Cultura

«Sigo siendo periodista, aunque no haga reportajes»

Maruja Torres se pasa a la novela negra con ‘Fácil de matar’

el 07 abr 2011 / 20:03 h.

-->--> -->

"Mi nombre es Dispersión", advierte al comenzar la entrevista. Y no miente: Maruja Torres salta de la trama de su última novela, Fácil de matar (Planeta), a sus recuerdos de Beirut, ciudad en la que vivió cuatro años; de ahí a la situación actual que vive España, y a la degradación del periodismo. Pero el tema que la trae de promoción por toda España es la citada obra, que supone su primera incursión en el género negro, y que está protagonizada por Diana Dial, el personaje central de su debut como novelista, ¡Oh es él! Viaje fantástico hacia Julio Iglesias (1986).

Queda claro que Torres no ingresa en el género negrocriminal al socaire del éxito de Larsson y compañía: "Los suecos me deprimen. Me gustan más los negros del Mediterráneo, que al menos comen, y no llevan plantillas de papel en los pies. Henning Mankell me gusta, pero me deprime con ese padre que le pintaba siempre el mismo árbol, y esa Seguridad Social sueca  que está tan mal... En todo caso, me alegra mucho que haya tantos best-sellers suecos, porque además muchos de mi editorial y sirven para pagar mi adelanto...".

"Yo tenía muchas ganas de matar como periodista", confiesa la autora. "Y mis motivos empezaron antes de la moda de los escritores suecos. Pero en la vida real no podía. Fui dándole vueltas, hasta que llegué a la conclusión de que mi protagonista sería una periodista, mi alter ego... Hasta que dije ¡pero si ya la tengo, es Diana Dial!".

Una Diana Dial instalada en Beirut, que vive cómodamente de una pensión que le dejó su ex marido -"estoy hasta las narices de que los periodistas pasen penurias", dice la autora-, y que, aunque retirada del periodismo, no ha perdido el olfato de sabueso, el mismo que le servirá para esclarecer un misterioso crimen.

"Aunque ya no haga reportajes, soy periodista. Me fijo mucho en todo, como un buhíto", prosigue Torres. "A eso le añado una trama clásica, todo lo que he aprendido leyendo y leyendo desde los 16 años novela policíaca en catalán, en una colección que se llamaba La Cola de Paja, y que era de lo poco que no se censuraba. Ahí te leías a Chandler, a los franceses, a Simenon... Como en Beirut hay buenas librerías, sólo he tenido que releer, he releído de todo, me he empapuzado de todo. ¡Además, yo aprendí a narrar con Hitchcock!", agrega..

A la hora de describir a la periodista-investigadora de Fácil de matar, Torres habla de "una señora con 14 años menos que yo, porque no soy tonta, una mujer fuerte, mediterránea, que utiliza todos sus poderes para viajar por estos países. Por eso éste será el primero de una serie de thrillers de la cuenca mediterránea, de Algeciras a Estambul, pues aquí nació la tragedia griega, el crimen político, la corrupción, el aceite de oliva y la berenjena, que tanto nos une a todos".

En esa saga en ciernes, la escritora barcelonesa pretende "reflejar en cierta manera el neo-neo-neo colonialismo occidental de estos países, a través de las agencias de viajes, de esas empresas de gas natural y toda su puta madre, a través incluso de las ONG, de esa gente que va a vivir a estos países su aventura mileurista, que allí se convierte en tres mileurista, porque la vida es mejor allí si cobras en euros; y que encima se quejan de que los taxistas cairotas le cobran tres euros por un trayecto milenario".

Por último, Maruja Torres cree que la crisis económica del país está acompañándose de una decadencia de valores que nos pasará otras facturas. "España se está poniendo muy peligrosa. Hay un retorno de, no la derecha civilizada que no hemos tenido nunca, y si la hemos tenido estaré encantada de saludarla amablemente, porque no tengo inquina física contra ella, pero ¡coño!, está volviendo la venganza de Don mendo. Y como los otros son tan torpes, porque más torpe no se puede ser, estamos en peligro. Y tenemos que indignarnos y estar firmes, y como los muñecos de Toy Story: "¡To the infinity and beyond!", cogiditos de la mano", apostilla la escritora.

  • 1