Local

Siete calles de Triana cambiarán de sentido a principios de diciembre

el 23 oct 2009 / 12:19 h.

El plan especial de movilidad que el Ayuntamiento de Sevilla ha  preparado para su aplicación en el Distrito de Triana, estrechamente  vinculado a la anunciada peatonalización del tramo de la calle San  Jacinto comprendido entre la Plaza del Altozano y la calle Pagés del  Corro, implicará, entre otros aspectos, el cambio de sentido de las  calles San Vicente de Paúl, Clara de Jesús Montero, Castilla, Manuel  Arellano, Génova, Paraíso y el último tramo de Pagés del Corro desde  principios del próximo mes de diciembre.

En rueda de prensa, los concejales del Distrito Triana y de  Movilidad, los socialistas Alberto Moriña y Francisco Fernández,  hicieron hincapié en que la aplicación de estas medidas supondrá una  continuidad del modelo de ciudad del actual equipo de gobierno, para  hacer frente a una realidad "dificultosa" en la barriada y apostando  por un paradigma de "conectividad" de Triana con el exterior de la  ciudad, así como en el propio barrio.

"Triana seguirá conectada con Sevilla y con lo que le rodea",  defendió Moriña, que asimismo recalcó el "empeño" que desde el  Consistorio se pondrá en informar de todos los aspectos del plan a  vecinos, comerciantes y todo tipo de colectivos sociales de la  barriada, cuyas aportaciones serán asumidas si son realizables y  acordes con el modelo que se pretende.

Bajo la premisa de que la aplicación del modelo ya puesto en  marcha en otras zonas de Sevilla como la avenida de la Constitución o  Plaza Nueva precisa de "reformas urbanas", Fernández hizo una  relación de los cambios que se proponen, no sin antes dar cuenta de  los principales problemas de la movilidad trianera, cuya detección y  futura solución se ha acometido gracias a un simulador.

Así, la conexión de la Plaza San Martín de Porres hacia San  Jacinto colapsa vías del entorno como la propia San Jacinto, López de  Gomara, Ronda de Triana, Esperanza de Triana o Pagés del Corro, dados  los "obstáculos" que suponen los giros en la intersección entre las  dos principales vías de la zona.

La idea principal gira en torno a la puesta en valor de viarios de  baja densidad para uso preferente de vecinos y personas que van a  hacer alguna gestión a la barriada, dejando el de alta densidad para  un hipotético uso mayoritario de los ciudadanos que sólo están de  tránsito por Triana, con especial preponderancia del eje Este-Oeste  de Pagés del Corro.  

De esta manera, "se adecuará la demanda a la capacidad de la vía",  con medidas que "apacigüen" el tráfico, una puesta a disposición de  más zonas de aparcamiento y una reordenación de líneas de la empresa  municipal de transportes (Tussam), con conectividad hacia la Plaza  del Altozano y la puesta en servicio del carril bici como principales  medidas.

El tramo de San Jacinto que se peatonalizará se dejará sin tráfico  rodado desde principios de diciembre, fecha estimada para el comienzo  del plan --la intervención urbanística para su peatonalización  efectiva se llevaría a cabo después--, mientras que en el tramo  comprendido entre las calles Santa Cecilia y Ruiseñor se creará una  nueva banda de aparcamientos en cordón, con una zona de rodadura,  medida ésta que también será posibilitada ante la inexistencia del  actual giro en el cruce entre esta calle y Pagés del Corro.  

Asimismo, el tramo peatonalizado de San Jacinto tendrá accesos a  vehículos de residentes y carga y descarga en las calles Alfarería y  Rodrigo de Triana, con una bolsa de aparcamientos en las  inmediaciones de la calle Juan Romero. Los aparcamientos previstos en  López de Gomara y San Martín de Porres, por otra parte, están a  expensas del estudio de una comisión con la Junta de Andalucía, al  ser el trayecto previsto de la Línea 4 del metro.  

Con la habilitación de un contracarril para el servicio público en  la calle Génova, los sevillanos podrán acceder desde Los Remedios a  Triana a través del tramo invertido de Pagés del Corro, y al Aljarafe  por Paraíso. Desde la zona Norte se podrá acceder por la calle Manuel  Arellano, mientras que Clara de Jesús Montero y San Vicente de Paúl  se quedan con un nuevo sentido para facilitar la conectividad interna  y dar mayor agilidad a los servicios de Tussam. En lo que respecta al servicio público, y con el objetivo de un  tráfico más "fluido", el edil de Movilidad expuso que se reordenará  el tráfico de las líneas, de tal forma que se llegará por primera vez  a algunos lugares, como por ejemplo a la barriada del Carmen. La  línea 43 se modifica completamente, la C3 accederá a Chapina por  Clara de Jesús Montero, la 40 --que dará servicio al Turruñuelo--  saldrá desde la Magdalena y la 41 y 42 se fusionarán en una única  línea, todo ello dando más servicio, con una mayor longitud de  trayecto, y sin que ello suponga una reducción del número de  vehículos.      

 

  • 1