Deportes

Si no hubiese sido el Barça...

El Cajasol se despidió de la Copa después de soñar durante 36 minutos con la proeza. Mantuvo el pulso en los parámetros que le podían abrir una oportunidad, pero el Barça le exigió un partido perfecto que su juego de ataque estuvo lejos de proporcionar salvo en un primer cuarto realmente espectacular.

el 18 feb 2010 / 22:32 h.

Ricky Rubio trata de zafarse de Triguero.
 

El arranque de partido era fundamental para calibrar el autoconvencimiento del equipo de Joan Plaza, y la respuesta no pudo ser mejor. Apareció en la inmensidad del Bizkaia Arena la mejor versión del quinto clasificado de la ACB, que untó a su ya afamada defensa un acierto ofensivo inusual en la escuadra del San Pablo, que se presentaba en Bilbao en una dinámica ofensiva muy poco estable. Ahí radicaban las grandes dudas para estar a la altura de la elevadísima exigencia que supone confrontar al Barcelona. Pero con unos porcentajes de más del 80% en tiros de dos, con siete jugadores anotando y la guinda del triple (3 de 5), el equipo de Plaza no es que cogiera la estela del calificado como mejor equipo de Europa, sino que logró desarbolarlo y mandar con soltura en el marcador logrando paralizar a la bestia (13-23), dirigidos por el capitán Kirksay y la sorpresa del gran rendimiento de Radenovic en el rebote.

El Barça fue cogiendo también temperatura en defensa y los triples de Lakovic echaron el rodillo a andar. Con muy poco, de forma muy sencilla, empató el partido en los inicios del segundo cuarto (33-33), cuando el Caja empezaba a tener dificultades incluso para mirar a canasta. Con menos velocidad de traslado de balón, las situaciones de tiro empeoraron extraordinariamente y se resintieron los porcentajes, sobre todo los del triple, sin un solo acierto de cinco intentos en estos segundos diez minutos. No obstante, el Caja aguantó en pie gracias a su defensa, y no desesperó. También gracias a la electricidad de Calloway, que proporcionó un oxígeno vital con sus puntos en penetración.

Tras el descanso, la tendencia de más a menos del Caja continuó. El Barça no sólo seguía haciendo gala de la mejor defensa del continente, sino que empezó a romper la eliminatoria con el rebote ofensivo, que proporcionaba a los azulgrana un remanente de canastas fáciles, casi todas mates. También lograba correr, Ricky Rubio se lucía, y los de Plaza parecían perder la fe (59-47). Sin embargo, de nuevo se puso de manifiesto eL carácter irreductible de este grupo. Halló el camino de sumar puntos percutiendo para sacar tiros libres por faltas. Un triple de Radenovic encendió el BEC (63-62), siempre al lado de David, pero el sueño se desvaneció después de un triple de Navarro (68-63) al que siguieron dos pérdidas muy dañinas de Savanovic y Calloway que hicieron imposible el milagro, el que buscó el Cajasol con el convencimiento que llenó de orgullo a sus aficionados. 

77 - Regal Barcelona (20+17+22+18): Rubio (5), Navarro (15), Mickeal (14), Lorbek (10) N'Dong (4) -cinco inicial- Basile (3), Lakovic (12), Morris (6), Grimau (2), Vázquez (6).

72 - Cajasol Sevilla (24+13+12+23): Calloway (12), Ellis (7), Kirskay (15), Triguero (4), Savanovic (11), -cinco inicial- Miso (3), Rey (-), Douglas (11), Radenovic (8), Satoransky (1).

Árbitros: De la Maza, Redondo y García González. Sin eliminados.

Incidencias: Segundo partido de la primera jornada de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el BEC de Barakaldo ante 12.834 espectadores.

  • 1