Deportes

Siempre será lo que los béticos quieran

Al fin se cumplieron las previsiones más pesimistas (¿o realistas?) y el Betis ha de seguir en la Liga Adelante: en Segunda. El pozo de los milagros había agotado las reservas. El Hércules tenía la clave de todo.

el 19 jun 2010 / 22:02 h.

Hasta algún extremeño camuflado pidió la dimisión de Lopera... en inglés.

Con cierta frecuencia, en tiempos más o menos modernos, el Betis ha tenido que permanecer dos o más temporadas en Segunda. Lopera, por ejemplo, ya dirigió tres temporadas a la entidad en esta triste categoría, entre 1991 y 1994. Cuando Lopera aún dirigía algo, claro. 

Otras veces, otras épocas, buenos equipos del Betis han estado en la lucha por el ascenso, no lo lograron... y lo intentaron con más solvencia, como cuando en 1942 el general estadounidense Douglas MacArthur proclamó su célebre 'Volveré', tras retirarse ante los japoneses en Filipinas. MacArthur volvió y echó a los japoneses. Pero este Betis carece de un MacArthur.

En el desastre económico y deportivo que supone esta lamentable permanencia, aquellos que conforman el corazón de la sociedad deportiva Real Betis Balompié, que de anónima tiene bien poco, pueden tener claro una cosa: el carisma de esa sociedad y el halo de su leyenda se encuentran a salvo mientras sigan acorazados por esas decenas de miles de almas que les han arropado en las estaciones finales del vía crucis.

"No hay que ganar el honor, basta con no perderlo", dijo Schopenhauer. La ilusión de los béticos y la irreprimible potencia de su sentimiento han empujado a un equipo titubeante y sin calidad, que hubiera quedado sin opciones hace bastantes semanas... de no ser por una catarata de regalos ajenos. Hasta que, a fin de cuentas, el Hércules y el Levante se hartaron de fallar. Demasiadas oportunidades habían dado.

Seguir en Segunda va a quitar mucho dinero. Pero puede no ser tan malo si sirve para que la entidad se reagrupe como bloque de acción. Habrá menos dinero, pero eso no quita el honor a los que verdaderamente lo tienen y nunca lo han perdido: los béticos, los béticos de verdad.

El mismo MacArthur que dijo 'Volveré' acabó despidiéndose ante el Congreso de EEUU con un lema de West Point: "Los viejos soldados nunca mueren, sólo desaparecen entre las sombras". Será lo que quieran los béticos de verdad.

  • 1