miércoles, 19 diciembre 2018
00:39
, última actualización
Deportes

Sin Davis, Goliat es invencible

Huérfano de su estrella, el Banca Cívica convierte el tercer cuarto en un agujero para un Baskonia firme

el 29 ene 2012 / 14:36 h.

No dispone el Caja Laboral de un equipo excelso, pero sí de cuatro o cinco jugadores de extraordinario nivel, suficiente para tener dominio sobre todos los equipos de la ACB salvo los dos clubes de fútbol, que están en otro escalón.  No es invencible, pero sí difícilmente superable. El Banca Cívica tiene un jugador determinante y un colectivo que puede ofrecer un rendimiento como para superar sin estridencias a todos menos a los cuatro primeros. Contra estos, Davis tiene que aportar su mejor versión y el juego de equipo, también. Sin lo uno ni lo otro sólo hay un resultado posible, salvo despiste notorio que no permite Dusko Ivanovic a los suyos, menos cuando vienen en alerta por dos derrotas seguidas.

El Banca Cívica no estuvo provisto de nada de lo esencial, especialmente cuando llegó la hora de marcar territorio en el tercer cuarto. Le faltaba continuidad en la intensidad defensiva, velocidad en el movimiento de balón en ataque, búsqueda de espacios para desgajar la buena defensa del Baskonia, le faltaban individualidades en buen tono para ir ganando confianza y peso en el marcador. Los porcentajes de tiro, sobre todo en los triples, desde donde se pueden poner puntos de inflexión, eran bajos, y lo más decisivo, nunca tuvo el control del rebote.

Ya lo avisó Ivanovic en la previa. El dominio del rebote era fundamental ante un equipo como el Banca Cívica que lo suele cargar con peso en ataque. Pero los papeles quedaron mojados en este aspecto y los 14 rebotes ofensivos que atraparon los vascos se convirtieron en segundas opciones fatídicas para un equipo con tiradores como Oleson o Teletovic que en los momentos en los que el equipo de Plaza subió líneas y presionó bien en busca de la remontada obligada por el parcial de 0-11 en el tercer cuarto (46-59), no permitieron que el cuadro magenta se reenganchase.


Sólo dos tiros libres en la primera parte (ambos errados) lanzó el cuadro local, que apenas percutía por dentro. Sólo los mates de Satoransky, en las pocas jugadas en las que, tras recuperar el baló, el Banca Cívica pudo correr, sacaron al partido de una cierta modorra que persistió hasta el descanso. Intercambio de errores y la constatación de que Davis, MVP de la ACB, quien al parecer entrenó con problemas físicos toda la semana, no estaba para sumar sino para todo lo contrario. Fuera de sitio, con movimientos descontrolados, sin la concentración adecuada. Pero las ganas y el acierto de la pareja Rubio-Triguero dieron autoestima al grupo (31-25), que fue creciendo atrás ante un Caja Laboral errado en su idea de jugarse los cuartos desde el triple (3 de 13). Aún así le dio para igualar al intermedio (33-33).

Al tiempo que crecía la presencia en el juego de Milko Bjelica, decisivo por dentro, crecía el peso de la ausencia de Davis. Oleson y Teletovic empezaron a hacer lo que siempre hacen, anotar con buenos porcentajes incluso ante una buena defensa, mientras para el Banca Cívica cada ataque era un castigo donde trasladar la impotencia de trabajar bien atrás sin éxito. Al fin, sólo hubo condicionantes para un resultado.

- Ficha técnica:

66 - Banca Cívica (15+18+13+20): Triguero (8), Calloway (2), Jasen (8), English (3), Bogdanovic (12) -quinteto inicial-, Davis (6), Satoransky (8), Rubio (10), Tepic (6) y Urtasun (3).

73 - Caja Laboral (19+14+24+16): Teletovic (15), Oleson (15), San Emeterio (5), Golubovic (2), Prigioni (7) -quinteto inicial-, Ribas (4), M. Bjelica (15), Heurtel (10), N. Bjelica (-) y Walsh (-).

Árbitros: Amorós, García Ortiz y Munar. Eliminaron por cinco faltas a Paul Davis (minuto 33).

Incidencias: Partido correspondiente a la décimo octava jornada de la Liga Endesa, disputado en el Palacio de Deportes de San Pablo ante 5.350 espectadores.

  • 1