Local

Siempre hay un pero...

La voluntad de acuerdo para crear empleo que esgrimen PP, PSOE e IU choca con la política

el 27 feb 2013 / 21:20 h.

TAGS:

Los portavoces de los tres grupos municipales coinciden en señalar a los 90.000 parados sevillanos como su prioridad, comparten que la situación es urgente y aseguran tener voluntad de llegar a acuerdos para intentar hacer lo posible por paliarla. Sin embargo, siempre hay un pero que pesa más que esa voluntad y en la reunión que PP, PSOE e IU mantuvieron ayer ese pero podría resumirse en "yo no hablo de tu propuesta si no hablamos primero de la mía".

 

Algo más de una hora duró ayer la reunión entre Juan Bueno (PP), Juan Espadas (PSOE) y Antonio Rodrigo Torrijos (IU), la segunda que celebran para tratar de alcanzar un Pacto por Sevilla con el empleo como eje. Y es que incluso la denominación de la convocatoria fue motivo de disputa y llevó al portavoz de IU a levantarse de la mesa a conciencia, aunque su gesto quedó desdibujado porque nada más salirse él terminó la reunión, alegando que bajo la apariencia de una mesa por el empleo se estaban debatiendo otras cosas a las que su grupo no se niega pero ayer tocaba lo que tocaba.

Sobre la mesa había tres propuestas con tres filosofías distintas para crear empleo. La del PP pasa por desbloquear proyectos urbanísticos -Gavidia, Ikea, dragado, Atarazanas, Altadis y hasta la eterna Ciudad de la Justicia- que según sus cálculos crearán 46.000 puestos de trabajo con una inversión municipal de 70 millones de euros. La del PSOE aboga por un plan extra e inmediato de ayudas e incentivos fiscales a la contratación para empresas, asociaciones, sindicatos, universidades y ONG con una inversión de al menos 10 millones (más cuatro que el Ayuntamiento dejaría de ingresar por los incentivos fiscales) que beneficiarían a 3.600 parados. La de IU, que el Ayuntamiento destine 15 millones de su presupuesto a contratar directamente a 3.000 desempleados de larga duración durante seis meses para que coticen de nuevo el mínimo tiempo necesario para poder volver a acceder al subsidio. Para todos las cifras son orientativas y discutibles. Porque es triste pero todos entienden, como verbalizó Espadas en un arranque de sinceridad, que "políticamente un grupo no va a aceptar tal cual una propuesta de otro". Por buena que sea no está bien visto o los políticos creen que no es rentable electoralmente. Alguna vez podrían probar y a lo mejor se llevan una sorpresa y los votantes valoran más que hagan algo todos a una sin mirar de quién fue la idea.

El PP busca comprometer a PSOE e IU para que presionen a sus respectivos partidos, que gobiernan en la Junta, a dar el visto bueno a los cambios del PGOU necesarios para muchos de esos proyectos que quiere desbloquear. Y PSOE e IU no se niegan a hablar de ello y a ir de la mano según cada caso pero alegan que en cualquier caso esos proyectos crearían empleo a medio o largo plazo y exigen que antes de empezar a dibujar esa estrategia, el Consistorio apruebe un plan de choque de resultados inmediatos. El PP defiende que algunas de las medidas que propone la oposición ya existen, alega que los proyectos urbanísticos no tardarían tanto en dar frutos una vez desbloqueados y rechaza que ambas formaciones condicionen a sus propuesta de un plan de choque un pacto más general que Bueno ve posible. El PP llegó a cuantificar los puntos de encuentro y desencuentro con cada formación:23 de los 33 incluidos por el PSOE en su documento y 12 de los 17 presentados por IU. "Son motivos suficientes como para no levantarse de la mesa", dijo Bueno en clara alusión a Torrijos, y añadió que en el otro sentido "no me han dicho que no a ninguna de mis propuestas".

Sin embargo el PP sí dijo claramente no a la principal de IU, en plan de choque en su caso basado en la contratación directa por parte del Consistorio. Para el PP "el Ayuntamiento no está para eso" e IU, que condiciona que se hable del resto de temas a que se aborde un plan de empleo urgente, recuerda que ya se ha hecho en otros municipios gobernados por el PP. Al PSOE le gusta la idea pero Espadas reconoció que con la normativa estatal que prohíbe cubrir vacantes y limita la reposición de las jubilaciones y la contratación eventual puede tener difícil encaje legal, por lo que defendió que ha sido "práctico" y su apuesta es ayudar a que los empresarios contraten. Al PP esta fórmula no le disgusta pero alega que los incentivos fiscales ya no se pueden aprobar hasta que se renueven las ordenanzas en 2014 y que otras ayudas ya existen. Los socialistas piden más y abogan, como IU para su propuesta, por modificaciones presupuestarias que reprogramen los objetivos priorizando la generación inmediata de empleo.

Así las cosas, la próxima reunión quedó ayer en el aire ya que, al margen del no rotundo a IU y su desmarque, PSOE y PP creen que es el contrario quien tiene ahora que dar una respuesta a sus propuestas. Todos están dispuestos a volverse a reunir cuando haga falta y dicen que no quieren marear la perdiz pero...

  • 1