Local

Sin humo y al relente

La nueva ley antitabaco puede tener menos efecto en Sevilla por el buen clima.

el 15 dic 2009 / 20:59 h.

TAGS:

Casi historia. Ver fumar en el interior de un bar será próximamente una imagen para el recuerdo.

Al aire libre. Única y exclusivamente. La prohibición de fumar en lugares públicos cerrados echará a los fumadores a la calle. Y aunque Sevilla tiene una temperatura media que no hace tan cuesta arriba la opción de echar un cigarrito al relente, ayer, sin embargo -y con la máxima de 10 grados a mediodía-, la futura prohibición dejaba a unos más fríos que otros entre los que regentan bares en la ciudad.

"Porque dejar de fumar no lo vamos a hacer", señalaba uno de los encargados de la cervecería El Rey de la cerveza en Pino Montano, Francisco Rubia. "El alcohol está muy ligado al fumar y se va a hacer muy raro beber sin el cigarro en la mano". Si un argumento contrario a la nueva ley se repetía ayer a la hora del aperitivo era que la costumbre que une el tabaco a la cerveza o a las copas va a ser muy difícil de erradicar. "Entre los más jóvenes, que parece que están menos enganchados, puede, pero a los mayores que tenemos claro que fumar mata poco a poco y que no tenemos prisa por morir, se nos complica la cosa", continuaba Rubia con sorna.

Si los fumadores siguen una rutina cigarrillo-alcohol, según uno de los camareros del bar La Flía, "de las dos cosas no se van a quitar: pueden prohibir fumar, pero se acostumbrarán y no dejarán de beber sus cervecitas".

Para Francisco Vázquez, aunque fumador, la medida "está bien". "La gente se tendrá que aguantar, lo malo para los negocios sería que prohibieran fumar en un sitio y en otros no. Entonces sí que habría bares que perderían clientela".
Mari, empleada de la cafetería Valentin's Café, en Sevilla Este, ve el panorama más oscuro. "Vamos a salir perdiendo sobre todo los bares más chicos y los que tenemos menos espacio para la terraza. Deberían hacerlo a elección del dueño del local para que tengan la misma libertad que los fumadores y los que no los son". Entre sus clientas, Gema Fernández salta ante la noticia de que Sanidad con mucha probabilidad, prohibirá el tabaco en todos los sitios públicos y cerrados. "Lo que tiene que hacer Sanidad es ayudar a la gente a dejar de fumar, nada de prohibir tanto. Lo peor va a ser que habrá más paro, verás... los que van a tener más trabajo serán los barrenderos con las colillas de la calle".

Fernando Ruiz de Castro, encargado del salón de juegos Guforuz, lo tiene claro: "La gente va a dejar de entrar, van a hacer falta menos camareros y muchos dueños se saltarán la norma para no perder clientes".

Desde la Asociación de Hoteleros de Sevilla afirman que "era lógico que tarde o temprano llegara a España algo que ya está presente en la normativa europea". Con lo que sí se muestran indignados es con que ha habido "muy poco tiempo entre las dos leyes, menos cuando tras la primera muchos hosteleros hicieron un esfuerzo de adaptación -que en muchos casos superaron los 30.000 euros- y que ahora ya no amortizarán". Antonio Palomino se ciñe a las pérdidas nacionales para valorar cuánto perderán los hosteleros sevillanos: "Se habla del 10% aunque como en Sevilla se cuenta con las terrazas, quizás las pérdidas sean menores".

En los veladores que confían todos, aunque en días como ayer donde la temperatura nocturna llegó a los ceros grados, muchos hablaban ya de la inversión en estufas de exterior.

  • 1