Local

“Sin las App, la funcionalidad de un móvil queda reducida al mínimo”

Javier Roldán, gerente de Isoluciona: "Las aplicaciones del futuro tienen que garantizar interacción en tiempo real”

el 04 ene 2014 / 23:40 h.

TAGS:

Javier Roldán en las oficinas de la empresa en la Avenida Emilio Lemos, en Sevilla Este. / J.M.Espino (Atese) Javier Roldán en las oficinas de la empresa en la Avenida Emilio Lemos, en Sevilla Este. / J.M.Espino (Atese) La empresa de ingeniería Isoluciona, junto con Seis60, son los artífices de la App con la que seguir en tiempo real el cortejo de sus Majestades de Oriente. Este año le han dado un buen lavado de cara para que miles de sevillanos no se pierdan ni un detalle de la procesión navideña más esperada por los pequeños de la casa. Javier Roldán, gerente de la cooperativa Isoluciona, destaca la necesidad de que las pymes incorporen las App a sus planes de negocio porque los clientes buscan una relación basada en experiencias. –¿Qué novedades se pueden encontrar los que se descarguen la App de la cabalgata de Sevilla? –Este año hemos geoposicionado en tiempo real al Heraldo, hemos añadido la agenda de las Navidades gracias a Turismo de Sevilla del Ayuntamiento e incorporamos la posibilidad de escribir una carta a los Reyes Magos en la que le puedas decir lo que les has pedido, si te has portado bien y que te envíen a tu correo una carta de respuesta. El año pasado conseguimos 14.000 descargas, tanto Android como IOS, y ser la tercera aplicación más descargada de entretenimiento en los dos markets. Este año ya vamos por 3.000. Los días fuertes de descargas son el día 4 y el 5 de enero. –Hace un tiempo pusieron en marcha Geoexperiencia, una App basada también en el geoposicionamiento en tiempo real. ¿Es ésta su especialización? –No es que nos vayamos a especializar en esta línea en concreto, sino que esta es una de las ofertas que más fuerza y tirón tienen dentro del sector de las aplicaciones móviles. –¿Verdadero o falso?: Las aplicaciones se están convirtiendo en algo más importante que el propio móvil. –Lo que está claro es que con las aplicaciones le sacas mucho más partido al teléfono móvil. Sin App, el móvil inteligente no tiene ningún sentido. Sin ellas, la funcionalidad del smartphone se queda reducida a la mínima expresión. –¿Cómo serán las aplicaciones del futuro, sabiendo que en nuevas tecnologías el futuro más lejano es dentro de unos meses? –Estarán basadas en garantizar una excelente experiencia de usuario, la interacción en tiempo real. Es importante llegar al usuario con una segmentación basada en sexo, edad, trabajo, profesión, etcétera, pero ofreciéndole una buena experiencia lo tienes todo. –¿Y hay mercado local para el negocio del desarrollo de aplicaciones? –Capacidades técnicas tenemos, lo que debe generarse es una cultura de necesidad de estas aplicaciones por parte de las empresas. Ahora el reto es monetizar estas App porque hasta el momento hemos estado trabajando con aplicaciones de descarga gratuita. –¿Cuál es su mercado? –Pymes y estructuras muy similares a la nuestra. Buscamos compañeros de viaje en cultura, medio ambiente... La situación actual, además, no deja muchas posibilidades. Nuestro deseo de buscar alianzas es vocacional, pero también nace de la necesidad de hacer frente a momentos tan complicados como el actual. Y con esta fórmula no se pierde identidad; al contrario, se gana, se crece. –¿Y en el exterior? ¿Hay planes de futuro en este sentido? –De momento, vamos a ir día a día. Apostamos más por la labor de desarrollo de nuestro entorno, donde vemos que hay muchas posibilidades. Pero estamos hablando de herramientas globales que podemos desarrollar desde el ámbito local. –¿Hay mucho intruso en el mercado de desarrollo de App? –Existe incluso el concepto de aplicaciones zombies, esas que tienen una o dos descargas. Vamos, la tuya y la de tu madre. La colaboración con otras empresas es fundamental para que las aplicaciones sean completas. Hay mucho freelance y lo importante en este campo son los equipos, que todos aporten de manera que no quede nada sin cubrir, desde el aspecto técnico al contenido.

  • 1