Local

Sin dudas en Molviedro ante la evidencia

el 01 abr 2012 / 21:38 h.

TAGS:

A las 15.30 horas, apenas cuarenta minutos después de la hora prevista, la hermandad de Jesús Despojado anunció su decisión de no realizar este año la estación de penitencia. El hermano mayor, Miguel Cuevas, se dirigió a los nazarenos:"Solo voy a decir dos palabras terribles:chubascos dispersos". No hacían falta más. En esos momentos, la lluvia arreciaba en la Plaza del Molviedro con más fuerza incluso que en otras partes de la ciudad.

Y en el interior de la Capilla del Mayor Dolor también se derraban gotas, las de las lágrimas de los hermanos nazarenos que sabían que era la decisión correcta pero no por ello la menos dolorosa.Ante la evidencia meteorológica, y a diferencia de lo que fue la tónica habitual en las hermandades del día, Jesús Despujado no pidió apenas prórrogas y tomó la decisión muy pronto. Y es que la mayor parte de su estación de penitencia discurre en el tramo horario en el que se preveía que se iba a concentrar la lluvia, hasta las seis de la tarde, y el pronóstico que manejaba la Junta de Gobierno a la hora de decidir era muy cambiante. Los dos titulares de la cofradía iban de estreno.

Jesús Despojado no pudo lucir en la calle la túnica de terciopelo blanco de Lyon y la Virgen de los Dolores y Misericordia tampoco pudo estrenar su nuevo manto y su nueva saya, ni el broche en oro con el escudo corporativo, obra de Orfebrería Marmolejo, que le han donado los agentes de la Guardia Civil que suelen escoltar su palio para conmemorar el cincuenta aniversario de la bendición de la talla de Antonio Eslava. Unos agentes que como el resto del cortejo, este Domingo de Ramos, se volvieron a casa sin cumplir su cometido.

  • 1