Local

«¿Siete años? Pensé que ‘House’ duraría dos semanas»

el 30 oct 2010 / 19:58 h.

Hugh Laurie, protagonista de House, cuya séptima temporada se emite en las cadenas Cuatro y Fox, confiesa que "jamás" imaginó que la serie se mantuviera siete años en antena ya que pensaba que apenas "duraría dos semanas".

El actor, con barba de cuatro días, pelo alborotado y humor arrollador, charló con un pequeño grupo de medios sobre el éxito de la serie, la dirección hacia la que camina, los puntos en común que mantiene con su personaje y los cambios que ha provocado en su vida.

"No me canso de interpretar a House", afirma el actor británico. "Me canso de levantarme a las cuatro de la mañana y claro que hay días más duros que otros. Pero cuando lees el guión te das cuenta de lo genial e inteligente que es. De hecho, deberían publicarlos. Les saldría más barato que rodar", añade.

Laurie terminó recientemente de filmar The Oranges, una película sobre una relación inapropiada entre un hombre maduro y una joven, con "el mejor guión" para una película que recuerda haber leído en años."Un episodio normal de House está mejor escrito que muchas películas. Es así realmente. Leo bastantes guiones de cine que me llegan y muchos son patéticos", asegura el intérprete, explicando los motivos por los que se aferra a la serie.Si hay algo que comparte Laurie con su personaje es su desparpajo y endiablada velocidad dialéctica. Pero él mismo desvela otras facetas algo más ocultas.

"Gente que ha pasado por mi vida, o incluso en la calle, me ha dicho: ‘¡Eh, anímate!'. Debe haber algo en mi cara. No sé, no soy un tipo alegre. He probado medios para remediarlo, como el vodka, que funciona, pero no por mucho tiempo", confiesa con humor.Reconoce que tiende a "una visión mórbida de la vida", y añade que "no sé qué es pasarlo bien, no sé reconocerlo. Probablemente me lo haya pasado bien, pero no he sido consciente de ello.

Soy así, lo acepto. Estoy en paz".El doble ganador del Globo de Oro y múltiple candidato al Emmy comenta que la incapacidad para abrir sus sentimientos hacia los demás es la principal debilidad del irónico y corrosivo doctor Gregory House, un tipo que "siempre" le gustó.

También habla de la relación sentimental que mantiene con su jefa, la doctora Cuddy (Lisa Edelstein) esta temporada, algo que cree que atraerá porque "habrá mucha gente" que se identifique con ello. "Veremos si estos dos pueden hacer su trabajo y mantener una relación profesional mientras comparten un cepillo de dientes".

  • 1