domingo, 18 noviembre 2018
21:15
, última actualización
Local

Sin margen de error ante el poder aéreo de Irlanda

el 14 jun 2012 / 15:16 h.

TAGS:

El empate de la primera jornada frente a Italia deja sin margen de error a la selección española en su duelo ante Irlanda en el estadio Arena de Gdansk, con el estado del césped y el poder aéreo rival como preocupaciones del actual campeón y el gran favorito al título en la Eurocopa 2012.

Es un partido fundamental para España, que encara la cita en pleno debate sobre el ‘9’, una figura de la que prescindió Vicente del Bosque en el anterior choque, pero que podría recuperar hoy, con Álvaro Negredo o Fernando Torres como principales opciones para ser la referencia arriba del equipo ante Irlanda.
No es muy partidario de los cambios el técnico salmantino, aunque la posibilidad de volver a esa fórmula, la más utilizada por él en su etapa como seleccionador, cobra fuerza en las horas previas al duelo. El entrenador también podría mantener su apuesta del primer choque, con Cesc Fábregas como hombre más adelantado.
Es la incógnita del once, en el que no se prevén cambios en defensa ni en medio campo. Álvaro Arbeloa y Jordi Alba serán los laterales derecho e izquierdo, respectivamente, aunque con ambos atentos a las tarjetas –una amarilla les castigaría con un partido de sanción–, y Gerard Piqué y Sergio Ramos los centrales.
Por delante continuarán Sergio Busquets, Xabi Alonso y Xavi Hernández como ejes del fútbol de toque de la Roja en el medio del campo, con la calidad de Andrés Iniesta y David Silva para acompañar ofensivamente a Negredo o Torres, en el caso de que juegue con un punta, o a Cesc, si apuesta por repetir el once.

La victoria es obligada para España. Así lo marca el empate del domingo frente a Italia, en el que echó de menos su habitual efectividad en ataque (marcó un gol en dieciocho disparos, nueve de ellos a portería), y su segunda posición en el grupo C, a dos puntos de la cima de la tabla, propiedad de Croacia tras la primera jornada.
El escenario del partido será el césped del estadio Arena de Gdansk, centro de las críticas del equipo el pasado domingo. No fue regado antes del encuentro, estuvo muy seco para el desarrollo del duelo y perjudicó el fútbol de combinación del equipo de Vicente del Bosque, según protestaron los jugadores al final de los 90 minutos.
Enfrente estará la selección de la República de Irlanda, que disputará ante España un partido en el que se jugará buena parte de sus aspiraciones de continuar viva en la Eurocopa, donde inició su andadura con una derrota ante Croacia que frenó las aspiraciones del equipo que lidera el técnico Giovanni Trapattoni.
Irlanda aspira en este partido al todo y a la nada. Un encuentro en el que puede quedar eliminada o en el que puede dar la campanada puntuando ante el campeón del mundo. Perder supondría el adiós a la aventura de Polonia y Ucrania y eso lo saben muy bien en la concentración del conjunto verde.
Pese a la urgencia de un buen resultado, Trapattoni seguirá fiel a su estilo. No cambiará ni un ápice su táctica. El rey del catenaccio apostará por todo aquello por lo que obtuvo buenos resultados. Como casi siempre ha hecho en sus equipos, esperará atrás a los jugadores de la Roja e intentará aprovechar un contragolpe para superar a los hombres de Vicente del Bosque.

Aunque estos días el técnico italiano haya intentado alejarse de su fama de conservador citando a la Juventus que dirigió a finales de los 70 y principios de los 80, donde coincidían jugadores de ataque como Platini o Boniek, la verdad será otra. Irlanda no tiene esos futbolistas y cualquier atisbo de controlar el juego es una utopía.
El espejo en el que se mirará Irlanda será el del Chelsea. El reflejo de la eliminatoria de las semifinales de la Liga de Campeones que jugaron los ingleses ante el Barcelona es poderoso. Trapattoni lo sabe y así actuará, usando ese camino para llegar a buen puerto.
Esa línea será también válida para la estrella irlandesa, el delantero Robbie Keane, quien se pronunció con claridad al respecto: “Es una situación similar. Entonces, el Barcelona era el favorito claro y el Chelsea se quedó con un jugador menos (por la expulsión de John Terry) y tuvieron que defender todo el partido. Espero que no tengamos expulsados. Tenemos que defender, pero también tenemos que marcar”, explicó el jugador.
Precisamente Keane será una de las piezas clave de Irlanda. Deberá aprovechar las escasas o casi inexistentes oportunidades de las que dispondrá su equipo. Él será la punta de lanza en la que probablemente tendrá un nuevo acompañante respecto al primer partido. Trapattoni medita sentar a Kevin Doyle para dar entrada a Jonathan Walters. El jugador del Stoke City, junto a Keane, serán dos islas arriba en medio de un océano defensivo.

Esa será la única variación en la pizarra de Trapattoni. El debate de James McClean, un joven extremo rápido y de calidad, parece cerrado. El entrenador transalpino no parece que vaya a darle una oportunidad, por lo menos en el once titular. Trapattoni confiará en toda la vieja guardia de Irlanda. No hay lesionados, todos están listos para intentar dar la sorpresa. Si llega, será en el resultado. En el juego, habrá más de lo mismo.

  • 1