo. Hay que mejorar, por supuesto. -¿Es José Antonio Castro el mejor sucesor de Diego Valderas? -El mejor sucesor lo vamos a encontrar entre todos los militantes de IU. Habrá un equipo que suceda a Valderas como coordinador, porque Diego Valderas va a seguir como el mejor vicepresidente que ha tenido la Junta de Andalucía en toda su historia. -Usted se autodescartó. -Sí. -¿Pero tendrá un favorito? -En IU no hay fumatas blancas, hay debate colectivo y apuestas colectivas. Mi favorito es un buen equipo humano que sea capaz de seguir ensanchando a IU y de ver cómo organizamos mejor una respuesta a la agresión de la Troika. -¿Se ve en un futuro de candidata a la Alcaldía de Córdoba? -No hago futuribles.

  • 1