Local

Siete fallecidos en Mallorca al derrumbarse un edificio "en mal estado"

El bloque estaba construido con piedra porosa de marés, típica en Mallorca. No hubo ningún escape de gas que provocara el desplome que mató, entre otras personas, a un niño.

el 26 oct 2009 / 21:19 h.

TAGS:

Los bomberos buscan un cadáver entre los escombros.

Siete personas murieron ayer, entre ellas una menor de edad, y dos resultaron heridas en el desplome de un edificio ocurrido la pasada noche en Palma por causas que aún se desconocen y que los vecinos atribuyen al mal estado del inmueble.

El suceso tuvo lugar sobre las doce y media de la noche cuando se vino abajo un edificio construido en 1959 con piedra porosa de marés, típica de Mallorca, ubicado en la confluencia de las calles Rodríguez Arias y Alós, donde los técnicos de la compañía Gesa Endesa han constatado que no hubo ningún escape de gas. Los equipos de rescate, compuestos por aproximadamente 45 personas, buscaron durante todo el día de ayer con la ayuda de perros especializados de la Guardia Civil a posibles nuevas víctimas entre los escombros, pues no se descartó que entre las ruinas se encuentren dos hermanos adolescentes.

El regidor de Seguridad Pública de Palma, Antonio Donaire, indicó que el padre de esos dos hermanos podría ser una de las víctimas mortales, mientras que la madre podría ser una de las heridas. Esta familia, al parecer, ocupaba el segundo piso del inmueble, compuesto por planta baja y tres alturas. Los equipos de emergencias barajan también la hipótesis de que tres de las cinco víctimas mortales se encontrasen en el primer piso, y de que en el tercero y último residiesen una pareja de alemanes. La planta baja estaría desocupada, según el concejal Donaire.

Los vecinos de los inmuebles colindantes denunciaron ayer que el edificio se encontraba muy deteriorado y presentaba grietas en las que cabía una mano, estado que había empeorado a raíz de las intensas lluvias caídas en las últimas semanas en Palma.

Varios vecinos confirmaron, además, de que el edificio siniestrado había sido inspeccionado recientemente por técnicos. Tras el accidente, la alcaldesa Calvo pidió a los medios de comunicación "prudencia" a la hora de señalar las causas del siniestro, y señaló que el consistorio no había recibido ninguna denuncia por el estado del inmueble. Por su parte, la concejal de Urbanismo, Yolanda Garví, aseguró que "nada hacía presagiar" el desplome del edificio y que, por su antigüedad, los propietarios no tenían la obligación de someter el inmueble a la llamada Inspección Técnica de Edificios (ITE) de Palma. Garví también indicó que, tras el derrumbe, se personaron en el lugar algunos de los propietarios, que tenían alquiladas las viviendas.

Y apuntó que tanto el propietario de la planta baja como el del primero son aparejadores, lo que, en su opinión, demuestra que "aparentemente, nada hacía presagiar en ningún momento un desplome de estas características".

A consecuencia del desplome, el consistorio ha desalojado por prudencia tres edificios próximos, a cuyos vecinos se ha ofrecido ser realojado. El suceso ha llevado al Ayuntamiento de Palma a declarar dos días de luto oficial en la ciudad.

  • 1