miércoles, 20 marzo 2019
19:58
, última actualización
Local

Silencio solemne en El Salvador al recibir al Amor

el 17 abr 2011 / 20:48 h.

TAGS:

El paso de palio de la hermandad del Amor con la caída de la noche.

Con diez minutos de retraso, para ajustar los horarios de la tarde ante el atasco que se estaba produciendo en La Campana, realizó ayer su salida la silenciosa y solemne hermandad del Amor. Justo cuando anochecía abrió sus puertas dejando escapar al exterior las voces de la coral polifónica que, como cada año, acompañaba la salida del Cristo del Amor, flanqueado por sus cuatro ciriales.

Con algo de fresco fuera, tras una tarde ardiente, salió en completo silencio la imagen del crucificado que lleva a sus pies al pelícano dando de comer a sus polluelos de su propio pecho, símbolo del amor en la tradición católica. En El Salvador, una bulla compacta de gente que ya había empezado a colocarse algo de ropa de abrigo recibía con respeto al filo de las nueve y media la imagen de Juan de Mesa, portada por 36 costaleros, mientras la coral interpretaba los sones de Cristo del Amor.

La cofradía, que sale cuando la cruz de guía ya está de nuevo en su templo -es la segunda parte de La Borriquita- dedicó la primera levantá del palio de la Virgen del Socorro a sus propios costaleros mientras el capataz pedía: "No botar, por favor". En una plaza totalmente en silencio, la muchedumbre cada vez más apelmazada acogió al palio, con las velas encendidas y apretados jarros de claveles blancos, hasta verla enfilar con suavidad la calle Cuna.

  • 1