Local

Siete de cada diez andaluces siente irritación y desconfía de la política

La abstención sería histórica en unas autonómicas, en las que el PSOE volvería a ser el partido más votado

el 15 feb 2013 / 11:10 h.

TAGS:

Los políticos despiertan en los andaluces desconfianza e irritación. Es la opción que eligen el 45,8% y el 27,3% de los encuestados dentro del Estudio General de Opinión Pública de Andalucía (Egopa) del Capdea, Universidad de Granada, correspondiente al invierno de 2013 y que abunda en el diagnóstico de sondeos anteriores: la desafección hacia la clase política es muy preocupante. El Egopa desvela los niveles de participación más bajos de la historia de Andalucía en caso de celebrarse unas elecciones autonómicas. Recoge una participación del 53%. El dato más bajo tras el 55% de participación registrada en 1990. En las últimas elecciones autonómicas de marzo de 2012, la participación fue del 61%. La encuesta, 1.200 entrevistas telefónicas, entre los días 8 y 24 de enero de 2013, se elaboró antes del estallido del caso Bárcenas y los presuntos sobresueldos en negro del PP, aunque sí se conocía que el extesorero popular guardaba 22 millones de euros en Suiza.


Respecto al mapa electoral, si se celebraran unas hipotéticas elecciones en Andalucía ganaría el PSOE con una diferencia de casi cuatro puntos porcentuales. Los socialistas recuperan su lugar de fuerza más votada. El porcentaje de votos sería el siguiente: 38% PSOE, 34,4% PP, 14,25% IU, 6,40% UPyD y 2,63% PA. Los socialistas se mantienen como en los últimos comicios con una ligera pérdida, sigue cayendo el PP, que perdería hasta seis puntos respecto a los comicios de marzo, y suben IU y UPyD. El partido de Rosa Díez tendría casi asegurado un escaño en el Parlamento. Por su parte, la formación de Diego Valderas, socios del Gobierno, crecerían tres puntos respecto a la primavera.
El grado de confianza en las instituciones andaluzas sigue en retroceso. Solo aprueban las universidades (6,2) y el Defensor del Pueblo (5,14). El peor valorado, el Parlamento de Andalucía (3,56) y las Diputaciones provinciales (3,38). Como dato demoledor: ocho de cada diez andaluces manifiestan que tienen poca o ninguna confianza en el funcionamiento de la democracia.


La valoración del Gobierno de Mariano Rajoy es radical; el 71,6% de los andaluces lo tacha de malo o muy malo. Es el mismo castigo que recibió Zapatero justo cuando abandonó el Gobierno. La valoración de la oposición del PSOE también es muy negativa: el 72% cree que no está haciendo una buena labor. Sobre el Gobierno de coalición en Andalucía, la mitad de los andaluces declara que le parece mal y de esa mitad, el 60% cree que debería gobernar el partido más votado. Casi la mitad de los andaluces declara que no hay ningún partido capacitado para gestionar la crisis económica. El 52% de los encuestados declara que el Gobierno andaluz de PSOE e IU es malo o muy malo, frente a un 31% que lo aprueba. Para el 77% la labor del PP-A como oposición es mala o muy mala.


Respecto a la valoración de los líderes políticos, ninguno consigue el aprobado. El socialista José Antonio Griñán obtiene la mejor valoración: un 4,17. Diego Valderas (IU) obtiene un 3,86 y Juan Ignacio Zoido (PP) saca un 3,72. El también alcalde de Sevilla, que tomó en verano el testigo de Javier Arenas tras el fiasco electoral y no acaba de aquilatar su liderazgo, tiene un grado de conocimiento del 52%, muy por debajo del 88% de Griñán.


Los profesores Carmen Ortega y Ángel Cazorla constataron que el 2013 ha comenzado siendo un año muy malo para los andaluces y el pesimismo va aumentando. En la actualidad, el 91% califica como mala o muy mala la situación económica. La mitad no cree que se vaya a arreglar en los próximos seis meses y un tercio cree que empeorará. El pesimismo también se refleja en la valoración de la situación política, que el 72% la califica como mala o muy mala en Andalucía y el 81% la califica así en España. El desempleo continúa siendo al alza el principal problema para el 86%. La política y la corrupción son el tercer y cuarto problema de la comunidad. Como novedad, uno de cada diez menciona la sanidad y la educación como problemas que les afectan más personalmente.

  • 1