Deportes

"Si no mantengo el nivel, los años de contrato no me servirán de nada"

Hace escasas fechas, el lateral barcelonés, indiscutible en las alineaciones del Sevilla, amplió su vinculación con el club tres temporadas más, hasta 2016.

el 13 nov 2011 / 20:49 h.

Fernando Navarro, entrenándose.

-Su relación con el Sevilla va para largo. Llegó en 2008 y hoy en día es titular indiscutible, además de un futbolista valorado y querido por la afición. Hace escasas fechas prolongó su contrato hasta 2016. Eche un vistazo hacia atrás. ¿Qué ve?

-Todo esto es el reflejo del trabajo de los años que llevo aquí. La verdad es que estoy muy contento por poder seguir en un equipo como el Sevilla, pero también sé que si no mantengo el nivel, los años de contrato no me servirán de nada. En esto del fútbol, y más en un equipo tan grande como el Sevilla, las cosas son así.

-La renovación fue un visto y no visto, se cerró en un par de días. Hablaron un sábado y el lunes posterior fue anunciada por el club...

-La verdad es que fue muy sencillo. En primer lugar, valoro el bienestar de mi familia. Cuando tienes niños es importante darles una estabilidad. También somos felices tanto en la ciudad como en el equipo. En segundo lugar, no había muchas cosas que discutir. Tanto el Sevilla como yo estamos contentos. Se ofrecieron cosas que a los dos nos satisfacen y no había que dar más vueltas ni buscar recovecos. Si estás contento aquí, ¿para qué buscar fuera?

-Cuando finalice su contrato tendrá 33 años. Tal como está el fútbol, y teniendo 29 años, los vínculos suelen ser más cortos. ¿Le sorprendió ampliar el suyo en tres temporadas más?

-Bueno, en mi cabeza estaba... no sé. Yo vivo el presente, me encuentro bien y no va a ser un problema tener más años de contrato. Hay un poco de mitificación con los jugadores que pasan de 30 años. Se está viendo que donde más se mira el DNI es en España. En las ligas europeas hay muchos jugadores que pasan de los 30 años y dan un gran rendimiento. En España, pues bueno... Existe un poco ese estigma.

-Usted siempre ha dicho que en el Sevilla se ha hecho un futbolista más competitivo...

-Yo venía de un equipo como el Mallorca. Sabemos cómo es la isla, su afición, el nivel de exigencia del club... Allí la vida del futbolista es mucho más tranquila. Cuando vienes a un equipo tan importante como el Sevilla, a una ciudad tan futbolera y tienes este nivel de exigencia diario... pues todo eso te hace ser más competitivo, porque si no es así, te come la responsabilidad. El paso al Sevilla me ha hecho mejorar, ser mejor jugador de fútbol.

-Su debut fue con 19 años y nada menos que en el Barça...

-Ya el año anterior, con 18, empecé a entrenarme con el primer equipo, con Serra Ferrer. Luego, con 19 años, en un partido donde había muchos lesionados e internacionales fuera, al que fuimos varios del filial, salí sustituyendo a Reitziger, jugando contra el Superdépor. Al año siguiente conseguí tener ficha en el primer equipo del Barcelona, algo que, si lo analizas ahora, ves que es todo un logro. En mi primer año como profesional tuve una grave lesión de rodilla y estuve diez meses lesionado. Luego, el Barça me dio la oportunidad de jugar con el filial, pero decidí irme al Albacete, que por entonces estaba en Primera, aunque jugué muy poco. Nos salvamos y regresé al Barcelona con la idea de afianzarme, pero no pudo ser y me marché al Mallorca con 22 años para hacerme un nombre, en busca de oportunidades. Gracias a Dios tuve la suerte de tener continuidad, de hacer buenas temporadas, y di el salto al Sevilla.

-Curiosamente, esa lesión fue ante su actual equipo...

-Sí, en el famoso 0-3 del Camp Nou, un mes de diciembre. Son las casualidades de la vida: lesionarme ante el equipo en el que actualmente estoy disfrutando de mis mejores años.

-Volvamos a su evolución como futbolista. La llegada de Gregorio Manzano ha sido importante para usted...

-Siempre hay entrenadores con los que, por forma de ser, conectas más. Manzano entró en el Mallorca cuando yo tenía 23 años y mantengo una muy buena relación con él desde entonces. Seguimos hablando. Me ha aportado muchas cosas; no sólo a nivel futbolístico sino también personal. La verdad es que ha sido un hombre clave en mi carrera.

-No lo tuvo fácil porque llegó con la temporada en marcha y, además, fue una campaña con bastantes problemas...

-Entró en una etapa muy convulsa, con eso que llamáis transición, cambio de ciclo, y para él no fue fácil. Cada día había un problema. Él intentó ser lo más profesional posible, que lo es y mucho, y a pesar de todo consiguió dejarnos quintos en la tabla. Hay que agradecerle el trabajo que ha hecho aquí en el Sevilla.

-Esta temporada el equipo comenzó la temporada siendo apeado nuevamente de Europa, en la Liga está cerca de los puestos de cabeza y se habla de la necesidad de mejorar el juego...

-Si la gente nos exige, es porque sabe que podemos dar más. Viendo los jugadores que tenemos, podemos dar un nivel alto. Tenemos muy buena plantilla, muy competitiva, muy compensada. La temporada empezó mal por esa eliminación, pero luego hemos tenido un buen arranque de Liga ante equipos importantes, aunque estos tres últimos partidos lo han empañado. Nos faltan cuatro o cinco puntos de esos partidos para poder ser terceros o cuartos.

-¿Se siente fuerte el equipo, capacitado para pelear con garantías por los objetivos?

-Esto acaba de empezar. Sabemos que es importante estar arriba cuanto antes, pero por ejemplo hemos ganado al Valencia con dos jugadores menos, y aunque esté por encima, no tenemos nada que envidiarle. También está el Málaga, al que ganamos. En realidad todos somos parecidos, cada uno con sus características. También Atlético y Villarreal, que seguro que remontarán.

-En su opinión, ¿es muy mejorable el juego del equipo?

-Es evidente que siempre se pueden hacer mejor las cosas. El equipo está trabajando para ser cada día mejor. Yo estoy muy tranquilo porque le pone mucho empeño y quiere hacer las cosas bien. Ese es el camino para estar mejor y poder luchar en la parte alta de la clasificación. Pero bueno, a veces es complicado decir ¿Qué quieres? ¿Jugar mal y ganar como el día del Sporting? ¿O como el día del Granada, que hicimos quince tiros a puerta y nos ganaron al contraataque? A veces el fútbol es oportunista, pero sabemos que lo importante es ganar. Nos gustaría hacerlo por tres o cuatro goels a cero, sería fantástico, pero hoy en día jugar bien y ganar no es tan fácil.

-A nivel individual, su temporada está siendo brillante y se habla de la posibilidad de verle nuevamente en la selección. ¿Cómo vive todo esto?

-La experiencia me ha hecho ser prudente porque son decisiones que no depende de mí, sino de otros. Por mi parte, intento hacer las cosas lo mejor posible, y eso es el trabajo diario, los partidos... Luego hay personas que tienen sus gustos, sus pensamientos, y son respetables. La ilusión está ahí, pero el seleccionador está optando por otras alternativas. Hay que ser realistas y saber que hay jugadores por delante que tienen su confianza, aunque la ilusión de volver a estar ahí no la pierdo.

  • 1