domingo, 17 febrero 2019
06:26
, última actualización
Cofradías

«Si somos Iglesia, la Virgen de Regla debe ir al Viacrucis de Madrid»

La hermandad de Los Panaderos decide hoy el posible traslado de su dolorosa a la capital de España. Emilio Santiago, el hermano mayor, tiene claro que no pueden fallar.

el 27 jul 2010 / 18:52 h.

Emilio Santiago, hermano mayor, ayer ante la Virgen de Regla.

-¿Le quita el sueño el cabildo de esta noche?
-Sí me quita el sueño, entre comillas, porque creo que tenemos en nuestras manos una responsabilidad bastante grande.


-¿Quién se juega más en este envite: la hermandad de los Panaderos, las cofradías de Sevilla, el propio arzobispo...?
-Yo creo que de todo un poco... O sea, el arzobispo, en primer lugar, no se juega absolutamente nada porque él dirige la diócesis y le debemos respeto y obediencia como así marcan nuestras reglas y creencias cristianas. ¿Las hermandades? Creo que es respetable lo que cada una se quiera plantear. La mía en concreto sí se lo juega. Para mí, nuestra dolorosa debe estar con el máximo representante de la Iglesia en el mundo, que es el Papa. Si somos Iglesia, creo que la Virgen de Regla debe estar en Madrid.


-¿Qué sensaciones tiene ante el cabildo de esta noche?
-Sinceramente, no lo sé porque he escuchado de todo un poco.


-¿Han hecho campaña en favor del traslado?
-No nos hemos movido ni en un sentido ni en otro. Creo de lógica que todos los hermanos deben tener la libertad y potestad de votar lo que crean más conveniente para su hermandad y sus creencias. Evidentemente, si yo no estuviera convencido, como lo estoy, de que debe salir el sí yo esto no lo hubiera planteado a mi junta de gobierno ni hubiera convocado un cabildo extraordinario.


-¿Qué papel ha jugado Manuel Soria en este proceso?
-Manuel Soria es el delegado diocesano de Hermandades y Cofradías y ha jugado el papel que le corresponde a su cargo.


-¿Imagino que la junta de gobierno defenderá esta noche el respaldo al traslado?
-Evidentemente. Si aquí no hubiera existido un acuerdo unánime por parte de la junta de gobierno no hubiéramos ido a un cabildo extraordinario.


-¿Qué argumentos emplearán para convencer a sus hermanos de la bondad del viaje?
-El más sólido es por motivos pastorales: si soy Iglesia y viene a España el máximo representante de la Iglesia en el mundo, yo tengo que ir adonde me diga que debo de ir, o no soy Iglesia. Hoy día, tenemos los medios de seguridad necesarios para el traslado de la Virgen, y así se lo explicaremos a los hermanos. Ahí está el Cristo de Martínez Montañés que ha viajado a EEUU y Londres y no ha ocurrido absolutamente nada. El IAPH nos ha asesorado lo suficientemente bien para poder gestionar esto.


-Argumentos pastorales y técnicos aparte, falta hablar de la financiación del viaje.

-Está totalmente solventada. De hecho, desde un primer momento condicionamos el viaje a que la financiación de todos los gastos sea sufragada fuera del presupuesto general anual. Si yo hoy no hubiera tenido el dinero hubiera suspendido el cabildo porque de la hermandad no puede salir ni un euro.


-¿En cuánto han presupuestado el viaje?
-No se lo puedo decir porque, gracias a Dios, hay empresas que han colaborado con sus propios medios altruistamente. Le estoy muy agradecido a Adolfo Vela, hermanos mayor de la Esperanza de Triana, porque nos ha asesorado bastante bien sobre cómo lograr la financiación.


-¿El Consejo ayudará económicamente al traslado?

-El Consejo no puede dar un duro de sus presupuestos porque ese dinero es de las hermandades. Pero tenemos la garantía de que una serie de fundaciones aportarán al Consejo el dinero que la hermandad necesite siempre y cuando vayamos a Madrid.


-¿Han tenido ya contactos con los organizadores en Madrid?
-Sí. Acólitos, costaleros y banda se hospedarían en un colegio mayor de Madrid.


-¿Se ve ya en Madrid? ¿Ha soñado ya con ese momento?
-He soñado con un momento que sería historia. Que el Papa se ponga de rodillas a rezar ante la Virgen de Regla es una posibilidad que se da una vez en la vida y será ésta si los hermanos lo creen conveniente.


-¿Qué pasaría si el cabildo rechazara esta noche el viaje?
-Tendré que respetar lo que digan mis hermanos. Si deciden que no, será muy respetable.


-Pero eso sería indisponerse con un arzobispo que dos meses después tendrá que coronar a la Virgen de Regla.
-El arzobispo no entra absolutamente en esto en nada y merece todos mis respetos. Me ha demostrado la clase de persona que es y de él sólo puedo hablar cosas muy buenas. Creo que no se debe mezclar una cosa con la otra. A nosotros se nos planteó la posibilidad de acudir a Madrid y entendimos que como Iglesia que somos deberíamos estar allí. Si yo soy Iglesia, creo en Dios y soy practicante, ¿cómo no voy a ir?


-¿Tiene la sensación de que hoy no pueden fallar?   
                                            -Realmente pienso que como Iglesia que somos, nosotros no debemos fallar a la Iglesia.

-Usted seguro que algo presiente: ¿qué porcentaje de posibilidades hay de que esta noche la hermandad apruebe el traslado de la Virgen a Madrid?     -No lo sé. Me he querido mantener al margen para no presionar a nadie. Es más, no he presionado ni a mi familia. Les he dicho que cada uno vote en conciencia según sus creencias y lo que cada uno crea qué es la Iglesia para él. Hoy día, vivimos en una época difícil, en la que nos quieren quitar los crucifijos, nos quieren quitar las clases de religión de los niños, donde la cultura de raíces profundamente cristianas en la que nos hemos criado nos la quieren quitar. En esta coyuntura creo que no debemos de desaprovechar ninguna ocasión para dar un testimonio público de nuestra fe. Mi único objetivo durante todo este tiempo ha sido buscar las fórmulas económicas para hacer viable el viaje sin que a la hermandad le costara un duro. El resto, repito, creo que cada uno tiene que votar según le dicte su conciencia.

-¿Aprecia usted un déficit de eclesialidad en las hermandades?                                                                                                              -No conozco a las demás. Pero en mi hermandad, seguro que no. No lo puedo sentir así. Y pienso que hoy se demostrará.

  • 1