viernes, 19 abril 2019
01:26
, última actualización
Local

Sin perdón a las víctimas no hay bneneficios en la cárcel

Interior se niega a suavizar las condiciones de reclusión a los 550 etarras que no se arrepienten.

el 19 feb 2012 / 21:27 h.

TAGS:

Manifestación en Bilbao el 7 e enero.

Instituciones Penitenciarias ha contestado que no a los centenares de cartas que los presos de ETA enviaron a los directores de sus prisiones pidiendo beneficios como la excarcelación o el acercamiento a prisiones del País Vasco o Navarra, informaron ayer a la agencia Europa Press fuentes de este organismo.

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, justificó ayer en Sevilla la negativa de Instituciones Penitenciarias porque todas estas misivas incurrían "en fraude de ley", dado que en ninguna de ellas se pedía perdón a las víctimas o se manifestaba ruptura alguna con ETA.

Fernández Díaz quiso aclarar que la política que sigue el Gobierno en materia antiterrorista, y en lo que hace referencia a la política penitenciaria, tiene como base el arrepentimiento y la petición de perdón individualizado por parte de los presos, "por que lo que cualquier fraude de ley, como el que ha intentado poner en marcha este colectivo, no va a encontrar otra respuesta del Ministerio que la que se ha dado".

El ministro insistió en que si los presos van "de verdad y en serio" con voluntad de reinserción, pidiendo perdón a las víctimas y colaborando con la justicia, podrán entonces acogerse a los beneficios que la ley permite para quienes quieran abandonar la organización y pedir perdón. Ésta es la única manera, según ha apuntado Fernández Díaz, de que tengan "esa vía abierta".

"Y nosotros les vamos a acompañar y ayudar, pero a los que pretendan burlarse, engañar y cometer un fraude de ley, como el que nos ocupa, no van a tener otra respuesta del Gobierno y del Ministerio de Interior como la que han tenido porque no vamos a permitir un engaño a la sociedad española", remachó.

Fuentes de Instituciones Penitenciarias indicaron que desde esta institución se elaboraron dos respuestas tipo, una para los presos que pedían ser excarcelados porque ya habían cumplido su condena y los que pedían ser acercados. Sin embargo, tanto a unos como otros han recibido la misma respuesta negativa.

En esta contestación Instituciones Penitenciarias se limitó a recordar a los internos la legislación penitenciaria e indicarles que los beneficios en prisión dependen de los dictámenes emitidos por la junta de tratamiento de las correspondientes cárceles, encargadas de evaluar el comportamiento de los reclusos.

Con esta respuesta negativa en bloque, el Ministerio del Interior envía una nueva señal al Colectivo de Presos de ETA (EPPK en sus siglas en euskera). Al tiempo que impulsa la vía Nanclares -como se escenificó con la concesión de un tercer grado al etarra arrepentido Pérez de Nanclares-, cierra la puerta a todo lo que no sean reinserciones individuales que partan de una ruptura con la banda y una petición de perdón expresa a las víctimas.

El envió masivo de cartas a las direcciones de las prisiones lo puso en marcha el EPPK después de que sus 550 integrantes anunciasen su adhesión a la declaración de Gernika el 24 de septiembre del año pasado.

Por medio de un comunicado, los presos apoyaban aquella declaración firmada por todos los partidos de la izquierda abertzale aunque introducían algunos matices: mientras la declaración original abría la puerta a acogerse a beneficios individuales (históricamente vetados por la banda), el EPPK insistía en exigir una "amnistía completa".

Con el ánimo de saldar esta controversia interna y presionar al Gobierno, el EPPK puso en marcha el envío de cartas en todas las prisiones con etarras.

El EPPK trata de marcar distancias con los internos en la cárcel alavesa de Zaballa, que en los últimos años han ido llegando a Nanclares de la Oca (Álava) tras rechazar su pasado terrorista.

  • 1