Local

Simulacros de evacuación en las sillas de la Carrera Oficial

La reestructuración de la Carrera Oficial amenaza con propinarle más de un dolor de cabeza al Consejo de Cofradías. No sólo se le exige una reducción en el cupo de sillas. También habrá de elaborar con sus propios recursos un Plan de Autoprotección y hasta realizar simulacros de evacuación ante casos de emergencia.

el 16 sep 2009 / 07:34 h.

TAGS:

La reestructuración de la Carrera Oficial amenaza con propinarle más de un dolor de cabeza al Consejo de Cofradías. No sólo se le exige una reducción en el cupo de sillas. También habrá de elaborar con sus propios recursos un Plan de Autoprotección y hasta realizar simulacros de evacuación ante casos de emergencia.

La obligada reestructuración de la Carrera Oficial para hacerla más segura amenaza con propinarle más de un dolor de cabeza al Consejo de Cofradías de aquí a Semana Santa. No sólo se le exige que adapte su actual configuración a los requisitos técnicos, legales y de seguridad contemplados en el Reglamento General de Policía de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas de 1982, una medida que provocará la pérdida de unas 7.000 sillas, casi el 25% del aforo actual de asientos. El Ayuntamiento de Sevilla, y más concretamente la Delegación de Convivencia y Seguridad, también le reclama al Consejo de Cofradías que cumpla con los preceptos que marca el Real Decreto 393/2007 por el que se aprueba la norma básica de autoprotección de aquellas actividades de espectáculos públicos y recreativas al aire libre con un aforo superior a 20.000 personas (en la Carrera Oficial se instalan un total de 31.885 sillas).

Entre otras cuestiones, este real decreto obliga al Consejo de Cofradías a la presentación y a la implantación material efectiva de un Plan de Autoprotección que deberá elaborar "con sus propios medios y recursos", entre cuyos contenidos habrá de figurar un documento de evacuación del público en caso de situación de emergencia.

Con el objeto de prevenir y controlar los riesgos sobre las personas y los bienes y dar respuesta adecuada a las posibles situaciones de emergencia, este Plan de Autoprotección "deberá ser elaborado por un técnico competente" y "acompañar a los restantes documentos necesarios para el otorgamiento de la licencia o autorización necesaria para el comienzo de la actividad". Entre las obligaciones del Consejo de Cofradías estará además el "informar y formar al personal a su servicio en los contenidos del Plan de Autoprotección", para lo cual se establecerá un adecuado programa de actividades formativas.

Al titular de la actividad -entiéndase el Consejo de Cofradías- también se le exige la designación de "una persona como responsable única para la gestión de las actuaciones encaminadas a la prevención y el control de riesgos".

Pero, sin duda, una de las exigencias más llamativas contempladas en este real decreto es la realización de simulacros de emergencia para evaluar los planes de autoprotección y asegurar la eficacia y operatividad de los planes de actuación. Estipula esta norma que los simulacros habrán de realizarse "con la periodicidad mínima que fije el propio plan, y en todo caso, al menos una vez al año evaluando sus resultados". Se persigue con ello verificar la eficacia de la organización de respuesta frente a una emergencia y comprobar la capacitación del personal adscrito.

El documento del Plan de Autoprotección habrá de incluir la descripción detalla de la actividad y del medio físico en el que se desarrolla (plano de situación, descripción de los accesos) y también planos de recorridos de evacuación, reflejando el número de personas a evacuar.

El real decretro estipula que el Plan de Autoprotección tendrá vigencia indeterminada, se mantendrá adecuadamente actualizado, y se revisará, al menos, con una periodicidad no superior a tres años. Más deberes para el Consejo de Cofradías.

  • 1