Local

Sin esperanza para los sepultados

el 04 oct 2009 / 19:59 h.

TAGS:

La localidad indonesia de Padiaman, la más próxima al epicentro del brutal seísmo de Sumatra, era ayer, cinco días después del seísmo que sacudió el oeste de la isla de Sumatra, un páramo con cadáveres que se descomponen y sin apenas ayuda para sus pocos supervivientes. El viaje al corazón de la tragedia es una senda tortuosa a través de las 21 distritos que componen Pandiaman, que han quedado destruidos en un 85%, y donde el balance más exacto de fallecidos, el recopilado por la red local de ONG, tan sólo precisa que los fallecidos ascenderán a "varios cientos". En las aldeas de Pulau Aiya, Lubuk Lawe y Jumena, sepultadas bajo toneladas de lodo y piedras de sendos corrimientos provocados por el terremoto, el Gobierno de Indonesia estima que han muerto unas 640 personas.

Naciones Unidas calcula que el total de víctimas mortales del seísmo de 7,6 grados asciende a más de un millar, aunque señala que esta cifra podría elevarse considerablemente. Esto se debe a que hasta 4.000 personas se encuentran sepultadas cinco días después entre los escombros de la provincia de Sumatra Occidental.

  • 1