Local

Sin bloqueo no hay trabajo

La suavización del cerco israelí amenaza miles de empleos en Gaza.

el 01 jul 2010 / 20:54 h.

TAGS:

Un contrabandista palestino trabaja en un túnel que une Egipto y el sur de la Franja de Gaza.

Miles de palestinos que trabajan en los túneles cavados bajo la frontera con Egipto, y por los que aprovisiona en buena medida la población de Gaza, temen quedarse en paro por la decisión de Israel de aliviar el bloqueo a la franja. "Si Israel reabre los pasos fronterizos y permite la entrada de todo tipo de productos que escasean, supongo que nuestro negocio colapsará y que miles de trabajadores se quedarán sin empleo", explica el propietario de uno de esos túneles, que prefiere no revelar su verdadero nombre y se identifica únicamente como Abu Hadid.

Los túneles de Rafah, ciudad fronteriza que quedó dividida por los acuerdos de Camp David de 1978 entre Israel y Egipto, se han convertido en los últimos tres años en una importante fuente de trabajo para el millón y medio de palestinos que vive en la franja.

Según datos del Fondo Monetario Internacional, el desempleo asciende en este territorio palestinos al 39% (las ONG hablan de hasta el 60%) y desde que el movimiento islamista Hamás tomó su control en 2007, el bloqueo israelí derivó una parte de la fuerza laboral al ingreso de mercancías por esos pasadizos. "Los túneles son corredores subterráneos hacia la franja, y los productos que entraban compensaban la escasez que había de miles de productos y de combustible", dice este propietario de 46 años y padre de seis hijos.
Las medidas para aliviar el bloqueo adoptadas por Israel a raíz de las presiones internacionales tras el sangriento abordaje a la Flotilla de la Libertad, el pasado 31 de mayo, hacen ahora menos necesarios los túneles, que además arrastran altos costes operativos y en vidas.

Según organizaciones de derechos humanos en la franja, alrededor de 150 operarios murieron en los últimos tres años por el desplome accidental o bombardeos israelíes de los túneles a pesar del alto riesgo, son miles los que aún siguen trabajando en ellos. En su túnel, Abu Hadid emplea a ocho personas las 24 horas del día introduciendo productos desde Egipto, una actividad que aunque considerada "contrabando" por Israel está perfectamente regulada por el gobierno de Hamás, que cobra derechos de explotación y tasas aduaneras. "La reapertura de los pasos de la franja podría obligar al gobierno a cerrar los túneles", considera Ihab al-Ghussein, portavoz del Ministerio del Interior en Gaza. "Fueron permitidos únicamente -explica el funcionario-, para afrontar las necesidades humanitarias de un pueblo asediado durante los últimos tres años" de bloqueo israelí.

El número exacto de túneles bajo la frontera egipcio-palestina es difícil de calcular, pero distintas fuentes los cifraron en más de un millar poco antes de la ofensiva Plomo Fundido, que dejó un balance de unos 1.400 palestinos muertos. El 60% estarían ahora en desuso e Israel aprovechó esa contienda para destruir más de un centenar por los que desde mucho antes de comenzar el bloqueo también entraban todo tipo de armas.

  • 1