Local

Siete de cada diez andaluces apoya pagar más a quien más se esfuerza

Más de la mitad cree que los sueldos actuales no reconocen al que trabaja más ni el talento o las aptitudes, según un informe del Centro de Estudios Andaluces.

el 02 oct 2011 / 18:39 h.

TAGS:

Sueldos ligados al IPC o a la productividad;los mismos impuestos para todos o que pague más quien más tiene;ayudas de quita y pon para parados que agotan la prestación;el principio de solidaridad entre comunidades en España y entre países en la UE o que cada palo aguante su vela;sanidad totalmente pública o copago y conciertos;toda la educación gratuita o solo algunas etapas... La crisis ha llevado a las administraciones públicas a replantearse cómo gastan cada euro y si es posible con menos ingresos mantener prestaciones, servicios o sistemas retributivos hasta ahora incuestionables. Con unas elecciones generales y andaluzas a la vuelta de la esquina, y cuando tras el 22 de mayo muchas comunidades cambiaron de color, PP y PSOE han convertido el debate en una cuestión ideológica entre la apuesta por el liberalismo o el Estado de Bienestar y un sistema más igualitario o meritocrático. Pero ¿qué opinan los andaluces?

 

El Centro de Estudios Andaluces acaba de publicar un informe sobre la Percepción de la desigualdad y la demanda de políticas retributivas en Andalucía, basado en la Encuesta sobre la Realidad Social de Andalucía realizada a 1.226 ciudadanos, entre abril y mayo de 2009, que incluye sus opiniones sobre asuntos que ahora están planteando PP y PSOE ante las elecciones del 20-N y que los gobiernos autonómicos están incluyendo en sus planes de ajustes.

Así, más de la mitad de los encuestados cree que los sueldos no reconocen factores como el esfuerzo, la inteligencia y las aptitudes y casi siete de cada diez (68%) estarían de acuerdo con establecer diferencias salariales para recompensar el talento y el esfuerzo. El PP acaba de anunciar que si gobierna, cambiará el sistema retributivo" para médicos y enfermeras con el fin de primar "al que hace mucho y bien, frente al que hace poco y mal". El modelo de ligar los salarios más a la productividad que a los vaivenes de los precios planeó durante las negociaciones estatales con sindicatos y empresarios para la reforma laboral y la Negociación Colectiva, y en Andalucía, el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se ha mostrado varias veces partidario de aplicarlo a los empleados públicos.

Y es que los andaluces son más partidarios de la meritocracia que del igualitarismo. Al ser preguntados al respecto, y en una escala en la que el 1 supone la apuesta por un reparto de recursos totalmente igualitario y el 10 por una asignación solo en función de los méritos, los encuestados se situaron de media en el 6,21, siendo los hombres, los jóvenes, los directivos y propietarios y los ciudadanos ideológicamente de derecha los más defensores de la meritocracia.

Para los andaluces, el primer factor que se debería tener en cuenta al fijar los sueldos es el nivel de responsabilidad, seguido de hacer bien el trabajo y trabajar mucho, los tres por encima del nivel de formación o de la capacidad de supervisión. Pero sobre todo, un 34,5% considera que no debe pesar nada el hecho de tener o no hijos.

Con todo, el 69% de los encuestados considera que en una sociedad justa, las diferencias salariales deben ser pequeñas, y de hecho, el 80,3% opina que el Estado debería tomar medidas para reducir las diferencias de ingresos en España, unas diferencias que defienden solo para primar el esfuerzo y el talento pero no para conseguir prosperidad económica.

Y es que, pese a esta apuesta por la meritocracia, los andaluces sí consideran que el Estado debe garantizar la provisión de unos medios de vida a todos los ciudadanos. En una escala en la que el 1 es un sistema totalmente liberal, donde el individuo es el único responsable de procurárselos, y el 10 implica un sistema totalmente estatalista en la distribución de los ingresos, los ciudadanos se sitúan de media en el 6,02.

Gasto público. Existe pues una preferencia generalizada por la redistribución de recursos, mayor entre las mujeres, los jóvenes y los mayores, los trabajadores manuales cualificados y quienes se sitúan ideológicamente en posiciones de izquierda. Influye también la percepción que los andaluces tienen de su posición social y las posibilidades que creen tener de ascender de estatus. Los autores del informe -Antonio Jaime Castillo, Ildefonso Marqués Perales y Gloria Martínez- constatan que, normalmente, los andaluces son más "optimista" respecto a su estatus y sus posibilidades de ascenso que la posición que realmente ocupan y el futuro que les espera, pese a que ocho de cada diez afirman que ocupan la misma posición que hace diez años y si se han movido, ha sido para bajar un escalafón.

Desde esa preferencia por la redistribución, consideran que es preciso invertir más en las grandes políticas públicas. El 80,8% demanda más recursos para sanidad (sin diferencias por sexo, edad, ideología o situación laboral), un 78,8% para educación (sobre todo los que tienen estudios superiores), un 78% para pensiones (especialmente los mayores) y un 74,4% para el subsidio por desempleo (más los obreros y jornaleros). En general, los que consideran que el gasto debe mantenerse o incluso bajarse no superan el 20 ó 25%.

  • 1