Siete centros católicos pierden los conciertos por falta de alumnos

Educación suprime las ayudas a mitad de curso por la caída de la ratio de estudiantes. La patronal religiosa presenta alegaciones y no descarta acudir a los tribunales.

el 20 dic 2013 / 20:47 h.

La inspección educativa comprobó que los centros tenían menos alumnos de los previstos. La inspección educativa comprobó que los centros tenían menos alumnos de los previstos. La Consejería de Educación ha suprimido el concierto al menos a siete colegios católicos –tres en Granada, dos en Sevilla, uno en Málaga y otro en Huelva– debido a la pérdida de alumnos matriculados en el presente curso. “No se puede pagar por estudiantes que no existen o requisitos legales que no se cumplen”, explicaron fuentes del departamento de Luciano Alonso. Los colegios afectados empezaron el curso escolar con un número de unidades (aulas) subvencionadas, pero ahora, en diciembre, perderán algunos conciertos. La consejería pone como ejemplo uno de los centros, en Málaga, que tenía concertadas dos aulas, una con 13 alumnos y otra con 12, cuando la normativa permite aglutinar en una misma clase hasta 25 niños. La Junta concede los conciertos ajustándose, sobre todo, a criterios de necesidades de escolarización. Si el mínimo exigido en el número de alumnos no decae, es muy difícil que un centro pierda el concierto a mitad de curso. En este caso, la Inspección educativa comprobó el desajuste entre las matrículas previstas y los alumnos que finalmente se sentaron en clase, y luego se procedió a la retirada del concierto. La patronal Escuelas Católicas de Andalucía (ECA) denunció ayer que “en estos días algunos centros están recibiendo de la consejería la apertura de un procedimiento de modificación del concierto por entender que poseen unidades con ratios de alumnado bajas”. Consultada por este periódico, la patronal no quiso revelar el nombre de los colegios afectados. Lo que sí hizo la patronal, que aglutina a 400 colegios concertados, fue anunciar que presentará alegaciones contra la supresión. A finales de 2012, y como consecuencia del pacto PSOE-IU, Educación sometió a estudio toda la planificación escolar, para determinar si la Junta estaba concertando aulas en escuelas católicas habiendo colegios públicos en el entorno con espacio disponible. El plan era quitar conciertos y amortizar las aulas vacías en las escuelas públicas, pero del estudio se dedujo que sólo era necesario suprimir unidades (concertadas en una decena de centros. El secretario general de Escuelas Católicas, Carlos Ruiz, no descartó ayer en declaraciones a Europa Press iniciar acciones judiciales contra la Junta. Para Ruiz, frente a este procedimiento abierto para la supresión de conciertos no se están teniendo en cuenta distintos factores, tales como estudiar la ratio de la zona. “Es que nos van a exigir tener todas las clases con 25 alumnos en el caso de tener al lado otros centros con 20”, se preguntó Ruiz. La patronal lamentó que esta decisión se tome “para tres meses”, habida cuenta de que se pretende acometer en el presente curso y las alegaciones retrasarían el proceso, aproximadamente, hasta febrero.

  • 1