Local

... siempre habrá poesía!

el 18 ene 2012 / 21:08 h.

TAGS:

Imagen de la exposición.

En la planta baja una muestra retrospectiva sobre la Operación Clavel, en la superior, un remanso de paz: La construcción del mito Bécquer, una estancia al completo, a media luz, casi de ciencia ficción (....esas luces láser...), en la que se rememora el idilio entre el poeta eterno y una ciudad que hoy, en pleno siglo XXI, no ha olvidado al escritor.

El Espacio Santa Clara es el reducto de las muestras exquisitas, esas que no tienen grandes obras pero que glosan, desde unos flancos u otros, la intrahistoria de la ciudad. Rememorar a Bécquer hubiera sido fácil. Conmemorar su imagen grabada en la retina y cincelada por el marchenero Lorenzo Coullaut no lo era tanto. El diseño del escultor quiso cifrar la leyenda de Bécquer como poeta del amor y del dolor. Enclavada en el Parque de María Luisa, ahí permanece desde el 9 de diciembre de 1911, siendo testigo mudo de amores y arrebatos.

La exposición -en la que suena continuamente un hilillo pianístico que invita no se sabe bien si a la reflexión o a la siesta- explica cómo la orilla del río iba a ser el destino primero de una escultura que fue a hacer Antonio Susillo. Juzgado como un pecador y un materialista por los valedores de la moral, Bécquer no era un tipo bien visto a comienzos del siglo XX. Menos mal que los Quintero andaban por ahí para reivindicarle.

Si lo que quiere es conocer al autor de Rimas y leyendas, lo mejor que puede hacer es abrazar a la sombra de un bambú (o de un pino si le viene más a mano) la lectura de cualquiera de sus libros. Pero, antes, durante o después no se prive de darse una vuelta por Santa Clara.

Descubrirá un cupón becqueriano de la ONCE de 1886 y podrá oír hasta una partitura del desconocido compositor Fredrik Pacius sobre la Rima III ‘Las Golondrinas'. También Albéniz, Chapí y Bretón hicieron música de salón asidos a los versos del sevillano.El mito hispalense de Bécquer no surgió de la nada. Se demuestra aquí observando la cantidad de ediciones pretéritas de sus obras que se cocinaron en las imprentas sevillanas o admirando los pequeños bocetos escultóricos de Coullaut. También se comprueba en la lectura de las encendidas defensas de los hermanos Quintero.

¿Más? Aquí está también la esquela que, en abril de 1913, anunciaba el traslado de los restos mortales de los hermanos Bécquer, instantáneas de la capilla ardiente, afiches de sesiones escénicas en el Teatro San Fernando y un vídeo pletórico en imágenes del poeta a lo largo y ancho de la ciudad. Nada, en fin, demasiado importante. Puede vivir sin visitar la muestra. Pero si lo hace, su espíritu se lo agradecerá: "Nada honra tanto a un pueblo, nada lo enaltece como el culto de sus glorias queridas". Los Machado dixerunt.

DE UTILIDAD

Qué: Exposición ‘La construcción del mito Bécquer'.
Dónde: En el Espacio Santa Clara (C/ Becas, s/n)

Cuándo: Hasta el 12 de febrero. De martes a sábado de 11.00 a 14.00 horas y de 16.00 a 20.00 horas. Domingos sólo por la mañana.
Más información: La muestra conmemora la construcción de un monumento que se ha convertido en lugar de peregrinación para los amantes de la literatura: el conjunto escultórico dedicado a Bécquer en el Parque de María Luisa.  

  • 1