Local

Sí interesa

Lo saben bien nuestros alcaldes, que se muestran perplejos por la atención que suscita entre sus vecinos la retransmisión íntegra de los plenos de sus respectivas corporaciones.

el 15 sep 2009 / 01:15 h.

Lo saben bien nuestros alcaldes, que se muestran perplejos por la atención que suscita entre sus vecinos la retransmisión íntegra de los plenos de sus respectivas corporaciones. A través de las consabidas televisiones locales o municipales, es habitual contemplar unas sesiones maratonianas y, en muchos casos, incluso en horas de dura competencia con la televisión comercial, contando este tipo de programas con una importante audiencia. El éxito es tal que los distintos grupos políticos, conscientes de la trascendencia y publicidad que tienen sus apariciones, procuran acaparar el mayor protagonismo posible.

No deja de ser éste un fenómeno singular que tampoco nos debe resultar extraño a tenor de lo ocurrido con los debates televisivos que hemos tenido en estos días. A los ciudadanos, ¡claro que les interesa la política! Les atrae la discusión de sus representantes públicos sobre los asuntos que les afectan y si es en plena campaña electoral, más todavía. Ésta debe ser una de las enseñanzas que nos ha de quedar clara tras los comicios del 9-M. A partir de ahora, no valen esos análisis que determinan, no sin cierto desprecio, que la política no importa a la gente. No es cierto. Cuando de lo que se trata es de hablar sobre nuestras cosas y de nuestro futuro se cuenta, de inmediato, con el favor de la gente que, desde luego, no pasa, ni muchísimo menos, tal y como a algunos, desde luego que pocos afectos al sistema democrático, se encargan de airear en cuanto aparecen hechos adversos, como ocurriera, por ejemplo, con la alta abstención que se dio en el referendum del Estatuto andaluz.

Entonces los hubo que obtuvieron conclusiones equivocadas en torno al supuesto desapego de la "sociedad civil", como ellos llaman. Sin embargo, qué dirán ahora tras producirse ese masivo seguimiento de todo tipo de debates. Son ellos, precisamente, los que están desconectados de la realidad.

Periodista. opinion@correoandalucia.es

  • 1