Deportes

Sin dinero para fichar y sin vender para hacer caja

Francisco Chaparro fue muy claro el pasado sábado. Al Betis no han llegado los fichajes que él quería porque cuestan entre 8 y 10 millones de euros y cobran 3 al año. La reflexión es evidente, ni no hay dinero para fichar ¿por qué no vende?

el 14 sep 2009 / 23:39 h.

Francisco Chaparro fue muy claro el pasado sábado. Al Betis no han llegado los fichajes que él quería porque cuestan entre 8 y 10 millones de euros y cobran 3 al año. La reflexión es evidente, si no hay dinero para fichar a gente que mejore el nivel, ¿por qué no vende?

Fue el máximo accionista, Manuel Ruiz de Lopera, el que aseguró en una de sus escasas apariciones públicas que había rechazado varias ofertas por algunos de sus jugadores en el pasado mes de enero.

De hecho, trascendió que por Rafael Sobis tenía una oferta de 14 millones de euros procedente del Spartak de Moscú; 6 millones del Panathinaikos por David Odonkor; 3 millones del Bolton por Babic y 3 millones de la Real Sociedad por Mark González.

En total, el Betis podría haber recaudado en este mercado unos 26 millones de euros de ser ciertas las manifestaciones de Lopera, y de eso no hay por qué dudar. Lo que no se entiende es por qué luego el entrenador sale afirmando en público que los fichajes no vienen porque no hay dinero para afrontar su inversión.

El problema cobra más trascendencia porque resulta que el Betis tiene a un buen número de internacionales que mantienen su cotización en el mercado (como prueba, que se hayan marchado en esta semana Ricardo, Babic, Ilic, Juanito y Sobis) y que prácticamente no cuentan para el cuerpo técnico.

Hace ya algún tiempo que Sobis no es titular, que Babic aparece y desaparece de las listas de convocados, que Ilic no aporta nada, que Odonkor es una sombra y sólo Ricardo juega todos los partidos y aporta en beneficio del equipo.

La disyuntiva es sangrante e invita a la reflexión, ya que Chaparro admite que una plantilla con muchos internacionales es mejorable con algunos jugadores que podrían haber llegado en el pasado mercado invernal. Por lo tanto, no queda más remedio que deducir que gente como Sobis, Babic y Odonkor, por poner los ejemplos más claros, o juegan o se venden. Poco sentido tiene mantener sus fichas si no juegan, con la consiguiente devaluación del producto.

Le cuesta trabajo a Lopera vender a sus jugadores, pero debe entender que si no juegan sus estrellas (entre comillas) lo mejor es desprenderse de ellas para obtener caja y volver a invertir. Esta opción además sería beneficiosa para las arcas de la entidad, que seguirían abrigando a buen recaudo el superávit de 33 millones de euros que presentó en la última junta general de accionistas.

Pasado el mercado invernal, los técnicos trabajan ya de cara a la próxima temporada, aunque las dudas en torno a la categoría en la que militará el Betis condicionan mucho las operaciones. Si el actual cuerpo técnico sigue en el Betis después de que éste se haya salvado, se le indicará a Lopera que a veces es necesario vender para crecer.

Lo malo será comprobar la cotización de gente como Odonkor, Babic o Sobis si el equipo desciende a Segunda división. Menuda ruina.

  • 1