Local

Silencio y recogimiento en la Puerta del Sol en recuerdo de las víctimas

En Alcalá de Henares, víctimas y familiares han iniciado una ofrenda floral que finaliza en la calle Téllez.

el 11 mar 2010 / 09:33 h.

TAGS:

Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz-Gallardón en el homenaje a las víctimas del 11M.

El silencio y el recogimiento reinaron esta mañana en la Puerta del Sol durante el homenaje organizado por el Gobierno regional en recuerdo de las víctimas de los atentados del 11 de marzo de 2004, de los que se cumplen seis años.

A pesar de las bajas temperaturas que se registraron a primera hora de la mañana en el centro de la capital, personalidades de la vida política y judicial se acercaron esta mañana hasta el kilómetro cero para rendir tributo a las 192 personas que perdieron la vida en las explosiones de los trenes, así como a quienes quedaron heridos y a los que colaboraron en las labores de rescate de los afectados.

Cuando el reloj de la Puerta del Sol marcaba las 9 horas y el 'Réquiem' de Mozart empezaba a sonar, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, acompañados por los portavoces de PP (David Pérez), PSOE (Maru Menéndez) e IU (Gregorio Gordo), colocaron una corona de laurel en la placa que recuerda a los fallecidos el 11 de marzo y las personas que ayudaron a socorrer a las víctimas.

Junto a ellos, estaban la vicepresidenta de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, Angeles Pedraza, y la presidenta de la asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, Angeles Domínguez.

Al acto institucional, que concluyó con la interpretación del himno de España, acudieron también el presidente del PP, Mariano Rajoy, y su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría; la delegada del Gobierno en Madrid, Amparo Valcárcel; el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, Francisco Javier Vieira; el fiscal jefe de Madrid, Manuel Moix, y el decano de los Juzgados de Madrid, José Luis González Armengol.

También se sumaron al homenaje los miembros del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, la presidenta de la Asamblea de Madrid, Elvira Rodríguez; el secretario general del PSM-PSOE, Tomás Gómez; diputados regionales y alcaldes de distintos municipios de la región, entre ellos Bartolomé González, de Alcalá, una de las ciudades que más afectada se vio por los atentados.

Además, estuvieron presentes el Defensor del Menor, Arturo Canalda; concejales del Ayuntamiento de Madrid, entre los que destacaban el vicealcalde, Manuel Cobo, y el portavoz del PSOE, David Lucas, y representantes del Samur y de la Policía Municipal.

El Ayuntamiento de Madrid se concentra en el monumento de Atocha. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid homenajeó hoy a las víctimas del atentado del 11 de marzo con un acto íntimo y sentido en el monumento de la estación de Atocha, al que asistieron la Corporación municipal casi al completo y algunos diputados de la Asamblea de Madrid.

A las 10 horas, el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, y los tres portavoces municipales, Manuel Cobo (PP), David Lucas (PSOE) y Angel Pérez (IU), acompañaron a dos agentes de la Policía Municipal de gala que portaron una corona de laurel con un crespón de la bandera de España hasta debajo del monumento de Atocha.

Ante la presencia de la práctica totalidad de los concejales de la ciudad y del coordinador general y portavoz de IU en la Asamblea de Madrid, Gregorio Gordo, así como de los diputados autonómicos Modesto Nolla y José Cepeda (PSOE) y Miguel Reneses (IU), todos guardaron cinco minutos de respetuoso silencio.

Además, asistieron a la conmemoración los presidentes de Renfe, Teófilo Serrano, y de Adif, Antonio González, así como el secretario de Estado de Infraestructuras, Víctor Morlán. También estuvieron presentes algunas víctimas, aunque a título individual ya que en este homenaje no se preveía la presencia oficial de ninguna de las asociaciones, invitadas a otros actos que se celebrarán a lo largo del día.

En total, unas 70 personas mostraron así su respeto por las víctimas de las cuatro bombas que el 11 de abril de 2004 estallaron en sendos trenes de Cercanías de la ciudad, causando 192 muertos y casi 2.000 heridos.

Fuera del recinto del monumento, la gente comenzaba ya desde primera hora de la mañana a depositar sus ramos de flores y sus recuerdos y muestras de solidaridad para con las víctimas y sus familiares.

Al finalizar el acto, el portavoz socialista quiso mostrar su solidaridad en este día para "el recuerdo y el dolor, pero también para la esperanza de saber que la muerte y el dolor que se produjeron en Atocha, El Pozo y Santa Eugenia sirvieron para sacar la solidaridad que la sociedad lleva dentro y para que el recuerdo de todos los que sufrieron y siguen sufriendo estén presentes en la sociedad madrileña y española".

