Local

Sigue ingresado uno de los niños heridos por petardos

Tiene quemaduras de segundo y tercer grado en el 16% de su cuerpo. Otro niño herido ya ha recibido el alta. Seis menores sufrieron quemaduras al manipular material de un almacén pirotécnico abandonado en Priego de Córdoba.

el 30 dic 2010 / 21:09 h.

TAGS:

Uno de los dos niños heridos el miércoles con quemaduras de gravedad en Priego de Córdoba al manipular material pirotécnico junto a un almacén abandonado recibió ayer el alta médica del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, mientras que el otro sigue "estable", en la UCI de Pediatría.

 

El primer menor, de 12 años, fue ingresado en la Unidad de Quemados del Virgen del Rocío con quemaduras en el 6% de su cuerpo, en los brazos y las piernas, y fue dado de alta ayer por la mañana. El otro menor herido de gravedad, de 14 años, continúa ingresado en la UCI de Pediatría del hospital sevillano, precisa de ventilación mecánica y sufre quemaduras de segundo y tercer grado que afectan al 16% de su superficie corporal. Permanece "estable" y "evoluciona favorablemente" de sus heridas, según fuentes sanitarias.

El suceso se produjo sobre las dos del mediodía del miércoles en la zona conocida como La Cruz de las Mujeres, a las afueras de Priego de Córdoba, cuando un grupo de niños, todos menores de 14 años, entró en una finca donde hay una caseta que contiene material pirotécnico como cohetes de un antiguo almacén.

Al manipularlo, se produjo una deflagración que provocó heridas de diversa consideración a seis niños, dos de ellos graves que fueron trasladados en helicóptero al Virgen del Rocío de Sevilla.

Los otros cuatro niños fueron atendidos en el centro de salud de Priego de Córdoba, aunque con heridas de carácter leve que no precisaron su traslado a un centro hospitalario.

Ante la celebración hoy de la Nochevieja, una fiesta en la que tradicionalmente aumenta el uso de petardos y pequeños explosivos, la consejera de Salud, María Jesús Montero, hizo un llamamiento a los ciudadanos para que denuncien cualquier venta o distribución ilegal de petardos y otros elementos pirotécnicos en kioscos y tiendas no especializadas, ya que la ley sólo permite su venta en establecimientos autorizados y nunca a menores de 12 años.

Montero recordó que "son objetos peligrosos" y se dirigió especialmente a los padres para que no permitan a sus hijos el uso de estos artefactos. La consejera de Salud recordó que, además de su peligro explosivo, los petardos también conllevan "un efecto acústico extraordinariamente desagradable, cuando no nocivo para determinadas personas, en especial enfermos y mayores".

  • 1