miércoles, 20 febrero 2019
12:01
, última actualización
Local

Siete años de cárcel por violar repetidamente a la hija menor de un amigo

El imputado llevó a la víctima a las cercanías de su casa, donde el padrastro de la menor sorprendió a ambos en el interior del coche del acusado.

el 12 feb 2015 / 17:19 h.

TAGS:

La Audiencia Provincial de Sevilla ha condenado a siete años de  cárcel a un ciudadano colombiano por violar en repetidas ocasiones a  la hija de 13 años de edad de un amigo y compañero de trabajo en la  vivienda que éste poseía en la capital hispalense. En la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, la  Sección Séptima de la Audiencia condena a Jhon Mario M.F. a siete  años de prisión por un delito continuado de abusos sexuales, así como  al pago de una indemnización de 12.000 euros por los daños morales  causados a la menor. El imputado era amigo y compañero de trabajo del padre de la  víctima, y de hecho las familias mantenían una relación de amistad en  base a la cual el procesado acudía al domicilio de la menor "con  bastante frecuencia", quedándose al cuidado tanto de ésta como de su  hermana de siete años cuando los padres de ambas tenían que  ausentarse de la vivienda por motivos laborales. Sobre las 23,00 horas del 21 de enero de 2011, y cuando la víctima  se encontraba en su domicilio sola porque sus padres habían salido y  la habían dejado a cargo del acusado, éste se sentó junto a ella en  el sofá y, "con ánimo libidinoso", comenzó a decirle que "era muy  bonita", siguiéndola hasta su dormitorio. Así, siguió "piropeándola" al tiempo que comenzó a besarle en la  boca y en el cuello hasta que le bajó los pantalones y la penetró  vaginalmente, "lo que provocó" que la menor llorara "de dolor", todo  ello al tiempo que el imputado le decía que estuviese tranquila y que  no contara nada a nadie de lo ocurrido. Tras ello, el acusado la llamó por teléfono "diciendo que era su  novia, que no hiciera el amor con otros hombres, que no dijera nada  ni a sus padres ni a la Policía", recoge la sentencia, que añade que  el 24 de febrero de 2011, y cuando nuevamente se encontraban solos en  la vivienda de la afectada, el procesado la violó otra vez. SORPRENDIDO POR EL PADRASTRO DE LA MENOR En marzo de 2011, el acusado la llamó y la convenció para que  fuese a su vivienda, donde la violó hasta en dos ocasiones "al tiempo  que la advertía que no le dijera nada a nadie", mientras que el 21 de  junio de 2011 la convenció por segunda vez para que fuera a su  domicilio, donde recibió la llamada de su madre, a la que había  asegurado que se encontraba en casa de una amiga para hacer un  trabajo escolar. Por este motivo, el imputado llevó de nuevo a la víctima a las  cercanías de su casa, donde el padrastro de la menor sorprendió a  ambos en el interior del coche del acusado. La Audiencia, que destaca la "enorme diferencia de edad" entre  acusado, de 40 años en el momento de los hechos, y víctima, de 13  años, destaca la "credibilidad" del relato ofrecido por la menor y  señala que ello está además corroborado por la declaración de su  madre, que expuso en el juicio su "extrañeza" antes las continuas  llamadas del acusado a su hija. EL ACUSADO NEGO LOS HECHOS Estas sospechas se vieron confirmadas además por el hecho de que  su marido encontrara a ambos en el coche del acusado, un  descubrimiento que dio lugar a que la menor le contara las relaciones  sexuales que mantenían. Frente a ello, el acusado negó los hechos y sólo admitió que, en  una ocasión, recargó el móvil de la joven y que en otra le regaló dos  pantalones, si bien rechazó que esto tuviera relación alguna con una  posible relación sexual continuada con ella.

  • 1