lunes, 19 noviembre 2018
03:17
, última actualización
Local

"Si vienen los alemanes, quema todo..."

La hija de Manuel Chaves Nogales recuerda anécdotas del periodista y también la dramática despedida de su familia

el 18 may 2012 / 09:20 h.

TAGS:

El 18 de julio de 1936, Pilar Chaves se hallaba estudiando en Inglaterra, como su hermana Josefina, cuando recibió la visita de sus padres. "Allí, un señor le dijo a mi padre que había ocurrido algo en España. ¿Qué podría haber ocurrido? Creo que él sabía algo, alguien pudo avisarle de lo que iba a suceder".

Son recuerdos de la hija de Manuel Chaves Nogales, el periodista y escritor sevillano al que se dedica este año la Feria del Libro . Una memoria que Pilar quiso compartir ayer ante un concurrido público con el periodista Jesús Vigorra, dentro del ciclo Del olvido al mito, antes de la mesa redonda que reunió a Jorge M. Reverte, José Andrés Rojo y Carlos García-Alix.

"En Madrid, vivíamos en la misma casa donde se publicaba el periódico Ahora, las rotativas abajo y nosotros arriba", recordó Pilar Chaves. "Como mi padre era muy amante de Inglaterra, pensó que estaría bien que estudiara allí. Vino conmigo hasta aquella casa enorme en medio del campo, donde me quedaría. Fue la primera vez que tuve miedo, en medio de todo el jaleo de aquella época. Me engañó asegurando que seguiría visitándome a menudo, hasta que me acostumbrara: al día siguiente me llamó desde París, diciendo que tenía mucho trabajo. Estuve un año sin ver a mis padres".

Todo esto lo contó Pilar con una sonrisa, como cuando explicó que "no era un hombre severo, pero sí bastante serio; al menos, con sus hijos, cuando hacía falta", agregó. "Estaba comprometido con muchas cosas, aunque nunca perteneció a ningún partido. Pero lo más impresionante es que nunca aprendió ninguna lengua extranjera. ¡Tomaba notas en Moscú sin saber ruso!".

La hija del autor de Juan Belmonte y El maestro Juan Martínez que estaba allí evocó también la última vez que vio a su padre, cuando, desplazada la familia a París en el año 40, dijo adiós para establecerse en Londres, donde fallecería en soledad cuatro años después a causa de una peritonitis. "Fue un momento muy duro para él. Todo el mundo se había marchado de nuestro piso, mi madre estaba embarazada y nuestro único problema era sobrevivir. Fuimos repatriados de París a Hendaya.

Llegamos hasta Irún, pero allí, cuando vieron la palabra Chaves en el pasaporte, nos impidieron cruzar. Nos metieron en el campo de refugiados donde mi madre tuvo a mi hermana. No supimos cómo había salido mi padre hasta que leímos, muchos años después, La agonía de Francia", apuntó.

Del talento de Manuel Chaves Nogales sólo supieron andando el tiempo. "Sabíamos que él había escrito muchas cosas, pero no estábamos al tanto de su alcance. Después de que se marchara, no encontramos nada de él. y en las librerías, como se imaginarán, no se podía ni preguntar por él. Ahora es un tiempo distinto, es un tiempo propicio. Antes no lo era. Ahora la gente lee más y se ha olvidado un poquito de los odios de la guerra", explicó la hija del periodista, sin dejar de mostrar cierta sorpresa por el renovado éxito de aquellos libros.

En todo caso, Pilar Chaves no olvida los últimos momentos que pasó con su padre, sin saber que les decía adiós para ingresar en la leyenda. "En París, sabía que los alemanes vendrían a buscarlo. Allí fue donde me dijo: si vienen, lo quemas todo. Y cuando vinieron a los 15 días, efectivamente no había nada. Sólo una mujer embarazada con tres niños", concluyó.

  • 1