"Quiero recordarlos desde aquí, trasladar nuestro mejor sentir a sus familiares y amigos, y también mostrar nuestro agradecimiento a la sociedad, que supo, como siempre, estar a la altura, trasladar los mejores esfuerzos y sentimientos para ayudarles, como siguen haciendo, y esperar que esto no vuelva a ocurrir", continuó.

Finalmente, apostó por "seguir trabajando duramente, conjuntamente, en esta sociedad democrática y avanzada, pero sabiendo que la amenaza puede estar siempre cerca y que hay que estar alerta para que lo que sucedió en Atocha no vuelva a suceder ni en España ni en ninguna otra parte del mundo".

El pleno del Congreso guarda un minuto de silencio. El pleno del Congreso ha guardado hoy un minuto de silencio en recuerdo a los atentados del 11-M y a todas las víctimas del terrorismo, a las que ha recordado que no están solas.

Los diputados han homenajeado a las víctimas con la lectura de una declaración institucional por parte del presidente de la Cámara, José Bono, en la que se afirma que a partir de este año cada 27 de junio se conmemorará el Día de las Víctimas del Terrorismo, tal y como había aprobado por asentimiento el pleno minutos antes.

El homenaje ha contado con la presencia, en la parte inferior del hemiciclo, de la presidenta del Tribunal Constitucional, María Emilia Casas, el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Dívar, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, y el alcalde de la capital, Alberto Ruiz-Gallardón, todos ellos sentados en unas sillas delante de los escaños de los miembros del Gobierno.

También se encontraban en el homenaje el presidente del Senado, Javier Rojo, sentado junto a Bono en la Presidencia, así como el jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, sus tres vicepresidentes, y prácticamente todos los ministros, ocupando sus escaños habituales del hemiciclo.

"No estáis solos, recordamos y sufrimos con vosotros", asegura la declaración leída por Bono, en la que se añade que el dolor por una muerte cercana "no solamente es un sentimiento íntimo, personal y exclusivo", sino que debe ser también "un sentimiento colectivo, un deber cívico, una reafirmación de dignidad frente a la indignidad de quienes matan y frente al fanatismo".

Por eso, y no con el fin de remover recuerdos desagradables, sino para que los afectados sepan que en el corazón de los españoles "sigue abierta aquella herida", el Congreso ha decidido declarar el 27 de junio como Día de las Víctimas del Terrorismo.

Una fecha que ha sido acordada con la unanimidad de todas las asociaciones de víctimas para recordar que el 27 de junio de 1960, hace ya medio siglo, ETA asesinó por primera vez, y su víctima fue una niña de 22 meses, Begoña Urroz, un hecho que pone de relieve "la vileza y la inmoralidad" de la banda terrorista.

Recordar a quienes sufrieron la violencia terrorista, según la declaración, "nos salva y protege de un segundo crimen, que sería el del olvido".

Cada 27 de junio a partir de este año, por tanto, el Parlamento no será "campo de confrontación", sino un lugar donde todos los grupos compartan "el recuerdo, el dolor y el respeto frente a la belleza de la vida.

Bono ha señalado, mientras leía el texto institucional, que el terror surge "cuando la violencia se alía con el fanatismo, cuando emerge el subproducto humano que se niega a aceptar que todos somos radicalmente iguales, que no hay pueblos elegidos por ningún dios, ni raza superior".

"No hay terrorista bueno ni pueblo que sea digno si ese pueblo es capar de convivir y acoger a esa maldita especie", agrega la declaración, que también resalta la "mirada sin rencor" de las víctimas y confía en que esa actitud "nos ayude a todos a encontrar el camino" para acabar con los terroristas.

La declaración subraya que cuando está en juego el valor supremo de la vida "lo que nos une a los políticos es mucho más que lo que nos separa; no hay ni izquierdas ni derechas que valgan en la unidad contra el terror, y desde aquí os prometemos a todos que estamos juntos hasta vencerlo".

 

Ofrenda floral en Alcalá de Henares.  Víctimas de los atentados del 11-M de 2004 y familiares comenzaron a primera hora de la mañana de hoy en la estación de tren de Cercanías de Alcalá de Henares un recorrido con varias ofrendas florales en las paradas de Santa Eugenia, El Pozo y Atocha, terminando su recorrido en la calle Téllez.

Los actos conmemorativos con motivo del sexto aniversario de los atentados que causaron 191 víctimas mortales comenzaron en Alcalá con una ofrenda floral en el monumento de Homenaje a las Víctimas de la estación de la localidad madrileña, donde los asistentes cogieron el tren de las 7:04 horas de la mañana con dirección a Madrid.

  • 1