Local

Sin gol no hay victoria

El Sevilla sumó un punto de dudas y el Betis otro para la confianza.

el 08 nov 2011 / 07:03 h.

TAGS:

Cualquier aficionado al fútbol, por poco versado que sea, sabe que una de sus reglas dice claramente que para que un equipo logre la victoria en el partido ha de marcar un gol más que su rival. Así es que si el equipo es incapaz de marcar, sólo puede aspirar al empate o a la derrota. El sábado pasado asistimos a la incapacidad del Sevilla FC y del Real Betis Balompié en sus partidos ante Mallorca y Málaga para marcar un solo gol y por lo menos salvaron un punto pues sus rivales también demostraron su incapacidad ante la portería.

Más dudas. Decepcionante partido del Sevilla en Mallorca. Por escaso juego, por nulidad de remate y por incapacidad de superar a su rival. Menos mal que el equipo de Caparrós no acertó en las ocasiones claras que tuvo. El Sevilla, ni siquiera se acercó a ellas. Vuelve el debate de los delanteros. Ausentes Negredo y Kanouté todo se fía al desborde en bandas y Manu del Moral. Ahora bien, para llegar arriba hace falta mando y elaboración en la zona que se crea el juego. En Mallorca, inexistente. Piensen en esto. Los fichajes del medio, Medel, Trochowsky y Rakitic, fueron los tres sustituidos por los canteranos, Fazio, Campaña y Luis Alberto. Más claro que el agua clara. Los aportes, excepción de Gary Medel, de los que llegaron para liderar el juego hasta ahora no han demostrado lo que se esperaba de ellos y, al menos, la cantera se postula como solución. Partidos como el de Mallorca, resultado al margen, son para no repetir más.

Confianza. Se jugaba muchas cosas el Betis frente al Málaga. Las que se ven y las que no. De las primeras, indudablemente, las seis derrotas consecutivas del equipo. De las segundas, esa confianza que se deposita en técnicos y jugadores que pierde fuerza directamente proporcional a los resultados. En fútbol como en cualquier empresa mandan los resultados. El Málaga de Pellegrini, con refuerzos de lujo por la fortaleza económica de su propietario árabe, no era un rival muy propicio para una situación como la que el Betis tenía el sábado. A veces este tipo de encuentros sirven para ahuyentar fantasmas aunque el resultado no fuese el deseado. El equipo de Mel demostró estar fuerte mentalmente, enseñó sus virtudes del inicio prometedor del campeonato y fue a buscar la victoria. Jugadores y técnicos se han ganado de nuevo la confianza. Lo mejor del partido.

  • 1